Melchor Fernández Almagro

Melchor Fernández Almagro
Información personal
Nacimiento 1893 Ver y modificar los datos en Wikidata
Granada, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 22 de febrero de 1966 Ver y modificar los datos en Wikidata
Granada, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Crítico literario y político Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados
Miembro de
Distinciones
[ editar datos en Wikidata]

Melchor Fernández Almagro ( Granada, 4 de septiembre de 1893 - Madrid, 22 de febrero de 1966) fue un crítico literario, historiador y periodista español, gobernador civil de Baleares desde el 5 de abril hasta el 19 de abril de 1940.[1]

Biografía

Su infancia se desarrolla en el barrio granadino de San Matías. Inicia su formación en el Colegio del Patriarca San José y posteriormente en la Universidad de Granada, donde estudia Derecho. En su ciudad natal, comparte las tareas universitarias con la preparación de oposiciones a Correos, en esa época las inquietudes políticas se manifiestan en las juventudes mauristas,[3] Comienza a colaborar en prensa y se muestra muy activo en la vida cultural granadina.

En 1918, Melchor Fernández Almagro se traslada a Madrid y comienza a ser conocido en el mundo de la prensa. Se relaciona con grupos intelectuales y artísticos madrileños y frecuenta instituciones de carácter cultural, como el Ateneo Científico, Literario y Artístico de Madrid. Asimismo, en el Café Jorge Juan se reunía con José Francés, que era quien capitaneaba la tertulia local; también asistía en el Café Lyon a otra tertulia donde participaban personajes como José Bergamín e Ignacio Sánchez Mejías. Federico García Lorca, su paisano, amigo y compañero del grupo literario “ El Rinconcillo” granadino, le retrató diciendo que tenía traza de “moro amigo” y le dedicó su bellísima “Elegía a Doña Juana la Loca”.

La guerra civil española la vive entre Burgos y Salamanca, incorporado a Prensa y Propaganda del bando franquista. Acabada la guerra, el régimen lo encumbra como historiador, con títulos de referencia obligada en el estudio de la Historia de España así como crítico literario de ABC y La Vanguardia. Bajo la presidencia de Eduardo Marquina, pertenece al primer Consejo General de Teatro del franquismo, rechazando tanto el teatro republicano como el comercial burgués de la época:[4]

"...Almagro afirmaba en Legiones y Falanges: El teatro español actual no ha asumido aún la iniciativa que, indiscutiblemente, le corresponde en esta hora trascendental de revoluciones nacionales y renovación universal [...], anda todavía un poco indeciso, harto apegado a fórmulas viejas; tan viejas que ya lo eran cuando España se levantó, ansiosa de renacer, contra el republicano-marxismo"

"Legiones y Falanges, 8-9 (jun.-jul. 1941). (Citado por Rodríguez Puértolas, 1986, pág. 624".

Desde el Instituto de Estudios Políticos o desde su labor periodística, su firma es conocida y reconocida. El reconocimiento oficial que le llega con el nombramiento como académico de la Lengua Española y de la Historia. Muere el 22 de febrero de 1966.[5]

Other Languages