Mejor... imposible

Mejor... imposible (en inglés: As Good as It Gets) ? es una película estadounidense de comedia romántica, dirigida por James L. Brooks y producida por Laura Ziskin. Es protagonizada por Jack Nicholson, Helen Hunt y Greg Kinnear.

El guión fue escrito por Mark Andrus y James L. Brooks. Las pinturas fueron creadas para la película por el artista de Nueva York, Billy Sullivan, cuya obra es parte de la colección de arte moderno en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York y el Museo de Arte de Nueva Orleans.[2]

Nicholson y Hunt ganaron el Premio de la Academia de Mejor Actor y Mejor Actriz, respectivamente. Se encuentra en el puesto 140 en la lista de las 500 películas más grandes de todos los tiempos de la revista Empire.[3]

Argumento

Melvin Udall ( Jack Nicholson) es un escritor de novelas románticas que vive en Nueva York en un edificio de departamentos y padece un trastorno obsesivo-compulsivo, algo que lo hace intratable para el resto de la sociedad, los vecinos del departamento y de lo que, además, él se enorgullece.

Hay una persona que sí convive con él en su día a día: la camarera Carol Connelly ( Helen Hunt), quien lo atiende pacientemente en el restaurante donde suele almorzar, al que él lleva siempre un juego de cubiertos desechables para no usar los mismos que han utilizado otras personas por su trastorno.

El hijo de Carol padece asma crónico, y los cuidados continuos que ella debe dedicarle son un obstáculo para que pueda tener alguna relación sentimental con otras personas. Por otro lado, el vecino homosexual de Melvin, Simon Bishop ( Greg Kinnear) es un prometedor artista plástico que es atacado en su propia casa, sufriendo heridas en el rostro y en una pierna. Mientras está hospitalizado, el agente de Simon, Frank ( Cuba Gooding, Jr.) obliga a Melvin a cuidar del perrito de Simon, que inmediatamente se gana el afecto del obsesivo escritor.

La película llega a su clímax cuando Melvin, Carol y Simon viajan a Baltimore, a casa de los padres de este último para pedirles dinero con el que pagar los gastos de la hospitalización. Simon, además de haberse quedado sin dinero, ha perdido la inspiración y su trabajo creativo se resiente. Durante el viaje, Melvin comienza a mostrar su ácido encanto romántico con Carol, mientras que Simon descubre en ella su musa y el regresó de la inspiración artística perdida.

Other Languages