Mediterraneidad de Bolivia

Situación de Bolivia a lo largo de su historia territorial, donde se muestran los cambios respecto a su actual situación de estado sin litoral.
Territorios que estuvieron bajo administración boliviana      Territorio entre el río Loa hasta el paralelo 23º (1825-1879) (en disputa con Chile hasta 1866)      Territorio entre el paralelo 23º y 24º (en disputa con Chile hasta 1866) Territorios ofrecidos a Bolivia por Chile      Departamentos o provincias menores bajo administración chilena de Tacna y Arica (1880)      Corredor de Charaña (1975-1979) Territorios disputados entre Bolivia y Chile entre los años 1825 y 1866
El Corredor de Atacama comprendía los siguientes territorios disputados:      Territorio entre el río Loa hasta el paralelo 23º[n 1]      Territorio entre el paralelo 23º y 24º      Territorio entre el paralelo 24º y 25º
Actualmente Bolivia reclama una salida soberana al mar, pero no reclama un territorio en concreto.

La expresión «Mediterraneidad de Bolivia»[n 2]​ hace referencia al hecho de que dicha nación se encuentra «rodeada por tierra», es decir, que no tiene una salida soberana al mar territorial. De esa forma, alude específicamente a la situación como Estado sin litoral, devenido en un reclamo de acceso al océano Pacífico de parte del Estado Plurinacional de Bolivia a la República de Chile, entendido como un asunto de índole diplomático y fronterizo, que involucra también a la República del Perú, por razones históricas y jurídicas.

Antecedentes

Audiencia de Charcas y sus límites

Mapa antiguo del Virreinato del Perú (incluyendo Charcas), en el que se muestra el límite austral cerca del paralelo 25º S.

Entre los gobiernos de Bolivia y de Chile —y según historiadores de ambos países y en menor medida también de Argentina y Perú— existe un desacuerdo referente a la pertenencia jurisdiccional del territorio del desierto de Atacama durante los años de dominio de la Corona española en la región, denominado la «cuestión del Paposo». Durante el periodo colonial, la provincia de Charcas equivale esencialmente al núcleo del actual Estado Plurinacional de Bolivia y, a su vez, el reino de Chile lo es respecto a la República de Chile.

El nombre de este desacuerdo alude al caserío indígena de Paposo (25°01′S 70°28′O / 25°01′S 70°28′O / -70.467), uno de los tres asentamientos costeros con aptitud de puerto —siendo los otros dos Cobija (22°33′S 70°16′O / 22°33′S 70°16′O / -70.267) y Mejillones (23°06′S 70°27′O / 23°06′S 70°27′O / -70.450)—, que entonces existían en el desierto que se extiende entre los ríos Loa y Copiapó y la puna de Atacama.

Uno de los principales motivos de la disputa sería la eventual contradicción contenida en la Recopilación de Leyes de Indias de 1680, en la cual la ley IX del título XV (De las Audiencias y Chancillerias Reales de las Indias), del libro II, expresa que el territorio jurisdiccional de la Real Audiencia de Charcas tenía costas en el mar del Sur, esto es, en el océano Pacífico, mientras que la ley V, del mismo título y libro, hace colindantes a los territorios jurisdiccionales de las Reales Audiencias de Lima y de Santiago de Chile, lo cual no sería posible si la Audiencia de Charcas se interponía alcanzando el mar al norte del territorio jurisdiccional de la Audiencia de Chile.

La creación del Virreinato del Río de la Plata implicó que el territorio de Charcas pasase a ese nuevo virreinato en 1776. Posteriormente, la Real Ordenanza de Intendentes de Ejército y Provincia de 28 de enero de 1782 dividió el Virreinato del Río de la Plata en ocho intendencias, creando entre ellas la Intendencia de Potosí sobre parte del territorio jurisdiccional de la Arquidiócesis de Charcas, incluyendo a Atacama con la categoría de partido. En 1783 se creó nuevamente la Real Audiencia de Buenos Aires reemplazando la jurisdicción de la Audiencia de Charcas por el sur.

El gobierno de Chile encargó el estudio de este asunto a Miguel Luis Amunátegui, quien en 1863 publicó su libro al respecto, «La Cuestión de Límites entre Chile y Bolivia», en el que negaba que la provincia de Charcas hubiera tenido jurisdicción sobre la costa del océano Pacífico,[3]

Nacimiento de la República de Bolivia

Mapa de Perú y Bolivia de 1855 por el estadounidense Joseph Hutchins Colton. Bolivia aparece con el territorio de Atacama en el extremo inferior.

Antonio José de Sucre modificó, el 29 de enero de 1825, la organización territorial de Charcas, estableciendo que las intendencias del periodo colonial fuesen convertidas en departamentos, divididas en provincias y estas en cantones. El antiguo partido de Atacama pasó a ser entonces una provincia del Departamento de Potosí, con capital en San Pedro de Atacama.

El 9 de febrero de 1825, el mariscal Sucre convocó una Asamblea General de Diputados de las Provincias del Alto Perú, a fin que se resolviera el destino del Alto Perú, optando por la anexión de sus territorios a otra nación —a Perú o al Gobierno de Buenos Aires— o por su independencia. En el decreto se dispuso que el Departamento de Potosí nombraría «diputados por Potosí, tres por Chayanta, tres por Parco, tres por Chichas, uno por Atacama y otro por Lípez».[4]​ El 14 de mayo de 1825, se reunió en Potosí la Junta Electoral del Departamento de Potosí, sin que por Lípez y Atacama hubiere concurrido algún elector, «no obstante los repetidos oficios del Gobierno, y no poderlos esperar más, sin perjuicio del tiempo y de los Señores Electores de las otras Partidas», siendo elegido finalmente por Atacama, conforme al escrutinio, Mariano Enríquez.[5]

El 23 de julio de 1825, la Asamblea decide no asociarse a ninguna de las repúblicas vecinas y erigir a los departamentos del Alto Perú como un Estado soberano e independiente. El acta de independencia, fechada a 6 de agosto de 1825 y redactada por el presidente de la Asamblea, José Mariano Serrano, junto a una comisión formada por Manuel Urcullo, José María Mendizábal y Casimiro Olañeta, fue suscrita por cuarenta y ocho delegados, entre los que figura José Mariano Enríquez, diputado por Potosí.[6]​ El mismo 6 de agosto de 1825, la Asamblea adoptó varios acuerdos, entre los cuales puede mencionarse que determinó que la nueva república adoptaría el nombre de "Bolívar", en homenaje a Simón Bolívar, y nombrando a este último como Padre, Protector y Primer presidente.

El 28 de diciembre de 1825, Simón Bolívar decretó, considerando que estas provincias no tenían un puerto habilitado y que en el territorio de Atacama se encontraba el denominado Cobija, ésta quedaría habilitada desde el 1 de enero de 1826 como puerto mayor, con el nombre de Puerto La Mar.[7]

El 19 de noviembre de 1826, Antonio José de Sucre promulga la primera constitución de Bolivia, elaborada por el Congreso de Chuquisaca, que dispuso en el artículo 3º que «El territorio de la República Boliviana comprende los departamentos de Potosí, Chuquisaca, La Paz, Santa Cruz, Cochabamba y Oruro» y en el artículo 142 establecía que «La Fuerza Armada se compondrá del ejército de línea y de una escuadra».

El 1 de julio de 1829, el presidente Andrés de Santa Cruz convirtió mediante decreto al territorio de Atacama, limítrofe con el Perú, en una provincia independiente con un gobernador que respondía directamente al presidente y con la nueva denominación de provincia del Litoral, obteniendo una jerarquía intermedia superior a una provincia común, pero inferior a un departamento. Todo esto ante la pasividad de las autoridades chilenas de la época que se encontraban preocupadas en consolidar los territorios de Chiloé y la consolidación de la República.

Confederación Perú-Boliviana, Bolivia y el litoral

En 1836, se constituyó un Estado denominado Confederación Perú-Boliviana, a partir de la colación de Perú, dividido en dos Estados —el Estado Nor-Peruano y el Estado Sud-Peruano—, y Bolivia. Para aquel entonces Bolivia adquirió los buques de guerra Yanacocha y Confederación, a los que se sumaron los bergantines La Fallete y Congreso y la corbeta Libertad, integrando la armada de la Confederación Perú-Boliviana.

En 1839, el presidente José Miguel de Velasco elevó el rango de la provincia del Litoral a distrito con un prefecto.[8]

Para resguardar las costas bolivianas, posteriormente se adquirieron las naves Sucre, María Luisa y Morro. Al carecer de una estructura sólida, la escuadra naval boliviana fue disuelta antes de 1879.[9]

Las constituciones bolivianas de 1834, 1839, 1843, 1851, 1861, 1868, 1871, 1878, 1880 fueron aprobadas por senadores y diputados representantes por Cobija y Mejillones.[10]

Tratados de 1866 y 1874

El origen de este tema, se encuentra, para algunos historiadores como el chileno Luis Emilio Rojas, algo confusa.[11]​ Sus comienzos se remontan a antes de la Guerra del Pacífico, iniciada en 1879 y que finalizó en 1883 con la pérdida definitiva de Bolivia del departamento del Litoral (en la actualidad, parte de la región chilena de Antofagasta).

Luis Emilio Rojas señala que desde el momento de la fundación del Estado boliviano (1825), este no tenía mar. No obstante, tal como indica el historiador Roberto Querejazu Calvo en su libro "Guano, Salitre, Sangre", Bolivia es heredera del territorio de la Audiencia de Charcas y, por lo tanto, no le corresponde territorios en la costa del Pacífico. Sin embargo, los intereses económicos existentes de la época obligaron a la firma del tratado de 1866 que, entre sus complejas disposiciones, aclaraba la supuesta frontera no ratificada:

  • El límite internacional sería el paralelo 24° latitud sur.
  • Se repartirían en modo equitativo las ganancias provenientes de la explotación del guano y minerales comprendidos entre la zona de los paralelos 23° a 25° de latitud sur.
  • Bolivia debía abrir una Aduana en Mejillones, posibilitando la captación de los derechos de exportación.
Other Languages