Meditaciones metafísicas

Portada de la primera edición de la obra.

Las Meditaciones metafísicas, cuyo título completo es Meditaciones metafísicas en las que se demuestran la existencia de Dios y la inmortalidad del alma, es una obra escrita por René Descartes y publicada por primera vez en 1641, en latín, con el título Meditationes de prima philosophia, in qua Dei existentia et animæ immortalitas demonstrantur (una versión francesa, preparada por Louis Charles d'Albert de Luynes bajo la supervisión de Descartes, aparecerá en 1647 con el título de Méditations metaphysiques). En ella se elabora el sistema filosófico que había introducido en 1637, en la 4ª parte del Discurso del método.

Primera meditación

En la primera meditación, Descartes señala que debemos evitar acostumbrarnos a las ideas falsas, para lo cual debe de destruírselas atacándolas de raíz, en sus fundamentos y cueste lo que cueste. En ese propósito, Descartes no considera adecuando fiarse de los sentidos, los mismos son engañosos e importunan el objetivo de conocer la verdad. La cosa se complica si se trata de distinguir el sueño de la vigilia. Resulta que a veces en sueños pensamos que todo es fiable, pero al despertar caemos en la cuenta de que nada era verdadero. Se presenta, pues, la necesidad de ser lo más radical posible. Descartes decide juzgar como absolutamente falsos aquellas ideas de las que se tenga alguna duda, aunque esta sea muy leve. De esa forma establece su criterio de verdad: solo aceptar lo que es inmune a la duda.

Other Languages