McDonnell Douglas AV-8B Harrier II

AV-8B Harrier II
AV-8B VMA-542 HMS Illustrious 2007.jpg
Un AV-8B+ Harrier II Plus del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos realizando un apontaje vertical en el portaaviones británico HMS Illustrious.
Tipo Avión de ataque V/STOL
Fabricantes Bandera de Estados Unidos McDonnell Douglas / Boeing
Bandera de Reino Unido British Aerospace / BAE Systems
Primer vuelo YAV-8B: 9 de noviembre de 1978[1]
AV-8B: 5 de noviembre de 1981[2]
Introducido agosto de 1985[3]
Estado En servicio
Usuario Bandera de Estados Unidos Cuerpo de Marines de los Estados Unidos
Usuarios principales Bandera de España Armada Española
Bandera de Italia Marina Militare
Producción 1981- 2003[4]
N.º construidos 434[5]
Coste del programa 9.000 millones de US$[6]
Coste unitario 50 millones de US$ [6]
Desarrollo del Hawker Siddeley Harrier
BAE Sea Harrier
Variantes BAE Harrier II
[ editar datos en Wikidata]

El McDonnell Douglas AV-8B Harrier II es un avión de ataque a tierra con capacidad de despegue y aterrizaje vertical y/o corto. Es un desarrollo conjunto de las compañías British Aerospace y McDonnell Douglas, basado en el modelo Hawker Siddeley Harrier. Se trata de la última aeronave de la saga de aviones Harrier, que se inició con el desarrollo del Hawker Siddeley P.1127 a comienzos de los años 1960. El AV-8B se emplea principalmente para misiones de ataque ligero o como caza polivalente, siendo operado habitualmente desde pequeños portaaviones, buques de asalto anfibio grandes y desde bases operativas avanzadas.

Aunque el AV-8B Harrier II comparte la designación con el anterior AV-8A/C Harrier, fue rediseñado casi por completo por la compañía estadounidense McDonnell Douglas a partir del Harrier GR.1A / AV-8A/C de la primera generación. British Aerospace se unió al proyecto del Harrier mejorado a principios de los años 1980, y a partir de los años 1990 el proyecto fue gestionado por Boeing y BAE Systems después de la integración de los fabricantes originales en estas compañías.

El AV-8B lo utiliza el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos, siendo exportado para la Armada Española y la Marina Militare italiana. Del Harrier II se llegaron a desarrollar también las versiones británicas BAE Harrier II, que fueron empleadas Real Fuerza Aérea Británica y la Marina Real Británica.

Los AV-8B han participado en numerosas operaciones y conflictos, ofreciendo apoyo aéreo cercano a las tropas terrestres y realizando reconocimiento aéreo. Los Harrier II estadounidenses participaron en la Guerra del Golfo (1990-1991) y el subsiguiente patrullaje de las zonas de exclusión aérea en Irak; en el bombardeo de la OTAN sobre Yugoslavia de 1999, marginalmente en la Guerra de Afganistán (a partir de 2001), en la invasión de Irak de 2003 y en la intervención militar en Libia de 2011. Los Harrier II italianos y españoles también han participado en misiones en el exterior, en coalición con las fuerzas de la OTAN. Tanto los Estados Unidos como Italia tienen previsto sustituir sus AV-8B en el futuro por el Lockheed Martin F-35B Lightning II.

Desarrollo

Origen del programa

Un Hawker Siddeley AV-8A del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos en 1970. Al poco de entrar en servicio se percibió que este modelo sufría de diversas carencias, por lo que propuso el desarrollo de una versión con mejores prestaciones.

El Harrier II es un ejemplo de cooperación en materia militar entre británicos y estadounidenses durante la Guerra Fría.[10]

El equipo formado por británicos y estadounidenses completaron en diciembre de 1973 el informe que definía el futuro "Harrier Avanzado" equipado con el motor Pegasus 15. Estaba previsto que el "Harrier Avanzado" sustituyese a los Harrier de primera generación en la RAF y el USMC, así como a los A-4 Skyhawk.[13]

Las dos compañías tomaron caminos diferentes en desarrollo del la nueva generación del Harrier. Hawker Siddeley se centró en el desarrollo de un ala de mayor tamaño, que pudiese ser instalada en las aeronaves existentes, mientras que McDonnell Douglas llevó a cabo un proyecto de desarrollo menos ambicioso que el AV-16, para satisfacer las necesidades de las fuerzas armadas de los Estados Unidos. Empleando los conocimientos adquiridos del estudio del AV-16, aunque dejando por el camino algunas mejoras previstas en el mismo, McDonnell Douglas utilizó la estructura básica y el motor para una versión diseñada específicamente para el USMC.[15]

Desarrollo

Construcción del primer McDonnell Douglas YAV-8B Harrier (BuNo 158348) en 1978.
YAV-8B realizando una prueba de despegue en rampa sky jump.

En el año 1981, el Departamento de Defensa de los Estados Unidos (DoD) incluyó al Harrier II dentro del presupuesto anual y del plan quinquenal de defensa, a pesar de que el propio DoD y la Armada de los Estados Unidos (USN) intentaron dar por finalizado el programa entre los años 1978 y 1980. La Armada declinó participar en el programa de adquisición, alegando que el Harrier II ofrecía un radio de combate y una capacidad de carga menor a otras aeronaves convencionales.[17]

En agosto del año 1981, el programa recibió un impulso significativo, cuando los fabricantes aeronáuticos British Aerospace (BAe) y McDonnell Douglas firmaron un memorándum de entendimiento, que significaba el reingreso del Reino Unido en el programa de desarrollo.[9]

Un AV-8B Harrier II del USMC demostrando sus capacidades de vuelo.

La Armada de los EE.UU., que tradicionalmente adquiría los aviones militares que eran operados por los Marines, insistió en que el nuevo diseño debía ser verificado mediante pruebas de vuelo.[23]

Tras la firma de este contrato, se procedió a la construcción de 4 aeronaves de desarrollo a escala real. La primera de estas aeronaves (BuNo 161396), que se empleó principalmente para realizar pruebas de rendimiento y de cualidades de vuelo, realizó su primer vuelo el 5 de noviembre de 1981. El segundo y tercer ejemplar de desarrollo, en los que se les instalaron las extensión del borde de ataque (LERX) para satisfacer las necesidades Royal Air Force, así como se realizaron modificaciones a las tomas de admisión de aire de motor, volaron por primera vez en abril del año siguiente, mientras que la cuarta aeronave lo hizo en enero de 1984.[2]

Desarrollos posteriores

Durante el curso inicial de entrenamiento de pilotos, se hizo evidente que los AV-8B tenían características de vuelo diferentes a los AV-8A, y que la instalación de aviónica digital en lugar de los sistemas analógicos empleados en el TAV-8A también requería de nuevos métodos de formación.[28]

En 1985, McDonnell Douglas comenzó a trabajar en una variante de ataque nocturno del Harrier II.. La empresa y BAe había alentado para continuar el desarrollo para su exportación, tras el interés mostrado por parte de Brasil, Japón e Italia.[31]

En junio de 1987, BAe, McDonnell Douglas y Smiths Industries firmaron un memorando de entendimiento para el desarrollo de lo que iba a convertirse en el AV-8B Plus. Este memorando fue aprobado por el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos, y, después de mucha consideración, las Armadas de guerra española e italiana desarrollaron un requisito común para equiparse con una flota de Harrier con capacidad de defensa aérea.[35]

Un AV-8B Plus de la Armada Española en vuelo. El radomo alberga al radar de impulsos doppler Hughes APG-65.

La producción de la variante Plus se autorizó el 3 de junio de 1992, llevándose a cabo el primer vuelo del prototipo el 22 de septiembre del mismo año, marcando el inicio de del programa de vuelos de prueba.[40]

A pesar de las aparentes ventajas del programa, en marzo de 1996, la General Accounting Office declaró que era financieramente más sensato a comprar los Harrier II Plus nuevos bajo un programa de adquisiciones, en vez de reacondicionar los AV-8B existentes. Mientas que la Armada de los Estados Unidos estimó que el costo unitario de reacondicionamiento de cada aeronave estaría en torno los 23 a 30 millones de dólares, en lugar de 30 millones para cada aeronave de nueva construcción, la GAO estimaba que el costo de cada aparato nuevo se situaría en los 24 millones de dólares.[38]

Entre los años 1969 y 2003, se llegaron a fabricar un total de 824 Harrier dentro de las diferentes variantes. Aunque la fabricación de aparatos de nueva construcción terminó en el año 1997, no fue hasta el año 2003 cuando se entregó la última aeronave reacondicionada a la versión Harrier II Plus a España, lo que marcó el fin de la producción del Harrier.[44]

Other Languages