Matilda (película)

Matilda es una película infantil estadounidense de 1996, dirigida por Danny DeVito y protagonizada por Mara Wilson, Rhea Perlman, Embeth Davidtz y Pam Ferris. El guión es de Nicholas Kazan y Robin Swicord, a partir del libro del mismo nombre, del autor Roald Dahl.

Trama

Aunque Matilda Wormwood es una niña encantadora y un genio en ascenso, los padres de Matilda, Harry y Zinnia Wormwood y su hermano mayor Michael son irresponsables con ella; estaban tan ocupados en su trabajo y en sus frívolas vidas que apenas notaban que tenían una hija, y la animan a mirar la televisión en vez de leer un libro, que es lo que ella prefiere.

Ingeniosa y resuelta, Matilda se da cuenta al poco tiempo de que es más inteligente que sus padres. Su padre Harry vende autos usados a precios injustos, su madre Zinnia va a jugar bingo y su hermano Michael va a la escuela, y dejan a Matilda sola en la casa, a la edad de 4 años. Después de que su padre se niega a comprarle un libro, Matilda va a la biblioteca y acumula mucho conocimiento, pero su gusto por los libros perjudica la relación con su padre.

Cuando su padre le dice: "Cuando una persona es mala se le debe dar una lección", Matilda le "da una lección": le tiñó su pelo de negro a rubio, mezclando su tónico del cabello con el tinte rubio de su madre, y luego le pega el sombrero a la cabeza, el día que Harry lleva a Matilda y Michael a su negocio y les muestra sus trucos engañosos. Cuando una noche Matilda esta leyendo un libro en vez de hacer caso a su padre y ver la televisión, este le rompe su libro de la biblioteca y la obliga a ver televisión con el resto de la familia. Es entonces cuando ella, intencionalmente, hace que el televisor explote, la primera señal de sus poderes telequinéticos.

Al día siguiente, Harry inscribe a Matilda a una escuela dirigida por Ágatha Tronchatoro ( Pam Ferris), un monstruo malévolo (una mujer de carácter fuerte y dominante, cruel y perversa) y una exatleta campeona olímpica en las especialidades de lanzamiento de jabalina, bala y martillo en las Olimpiadas de Múnich 1972. Mete a los niños en un espantoso dispositivo de tortura al que llaman El Agujero o los lanza por el aire, emulando los movimientos cuando se realiza un lanzamiento de martillo. Ella lo hace a menudo sin ninguna prueba de que hayan hecho algo malo o porque no le agradan (ejemplo, metió a Matilda al agujero porque su padre le vendió un automóvil en mal estado, argumentando que ella es su viva imagen). La intimidación es el mejor método para dar clases, a su manera de ver, y declara sin rodeos que su idea de una escuela perfecta sería una en la que no hubiera niños.

Cuando Matilda comienza en la escuela, supera ampliamente a todos los demás. Su agradable maestra, la señorita Jennifer Miel ( Embeth Davidtz), pide que pasen a Matilda a una clase más avanzada, pero la malvada directora Tronchatoro se niega. La profesora de Matilda visita a sus padres para decirles lo maravillosa que es la niña y la inteligencia que posee, y ellos se burlan de las personas con estudios y se enfadan porque los interrumpe mientras ven la televisión. Luego Matilda descubre que la FBI vigila a su familia debido al negocio engañoso de su padre, pero sus padres se niegan a creerle, pensando que los policías eran vendedores de lanchas.

Mientras tanto, Matilda descubre que tiene poderes telequinéticos, un secreto que le confía sólo a la señorita Miel. Se entera de esta insólita habilidad cuando su mejor amiga, Lavanda, pone una salamandra en el vaso de agua de Tronchatoro. Cuando ella acusa a Matilda de haberlo hecho, ésta se pone tan molesta que le vuelca encima el vaso con sus ojos. La señorita Miel lleva a merendar a Matilda a su casa, una pequeña casa de campo y explica cómo, después de la muerte de su padre, quedó al cuidado de su tía, la hermanastra de su madre. Esta mujer era una malvada abusadora de niños que hizo de su vida una pesadilla.

Cuando ambas llegan a la casa de la señorita Miel, Matilda se da cuenta de que la malvada tía de su maestra es la señorita Tronchatoro. Al poco tiempo, ese mismo día, ambas entran en casa de Tronchatoro sin que ésta se entere, después de que la señorita Miel llevase años sin poner un pie en ella. Allí pudo recordar su infancia mientras veía el antiguo retrato de Magnus, su padre, la caja de chocolates de éste y su muñeca favorita, Lizzie. Su tía les sorprende pero consiguen escapar con un buen susto. Matilda, habiendo dominado sus poderes, sale una noche sola a la casa y, utilizándolos para asustar a Tronchatoro, recupera la muñeca de su profesora y dos chocolatinas, que le entregó al día siguiente. Sin embargo, una cinta de pelo roja acusatoria de Matilda que se enreda en el seguro del auto de Tronchatoro hace que la directora sepa que ella es la culpable.

Cuando Tronchatoro examina la clase de la señorita Miel, Matilda usa sus poderes para escribir en la pizarra. Fingiendo ser el fantasma del padre de su maestra, "Magnus", amenaza a Tronchatoro diciéndole que acabaría con ella como ella acabó con él si no le da a la señorita Miel su dinero y la casa de su padre. Matilda utiliza todos sus poderes para "darle una lección" a la directora, quien huye aterrorizada del colegio mientras decenas de niños le lanzan comida y Bruce Bolaños le ensucia la cara con chocolate, ya que anteriormente ella le había forzado a comerse un enorme pastel de chocolate para castigarlo, pensando que fue él quien se comió el suyo. Él y sus compañeros estaban contentos por la huida de su horrible directora. Nunca más se supo nada sobre ella.

A partir de entonces, la señorita Miel se muda a la casa de su padre, se vuelve directora de la escuela y Matilda pasa a una clase más avanzada.

Al final de la historia, los padres de Matilda deciden mudarse a Guam para escapar de la policía, que ya tenía las pruebas suficientes para procesar al padre de Matilda, quien vendía autos usados en mal estado a precios muy elevados y compraba piezas de auto robadas. Matilda les dice que quiere que la señorita Miel la adopte, y para ello obtiene copias de papeles de adopción que logró sacar de la biblioteca. Sus padres, como primer gesto noble hacia su hija, los firman y se van. Así, Matilda y la señorita Miel obtienen lo que siempre han querido: logran formar entre ambas una familia amorosa. En las últimas escenas se ve cómo ambas juegan en la casa, comen juntas, hacen arreglos juntas en la casa y, por último, Matilda termina leyéndole, antes de dormir, la introducción de Moby Dick a la señorita Miel.

Other Languages