Matanza de Acteal

Masacre de Acteal
Caso Acteal 2.jpg
Juan Vásquez Luna, de Las Abejas, en la audiencia ante la CIDH
Fecha22 de diciembre de 1997
LugarActeal
ResultadoInconcluyente
Consecuencias45 indígenas asesinados, 18 personas condenadas por portación de armas de fuego
Partes enfrentadas
Indígenas tzotziles de Las AbejasLogo of the Mexican Army.svg Ejército Mexicano
Figuras políticas
Subcomandante MarcosJorge Madrazo Cuéllar
Ernesto Zedillo
Saldo
45 tzotziles asesinados
Columna de la Infamia en el sitio donde ocurrió la Masacre de Acteal, en la que perdieron la vida 45 personas a manos de paramilitares.

La Matanza de Acteal fue una incursión paramilitar en la localidad de Acteal, en el municipio de Chenalhó, ubicado en la región de Los Altos de Chiapas al sureste de México, el 22 de diciembre de 1997.

Durante dicha incursión, fueron atacados indígenas tzotziles de la organización "Las Abejas", que se encontraban orando en el interior de una pequeña iglesia cristiana pentecostal (protestante) de la localidad. El resultado fueron 45 muertos, incluidos niños y mujeres embarazadas. Mientras el gobierno mexicano califica la masacre como un conflicto étnico entre comunidades, los opositores y grupos defensores de derechos humanos la consideran como parte de una estrategia del gobierno para desarticular la base social de la localidad de Acteal. El crimen oficialmente fue castigado, pero diversas fuentes jurídicas consideran que el procedimiento policial y judicial fue altamente inadecuado, por lo que la comunidad que sigue exigiendo garantías, ya que el crimen permanece impune.[2]

Diversas fuentes periodísticas acusan directamente a mandos del ejército de haber colaborado con la masacre, por ejemplo diversos casquillos de bala encontrados en el escenario del crimen corresponden a armas exclusivas del ejército,[4]

Se demandó frente a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a el expresidente mexicano Ernesto Zedillo por el delitos de lesa humanidad.[5]

Tras los hechos de Acteal, fueron inculpados 26 indígenas identificados por los deudos de las víctimas como los autores de los crímenes. Los inculpados solicitaron un juicio de amparo, que finalmente les fue otorgado a 20 de ellos el 12 de agosto de 2009 por la Suprema Corte de Justicia de la Nación de México (SCJN), bajo el argumento de que la Procuraduría General de la República (en aquél tiempo encabezada por Jorge Madrazo Cuéllar) fabricó evidencias para inculpar a los presos[6]​.

Antecedentes

La Sociedad Civil Las Abejas se formó en 1992 a causa de la detención y encarcelamiento de 5 indígenas Tzotziles, originarios de la comunidad de Chenalhó, por la muerte de Vicente Gutiérrez Hernández, las lesiones de sus hermanos Nicolás y Lorenzo, así como la violación de las esposas de los tres. Ante la acusación la comunidad protestó y así se conformó el grupo.[7]

En 1994 con el levantamiento del EZLN, Las Abejas, decidieron no unirse al levantamiento ya que si bien concordaban con varios planteamientos de la organización estaban en desacuerdo con el uso de las armas.[7]

Posteriormente bajo la administración de Ernesto Zedillo, en 1995, comenzó una ofensiva del ejército mexicano en Chiapas con el objetivo de evitar que los civiles se unieran al EZLN. Las acciones fueron ejecutadas por el ejército y la Fuerza de Tarea Arcoiris, comandados por el Gral. Mario Renán Castillo. Todo en un contexto en el que paralelamente había bases para la negociación, avaladas por la Ley para el diálogo, la conciliación y la paz digna en Chiapas.[7]

Como apunta el cronista Hermann Belinghausen, lo más probable es que los orígenes directos del ataque de Acteal sean los intentos de Ernesto Zedillo por acabar con el EZLN y las violaciones a los acuerdos de San Andrés Larráinzar por parte del gobierno que acrecentaron las acciones tomadas por el EZLN y el ejército mexicano.[7]

El mismo cronista señala varios antecedentes de la matanza del 12 de diciembre de 1997:

Pudo ser aquel 8 de febrero de 1995. O el 19 de agosto de 1996, con el asesinato de seis jóvenes de Chenalhó en las simas de Chixiltón[...] O bien el 22 de mayo de 1997, cuando miembros del PRI quemaron nueve casas de familias zapatistas en Las Limas Chitamucum, Pantelhó, muy cerca de Chenalhó. Según informaba La Jornada (23 de mayo), “85 indígenas tuvieron que huir” [...] 24 de mayo, cuando el profesor Cristóbal Pérez Medio, representante del municipio autónomo, fue asesinado [...] en Unión Yaxjemel mientras se dirigía a negociar la liberación de los primeros zapatistas rehenes [...] El gobierno nunca investigó. El cráneo y el cuerpo del maestro aparecerían (sic) por separado cuatro meses después, cuando la suerte de Chenalhó estaba echada.[7]

Other Languages