Mary Higgins Clark

Mary Higgins Clark
MaryHigginsClark.jpg
Mary Higgins Clark.
Información personal
Nombre de nacimiento Mary Theresa Eleanor Higgins Clark Conheeney
Nacimiento 24 de diciembre de 1927
Bandera de Estados Unidos Nueva York, Estados Unidos
Nacionalidad Estadounidense
Familia
Hijos
Educación
Alma máter
Información profesional
Ocupación Novelista
Años activa 1975 - Presente
Seudónimo Mary Higgins Clark
Género Suspense
Distinciones
Firma Mary higgins clark signature.svg
Web
Sitio web
[ editar datos en Wikidata]

Mary Theresa Eleanor Higgins Clark Conheeney, mejor conocida como Mary Higgins Clark, (n. el 24 de diciembre de 1927 en el Bronx, Nueva York) es una escritora de novelas de misterio estadounidense. Cada una de sus 48 novelas de misterio se ha convertido en un éxito de venta en los Estados Unidos y en varios países europeos y continúan actualmente a la venta. Su primera obra, ¿Dónde están los niños?, ha sido reimpresa hasta en setenta y cinco ocasiones.[2]

Clark comenzó a escribir de muy joven. Después de un largo período de tiempo trabajando como secretaria y editora, trabajó durante un año como azafata en Pan-American Airlines antes de abandonar su empleo para casarse y formar una familia. Contribuyó a los ingresos familiares escribiendo cuentos cortos. Después de la muerte de su esposo en 1959, Clark trabajó durante años escribiendo diálogos radiales de cuatro minutos, hasta que su representante la convenció de intentar escribir novelas. Su primera novela, un relato ficticio de la vida de George Washington, no fue un éxito de ventas, por lo que decidió dedicarse al género de las novelas de misterio y suspense. Estas obras sí que alcanzaron la popularidad; en 2008 sus libros habían vendido más de ochenta y cinco millones de copias sólo en los Estados Unidos.[3] Su hija, Carol Higgins Clark y su nuera, Mary Jane Clark, también escriben novelas de suspense.

Primeros años

Theresa Eleanor Higgins nació el 24 de diciembre de 1927,[8]

La familia vivía de los ingresos de su bar irlandés y estaban lo suficientemente bien económicamente, como para tener una casa en el Bronx y pasar los veranos en Long Island Sound.[5]

Nora Higgins, quien era ahora una viuda con tres hijos que mantener, pronto descubrió que muy pocos empleadores contratarían a una mujer de 52 años de edad que no había trabajado en catorce años.[13]

Seis meses después de la muerte de su padre, el hermano mayor de Clark se hizo un corte en el pie con una barra de metal y contrajo osteomielitis severa. Clark y su madre oraban constantemente por él, y sus vecinos se acercaron en masa a donar sangre para las transfusiones que necesitaría el joven. A pesar de las terribles predicciones de los médicos, Joseph Higgins sobrevivió. Clark relacionó su recuperación con el poder de sus oraciones.[14]

Other Languages