Martin Knutzen

Martin Knutzen
Información personal
Nacimiento 14 de diciembre de 1713 Ver y modificar los datos en Wikidata
Königsberg, Prusia Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 29 de enero de 1751 Ver y modificar los datos en Wikidata (37 años)
Königsberg, Prusia Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Reino de Prusia Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Filósofo, físico, astrónomo y profesor universitario Ver y modificar los datos en Wikidata
[ editar datos en Wikidata]

Martin Knutzen ( 1713 - 1751) fue un filósofo alemán, discípulo de Alexander Baumgarten y maestro de Johann Georg Hamann e Immanuel Kant, a quien introdujo a la física de Newton.

Knutzen fue un destacado profesor de lógica y metafísica en la Universidad de Königsberg (la actual Kaliningrad). Discípulo de Christian Wolff, en la escuela racionalista, Knutzen se interesó además por las ciencias naturales, y enseñó física, astronomía y matemáticas, además de filosofía. El estudio de las doctrinas de Newton lo indujo a cuestionar la teoría leibniziana y wolffiana de la armonía preestablecida, defendiendo el papel de la causalidad mecánica en el movimiento de los objetos físicos; sus enseñanzas al respecto influirían en la obra posterior de Kant, que buscaría reconciliar la autonomía de lo espiritual con la realidad de la mecánica en la Crítica del Juicio.

La relación de Knutzen con Kant, un pietista como él, fue sumamente estrecha. Próximos en edad, Knutzen lo introdujo en el estudio de la mecánica y la óptica, además de discutir extensamente cuestiones de fe. Su amplia biblioteca sobre ciencias naturales constituyó un recurso invalorable para la redacción del primer tratado de Kant, Gedanken von der wahren Schätzung der lebendigen Kräfte ("Meditaciones sobre la verdadera estimación de las fuerzas vivas"), un ensayo matemático, y ejerció una poderosa influencia en el pensamiento kantiano.

Knutzen sería también una figura importante en la formación de Johann Georg Hamann.

Su Vida

Martin Knutzen, nació en Königsberg (hoy Kaliningrado) en 1713, ciudad en la que murió en el año 1751.

De acuerdo con sus biógrafos (Beck, 1960) (Erdmann, 1973) (Kuehn, 2001) a quienes se sigue en este escrito, Martin Knutzen, el joven catedrático extraordinario que ocupaba la cátedra de matemáticas y filosofía, plantó e hizo crecer la semilla de la filosofía y las ciencias en Kant.

Knutzen tenía una fuerte personalidad, que marcó la evolución de Kant en la Universidad de Könisberg. Kant mantuvo con el profesor Knutzen un estrecho contacto; tenía un acceso ilimitado a la biblioteca privada de Knutzen. Fue éste quien le introdujo en la literatura científica de la época y especialmente en las obras de Isaac Newton que tanto influeciaron a Kant en el desarrollo de su propia filosofía. Sin embargo, Knutzen no consideraba a Kant como uno de sus mejores alumnos, entre los que se encontraban Friedrich Johann Buck (1722-1786) o Johann Friedrich Weitenkampf (1726-1758). El nombre de Kant jamás apareció en la abundante correspondencia de Knutzen con Euler, lo que es un indicio de la poca estima en que Knutken lo tenía.

Knutzen tenía 10 años más que Kant y alcanzó la cátedra a la edad de 21 años. Su precocidad, no obstante, no le condujo a mayores responsabilidades. Presiones externas impidieron que se hiciera cargo de una cátedra ordinaria. Como su discípulo Kant, Knutzen llevó una vida alejada del mundanal ruido y dedicada al estudio. Su “sedentarismo” hizo que jamás se alejara más de treinta millas de su ciudad natal, Königsberg.

Flottwell escribía el 29 de enero de 1751 que Knutzen había heredado primeramente 10.000 táleros y más tarde otros 15.000 y, sin embargo, este filósofo vivía constantemente de mal humor, sin contactos sociales y en completo aislamiento. Tres días después de que Flottwell escribiera estas palabras, Knutzen estaba muerto (Kuehn, 2001). En efecto, su carácter impetuoso y exagerado, tanto en el estudio como en la labor académica, acabó con su vida a la edad de 37 años. Murió gozando de un enorme prestigio y una gran admiración por parte de su alumnado, al que pertenecía de manera muy especial Kant, a quien puso en contacto con los últimos avances y descubrimientos de la ciencia, por un lado, y con el empirismo inglés, por el otro.

La viuda de Knutzen contrajo nuevas nupcias con el amigo íntimo de Kant, doctor en jurisprudencia y joven abogado Johann Daniel Funk (1721-1764). Con él Kant se sentía a sus anchas, siendo la interacción mutua máxima. Funk daba conferencias sobre jurisprudencia y como lo señaló Hippet (Borowski, 1804): Justamente, porque podía vivir sin el ingreso de sus conferencias, Funk era con mucho el mejor de los profesores (Magister). Incluso en aquel tiempo era evidente para mí que los caballeros que contaban con otros ingresos tenían una o más concubinas junto a su esposa oficial. Mi querido y viejo Funk, que se había casado con la viuda del profesor Knutzen, alguien muy famoso en su tiempo, no se privaba de ciertas distracciones añadidas al hecho conyugal, pero sus lecciones eran tan castas como la cama de un élego.

Other Languages