Martín Palermo

Martín Palermo
Martin Palermo
Datos personales
Apodo(s) El Loco, El optimista del gol,[2]
Nacimiento La Plata, Buenos Aires7 de noviembre de 1973 (43 años)
País Argentina
Altura 1,88[3]
Carrera como entrenador
Deporte Fútbol
Equipo Bandera de Chile Unión Española
Debut como entrenador 2012
( Emblem 8080 1924 r.png Godoy Cruz)
Carrera como jugador
Posición Delantero
Debut como jugador 5 de julio de 1992
( Escudo del Club Estudiante de La Plata.svg Estudiantes)
Retirada deportiva 18 de junio de 2011
( Boca Juniors 2012.svg Boca Juniors)
Part. 15[3]
[ editar datos en Wikidata]

Martín Palermo ( La Plata, 7 de noviembre de 1973) es un ex futbolista y actual entrenador argentino que se desempeñaba como delantero, destacándose como goleador. Debutó en Estudiantes, en el año 1992. Su último equipo fue Boca Juniors, en donde se convirtió en uno de los ídolos de la historia del club, además de ser su máximo goleador, con 236 tantos logrados en competencias oficiales, locales e internacionales. Cuando se retiró como futbolista profesional, el club Xeneize le regaló un arco para homenajearlo.

Palermo jugó en Estudiantes desde 1992 hasta mediados de 1997. Luego pasó a Boca Juniors, donde se desempeñó en dos etapas, primero entre 1997 y 2000, y luego entre 2004 y el 2011. En este equipo ha conseguido seis títulos a nivel nacional (dos Torneos Clausura y cuatro Torneos Apertura) y ocho a nivel internacional (dos Copas Libertadores de América, una Copa Intercontinental, dos Copas Sudamericana, dos Recopas Sudamericana). Además posee el récord de ser el futbolista con mayor cantidad de goles en la historia del club.[4]

Después de su primera etapa en Boca Juniors, Palermo fichó por el Villarreal, donde estuvo desde 2001 hasta mediados de 2003. Luego fichó por el Real Betis, donde apenas jugó algunos partidos, para después irse al Alavés, su último club en España, para luego volver a Argentina y retirarse en Boca.

Con la selección argentina, Palermo participó de la Copa América 1999, y en las eliminatorias sudamericanas y el Mundial de Sudáfrica 2010, marcando su primer y único gol en una Copa del Mundo el 22 de junio, frente a Grecia, en la última jornada de la fase de grupos. Es el quinto máximo goleador en la historia de la primera división del fútbol argentino, con 227 goles en 417 partidos (prom. 0,54).[6]

A principios de 2013 se encontraba ubicado en el 137º de la tabla de máximos goleadores de la historia de las ligas mundiales de Primera División (sin contar las copas locales e internacionales o amistosos). Entre los argentinos está en el 13º lugar. Para esa tabla, IFFHS le contabiliza 245 goles sobre los 246 que metió El Optimista del gol.[7]

Palermo ha llamado también la atención por haber protagonizado situaciones deportivas de características extraordinarias, y también por haber mostrado una gran voluntad de recuperación ante circunstancias adversas, tanto deportivas como personales.[16]

Biografía

Infancia y adolescencia

Palermo nació en la ciudad de La Plata el 7 de noviembre de 1973 en el seno de una familia integrada por sus padres y un hermano 6 años mayor. Su abuelo, Enrique Palermo, había jugado en el primer equipo del Club Deportivo Vieytes de Magdalena.[18] Su padre ha declarado también que el ejemplo y la vivencia familiar de esas luchas sindicales:

Él también fue parte de esas reuniones familiares y de esas conversaciones. El objetivo era nunca dejar de luchar, no bajar los brazos. Nuestra lucha tuvo su premio. Creo que él también la tomó como ejemplo y también lo aplicó para cual era su lucha, para cual era su objetivo.

Carlos Palermo.[18]

Cursó sus estudios primarios en el Colegio Sagrado Corazón de La Plata.[17]

El odio que nos teníamos era mutuo. Y venía de la secundaria, en La Plata, ya que jugábamos en clubes distintos y nos enfrentamos en la divisiones inferiores, por lo que la rivalidad venía de ambas familias, pero ahora somos amigos.

Martín Palermo.[19]

Viendo su alto rendimiento, directivos de For Ever lo volvieron a llevar al Club Estudiantes en 1985, pero esta vez como delantero en la pre Novena, aunque debió inicialmente permanecer como suplente. Con ese equipo salió campeón en todas las divisiones infantiles dirigidas por Eduardo Flores|Eduardo “Bocha” Flores, incluyendo la quinta, siendo el "hombre gol" del equipo, junto con Leonardo Serfaty.[17]

Entre los partidos jugados en aquel momento se destaca la final de sexta división de 1990 entre Estudiantes y Gimnasia y Esgrima, el clásico platense. Los dos partidos de ida y vuelta despertaron la atención de los aficionados que llenaron la cancha, mientras que el partido era transmitido por la radio. La estrella de Gimnasia era precisamente Guillermo Barros Schelotto. La ida terminó con un triunfo estudiantil, por 2-0, con un gol de cabeza de Martín. En la vuelta, Gimnasia se puso 3-0 y se consagraba campeón, cuando un nuevo gol de cabeza de Palermo sobre el final, llevó la definición a penales, donde se impuso Estudiantes. Los goles de Palermo en esa ocasión pueden verse en el documental "Palermo el optimista del gol" realizado por Terra.[21]

Cursó con dificultades sus estudios secundarios, hasta tercer año en el Sagrado Corazón y luego en la sección nocturna de la escuela Normal Benito Lynch, obligado por los entrenamientos.[22]

De la quinta división, fue convocado directamente a la reserva, donde salió campeón y goleador del equipo junto a Luis Suárez. En 1992 fue designado para integrar la selección argentina juvenil sub 19.[17]

Fanático de la banda de rock La Ley y amigo de Marcel Salas, su bajista, Martín tendía a imitar su manera de cortarse el pelo, maquillarse o vestirse.[18] En esta primera época de su vida se originó el mote de "El Loco":

...por sus excentricidades, por su forma de ser tan rara, divertida, espontánea y fresca. Claro a veces se le pasaba un poco la mano en sus cargadas o actitudes y se ganaba tontamente la tarjeta roja, o algún insulto, o crítica ya que se tornaba ofensiva su actitud. Más de una vez provocó la ira de los hinchas y de los mismos jugadores rivales.[23]

Inicios en Estudiantes de La Plata (1990-1997)

Debutó en primera división a los 18 años, el 5 de julio de 1992 en el empate sin goles entre San Lorenzo y Estudiantes por el Torneo Clausura.[24]

En los primeros años le costó mucho asentarse en el primer equipo, a la vez que los técnicos no le brindaban continuidad de juego y la hinchada lo cuestionaba como un jugador torpe.[25] En dicho torneo disputó 7 encuentros. También disputó el Torneo Apertura de ese mismo año donde jugó 10 partidos y no convirtió goles. Al año siguiente, por el Torneo Clausura 1994, disputó 7 encuentros y marcó 1 gol, siendo su segundo tanto como futbolista profesional.

En 1994, Estudiantes perdió la categoría y debió descender a la segunda división para disputar el Campeonato Nacional B 1994-95. Dos referentes históricos del club, Miguel Ángel Russo y Eduardo Luján Manera, se ofrecieron entonces como directores técnicos para dirigir al equipo en el principal torneo de ascenso. Estudiantes realizó una gran campaña ganando el torneo y el ascenso con récord de puntos.[27]

En la temporada 1995/1996, Palermo no figuraba ni en pela de perro del director técnico Miguel Ángel Russo y aceptó irse cedido a préstamo a San Martín de Tucumán para seguir jugando en la segunda división.[23]

Pero finalmente la transferencia no se realizó debido a la sorprendente decisión del club tucumano de considerar elevada la suma de 20.000 dólares que el club platense pedía por el año.[29]

Frustrado definitivamente su pase, Palermo volvió a para dedicarse a la danza sin expectativas de jugar ante la decisión de la dupla Russo/Manera de postergarlo. Sin embargo el equipo tuvo un pésimo comienzo del Torneo Apertura 1995 (Argentina) que lo ponía nuevamente en riesgo de descender y llevó a la renuncia de los técnicos. En medio de una situación caótica, asumió interinamente la dirección técnica el preparador físico, "El Profe" Daniel Córdoba, quien cambió radicalmente la postura del club ante Palermo y lo incluyó entre los titulares, junto a jugadores como Carlos Bossio, Claudio París, Juan Sebastián Verón y José Luis Calderón. Como preparador físico, Córdoba tenía una relación estrecha con los suplentes, entre ellos Palermo, y una cierta preferencia emocional.[10]

Contra todos los pronósticos Estudiantes ganó seis de los ocho partidos que restaban y empató los dos restantes, finalizando en el 9º puesto, por encima de las expectativas iniciales. En ese campeonato estalló Palermo, convirtiendo 6 goles en 8 partidos (promedio 0,75).[10] El Profe Córdoba, quien confiaba que Martín debía explotar como goleador en cualquier momento, ha dicho sobre él lo siguiente:

¿Vos querés buscarle la explicación a Martín Palermo? No se la busqués. Ni por gil, ni por los goles, ni por la técnica, ni por todo lo que evolucionó como jugador. Buscásela en la mente y en el alma, buscásela en el corazón, buscásela en la familia.

Daniel Córdoba.[17]

Con la titularidad asegurada Palermo tuvo una destacada actuación en el Torneo Clausura 1996, consagrándose como segundo goleador del campeonato al marcar 11 goles en 19 encuentros (promedio 0,58). Se destacan los dos goles que le convirtiera a River Plate, el 5 de mayo, y otros dos más a Boca Juniors, el 28 de julio,[10]

Palermo vistiendo la camiseta de Estudiantes en 1997

Al año siguiente, disputó quince torneos con Estudiantes: los dos locales y la Supercopa Sudamericana. Estudiantes no logró mantener el nivel de juego del año anterior, pero Palermo se consolidó como goleador al convertir 17 goles en 38 partidos (promedio 0,45) y fue además designado capitán del equipo.[10] Ya en Estudiantes, Martín escogió como su representante al empresario Gustavo Mascardi, quien permanecería en ese papel hasta poco después de su retorno a Boca en 2004.

En su paso por Estudiantes, Palermo disputó 299 partidos y convirtió 236 goles.[32]

Goles de Martín Palermo en Estudiantes
Temporada Torneo Partidos Goles
1991/92 Clausura 1992 1 0
1992/93 Apertura 1992 2 0
Supercopa Sudamericana 1992 4 0
Clausura 1993 7 1
1993/94 Apertura 1993 110 0
Supercopa Sudamericana 1993 1 0
Clausura 1994 7 1
1994/95 Supercopa Sudamericana 1994 2 0
Nacional B 1994-95 3 0
1995/96 Apertura 1995 8 6
Clausura 1996 19 11
1996/97 Apertura 1996 19 6
Supercopa Sudamericana 1996 2 2
Clausura 1997 17 9
Total 99 36

Primer paso por Boca Juniors (1997-2000)

La llegada

A mediados de 1997, Diego Armando Maradona impulsó a los dirigentes de Boca Juniors a adquirir, junto al pase de Martín Palermo, el de los mellizos Guillermo y Gustavo Barros Schelotto, sus archienemigos desde la infancia, que así coincidieron en el mismo equipo.[28]

La transferencia se hizo por un valor de 3.570.000 dólares, de los cuales a Boca le correspondió el 51,68% en tanto que el 48,32% restante fue propiedad del Fondo de Inversión Boca Juniors. Estudiantes por su parte mantuvo un derecho a percibir, en la siguiente transferencia, el 50% del excedente superior a 4 millones de dólares.[35]

Palermo integró como titular un equipo con grandes jugadores, como el propio Maradona, Claudio Caniggia, Walter Samuel, Guillermo y Gustavo Barros Schelotto, Juan Román Riquelme, los colombianos Jorge Bermúdez y Óscar Córdoba y el peruano Nolberto Solano, pero que tenía serios problemas de disciplina y que no ganaba ninguna copa desde 1993.

El 3 de septiembre de 1997 debutó oficialmente en la victoria por 1-0 ante el Cruzeiro de Brasil por la Supercopa Sudamericana, cumpliendo una buena actuación a pesar de no conseguir marcar un gol.[38]

Su primer gol en Boca tardó 452 minutos en llegar, convirtiéndolo finalmente el 30 de septiembre contra Independiente (2-1) por el Torneo Apertura 1997.[39] Pero el gol clave fue el que le hizo el 25 de octubre a River Plate, siendo su primer gol en el Superclásico del fútbol argentino, dándole la victoria a su equipo por 2-1, luego de ir perdiendo. Ese día comenzó el romance con el hincha. La revista El Gráfico describió aquel gol de este modo:

No la rompió ni mucho menos, pero hizo enloquecer de alegría al Número Doce, metiendo el cabezazo del minuto 67 que penetró como una puñalada en el corazón de River. Tiene el biotipo del clásico punta Xeneize: va bien de arriba, hace sentir su indudable peso físico, muestra de una voluntad inquebrantable para buscar absolutamente todas las pelotas y luchar contra todos (como en la primera parte, cuando quedó solo contra la multitud de rivales que lo neutralizaron). Por si fuera poco bagaje para invadir la piel del fanático Xeneize, jugó su primer clásico y lo definió en la cancha de arriba, ésa que domina a la perfección. Para toda la alegría de su gente.[40]

En dicho torneo marcó 8 goles en 17 partidos (promedio 0,47), entre los que se destacan un triplete contra Deportivo Español y el ya mencionado a River Plate.[42] Palermo también comenzó a llamar la atención por sus excentricidades, como el festejo del gol en el minuto final, que le dio el triunfo a Boca contra Gimnasia y Esgrima de La Plata el 7 de diciembre de 1997, en el que se besó los botines con los colores de Estudiantes. Boca realizó una excelente campaña en el torneo saliendo subcampeón, pero el logro fue opacado por el hecho de que River se consagrara tricampeón, con un solo punto más.

Ese mismo año marcó su primer gol en torneos internacionales ante Colo-Colo de Chile por la Supercopa Sudamericana en el empate 2-2, siendo su único tanto en cuatro partidos disputados.[42] Pero Boca prolongó la racha de frustraciones al salir sexto a 17 puntos del campeón y se desencadenó una crisis interna que llevó al cambio del director técnico y a una re-estructuración del plantel.

Carlos Bianchi, su "padre en el taca taca"

El nuevo técnico fue Carlos Bianchi. Bajo su dirección, el club xeneize viviría la etapa más exitosa de su historia, hasta convertirse en el equipo más ganador del mundo. Bianchi, que como jugador se caracterizó por ser un goleador oportunista y máximo goleador histórico entre los futbolistas argentinos, tendría una influencia determinante sobre Palermo. Él mismo lo ha definido como "su padre en el fútbol".[45] Su confianza en Palermo se manifestó desde un primer momento. Apenas quince días después de asumir como técnico lo definió con una expresión que se convertiría en su apodo más famoso, "el optimista del gol":

No hay otro jugador con sus características dentro del plantel. Palermo es un optimista del gol y, cuando no está, se siente.

Carlos Bianchi (18 de julio de 1998).[46]

Con pocos recursos, Bianchi armó un equipo sobre la base de un triángulo integrado por el propio Palermo, Juan Román Riquelme y el mellizo Guillermo Barros Schelotto.[42] En una carta abierta que Bianchi le escribió a Palermo en 2008, dice lo siguiente sobre aquel momento:

Contar con un goleador como vos, además de otro que desbordaba al nivel de Guillermo y otro que construía y distribuía como Román, significaba que más de la mitad del trabajo que tenía que hacer para armar el equipo ya estaba hecho. Bendito ‘98 que nos juntamos todos en el lugar indicado y en el momento justo, para cumplir nuestros sueños más preciados como componentes de un grupo con apetito de triunfos. Futbolísticamente pienso que esos momentos tuyos fueron irrepetibles, porque te consolidaste como goleador ante todos los que dudaban y cuestionaban tus cualidades de definidor.

Carlos Bianchi.[47]

También aparece mencionado en la bella canción Dieguitos y Mafaldas de Joaquín Sabina:

...¡y qué delantera!
aquel año Boca salió campeón,
de la Bombonera,
ninguna bostera se puede quejar
aunque le sobre razón, si
pinta remeras con el corazón
y con las caderas,
le toca a Palermo tocar el balón,
“la doce” se altera,
le toca al gallego tocar este son…
para una bostera
el año que Boca salió campeón,
en la Bombonera.[49]

En la Copa Mercosur 1998 Boca quedó eliminado en cuartos de final, pero Martín volvió a mostrar su capacidad goleadora convirtiendo 3 goles en 4 partidos.[42]

En el primer semestre de 1999 volvió a salir campeón, esta vez del Torneo Clausura. Nuevamente mostró una alta eficacia, al convertir 12 goles en 16 encuentros (promedio 0,75).[11]

Frustraciones, lesión y retorno

En el receso de invierno entre ambos torneos, vivió uno de los peores momentos deportivos de su vida,[54] cuando falló tres penaltis en un mismo partido, jugando con Argentina en la Copa América. Martín ha contado que se trató de un momento muy duro y que Bianchi jugó un papel muy importante para recuperar la confianza, apoyándolo de manera incondicional.

Finalizada la Copa América, la Lazio inició negociaciones para comprar al delantero, en aproximadamente 15 millones de dólares. Cuando el fichaje parecía concretado, las gestiones se complicaron debido al cambio de las cláusulas contractuales realizadas por el presidente de Boca, Mauricio Macri:

Nos estafó Macri, la comisión directiva y todo Boca. Esto es una mentira, una farsa total, agregó el empresario y representante del goleador con bronca e indignación.[55]

En el Torneo Apertura 1999, parecía encaminarse a repetir su promedio de uno por partido del Apertura 98 y para la 13ª jornada ya había convertido 13 goles con 12 partidos jugados. Pero en la fecha 14ª (13/11/1999), Boca visitó a Colón y Palermo se lesionó la rodilla derecha.[60]

La lesión frustró definitivamente el pase a la Lazio y Boca debió indemnizar a su jugador con 2.250.000 dólares, el 15% de la suma que el club italiano había ofrecido.[61]

A mediados de mayo de 2000 se cumplieron los seis meses estimados para la recuperación. Boca estaba en ese momento disputando los cuartos de final de la Copa Libertadores después de seis años de ausencia y precisamente ante su archirrival: River Plate. River había ganado el partido de ida por 2-1 y la revancha debía jugarse el 24 de mayo. Bianchi comenzó entonces a utilizar psicológicamente la noticia de la vuelta de Palermo, quien ya se había construido fama de verdugo de River. Américo Gallego, entrenador de River, ridiculizó entonces a las insinuaciones, declarando en una rueda de prensa que si Bianchi ponía a Palermo, él traía a Enzo Francescoli, ídolo histórico de River que ya llevaba tres años retirado. Palermo no se encontraba aún en un buen estado físico, pero Bianchi de todos modos lo puso en el banquillo. El partido no se presentó bien para Boca, y si bien habían logrado marcar a los 14 minutos de la segunda parte, el resultado llevaba a los penaltis. Entonces, faltando trece minutos para el final, Bianchi sacó a Palermo. Y en esos trece minutos Boca marcó dos goles, el segundo de ellos del goleador.[63] Así lo relató el periodista Juan José Panno:

Fiesta por el triunfo y la clasificación, más fiesta porque el que se quedó afuera fue River y fiesta completa con el gol del increíble Palermo, que entró faltando menos de 15 minutos, tocó dos pelotas y una fue golazo.

Juan José Panno (Página/12).[64]

Boca terminó ganando la Copa Libertadores, tras 22 años, al ganarle en la final al Palmeiras en la tanda de penaltis en el Morumbí de Sao Paulo, donde Martín transformó el penúltimo penalti.[65]

La Copa Intercontinental

En el Torneo Clausura disputó solo 4 encuentros y logró marcar 4 goles.[66] En la segunda mitad del año volvió a recuperar su nivel futbolístico en el Torneo Apertura.

El 28 de noviembre disputó la final de la Copa Intercontinental. Como campeón de América, Boca debía enfrentarse en la Copa Intercontinental 2000 al campeón de Europa, el Real Madrid, designado el año anterior por la FIFA como el mejor equipo del siglo XX y ampliamente favorito en los pronósticos de la prensa especializada y las apuestas.[67]

Boca salió al campo de juego sin complejos y sorprendió a los españoles cuando Palermo convirtió dos goles en los primeros cinco minutos, que a la postre le dieron el título mundial por 2-1. Fue premiado como el jugador más valioso de la final, con una actuación consagratoria de Juan Román Riquelme.[68] El ex jugador Roberto Perfumo comentó la actuación de Palermo en aquella final de este modo:

Por el lado de Palermo, Boca tuvo el caso fundamental del goleador. ¿Cuánto vale un goleador en este fútbol tan parejo? No tiene precio. El ejemplo está en este mismo partido. Martín metió los dos goles en las dos oportunidades que tuvo. En cambio, el Madrid se comió cuatro en el área de enfrente. En este tipo de partidos se desperdician muchos goles porque en el momento de marcar, la ansiedad del jugador por ver la pelota dentro de la portería contraria es tan grande que mira más la red y saca la vista de la pelota en el instante de golpearla. Y así le da para cualquier lado. Martín fue frío y preciso las dos veces. En el primer gol se metió entre Karanka y Roberto Carlos para que los dos dudaran en ir a marcarlo. Uno se lo dejó al otro y ninguno de los dos lo tomaron. En el segundo, llegó en carrera junto a Geremi, aguantó la carga de éste antes de tirar y se la jugó bien abajo, donde el portero tarda más en llegar. Las dos definiciones fueron perfectas, como mandan los manuales.[69]

El 17 de diciembre jugó su último partido en aquella primera etapa en Boca, paradójicamente enfrentando a Estudiantes, el club en que nació. Allí Boca volvió a consagrarse campeón, esta vez del Torneo Apertura 2000, cerrando un año brillante en el que obtuvo la triple corona (título nacional, continental y mundial). Palermo convirtió 11 goles en 18 partidos jugados (promedio 0,61).[70]

La primera etapa de Palermo en Boca se extendió tres años y 4 meses. En ese lapso obtuvo tres campeonatos nacionales y dos copas internacionales, incluyendo la Copa Intercontinental, marcando 92 goles en 121 partidos (promedio 0,75). Fue protagonista además de una racha de predominio de Boca sobre River, en la que jugó siete superclásicos, ganando cuatro, perdiendo sólo uno y convirtiendo goles en cinco de ellos.

Goles en Boca (1ª etapa)

Goles de Martín Palermo en Boca (1ª etapa)
Temporada Torneo Partidos Goles
1997/98 Apertura 1997 17 8
Supercopa Sudamericana 1997 4 1
Clausura 1998 15 12
1998/99 Apertura 1998 19 20
Copa Mercosur 1998 4 3
Clausura 1999 16 12
1999/2000 Apertura 1999 13 14
Copa Mercosur 1999 5 2
Copa Libertadores 2000 4 1
Clausura 2000 4 4
2000/2001 Copa Intercontinental 2000 1 2
Apertura 2000 18 12
Copa Mercosur 2000 4 1
Total 124 92

La experiencia en España (2001-2004)

Después de la obtención de la Copa Intercontinental, algunos clubes europeos como el Chelsea FC, el West Ham United y el Nápoles se interesaron por él, pero fue el Villarreal CF quien lo contrató por una cifra cercana a los 8 millones de dólares por el 50 por ciento del pase.[71]

La transferencia, concretada en negociaciones que duraron menos de un día, sorprendió al mundo del fútbol y a los propios habitantes de Villarreal, que no esperaban que su pequeño club contratara a un jugador de fama mundial, aunque al parecer, el pase al Villarreal era parte de una operación mayor en la que Palermo terminaría en el Valencia.[72] Maradona, al enterarse de la operación, expresó su desaprobación en los siguientes términos:

¿Palermo al Villarreal? No me joda. No lo digo faltando al respeto al Villarreal, sino porque Martín Palermo, después de los dos goles que hizo al Real Madrid en la final de la Copa Intercontinental, se merece un club con historia o de alto nivel, como el Nápoles, o uno que luche por lo más alto. El Villarreal lo está haciendo muy bien, pero no tiene ningún peso ni tradición. Palermo merece otra cosa muy distinta.[73]

Su debut oficial en el "submarino amarillo" se dio en la victoria por 2-0 contra el Deportivo Alavés en el que, a pesar de no marcar goles, asistió a su compañero en el primer tantol.[79]

El Real Betis lo fichó para la temporada 2003-04.[79] Finalmente rescindió su contrato que lo ligaba al club.

En la misma temporada, pero en el año 2004, pasó cedido a jugar al Deportivo Alavés, por entonces en la Segunda División.[79]

Goles de Martín Palermo en España
Temporada Equipo Torneo Partidos Goles
2000/01 Villarreal CF Liga de España 17[88] 6
2001/02 Villarreal CF Liga de España 19 5
Villarreal CF Copa del Rey[89] 2 2
2002/03 Villarreal CF Liga de España 34 7
Villarreal CF Copa Intertoto[90] 8 0
Villarreal CF Copa del Rey[91] 1 1
2003 Real Betis Liga de España 11 1[92]
2004 Deportivo Alavés Liga de España (2ª Div) 14 3
Total 106 25

El regreso a Boca

A mediados de 2004 Palermo regresó a la Argentina para jugar en Boca Juniors.[96]

El primer semestre de 2005 no fue positivo para Palermo ni para el club, ya que en el Torneo Clausura quedó decimoquinto, jugó 12 partidos y señaló 6 goles.[99] El encuentro finalizó 1-1 y su club lo ganó en la definición por penales.

Palermo jugando por el Trofeo Joan Gamper 2008 frente al FC Barcelona en el Camp Nou.

En el 2006 obtuvo el Torneo Clausura y la Recopa Sudamericana. En el torneo doméstico le marcó un gol a River Plate de penal en el empate 1-1.[105]

En el 2007 Boca ganó la Copa Libertadores de América, donde marcó 4 goles.[109]

En el 2008 Boca quedó segundo en el Torneo Clausura. En dicho torneo marcó su gol Nº 180 en el club, alcanzando la marca de Francisco Varallo como máximo goleador del club en la era profesional,[114] En ese torneo su club se consagró campeón.

Se recuperó y volvió a jugar el 13 de febrero de 2009 en una derrota contra Newell's Old Boys por el Torneo Clausura 2009. En dicho torneo marcó 7 goles en 15 partidos jugados,[124]

Martín Palermo (2º desde derecha) en la barrera defendiendo un tiro libre, jugando para Boca en 2010.

En el Torneo Clausura 2010 convirtió 10 goles en 19 encuentros disputados. Entre ellos se destaca el concretado el 2 de marzo ante Vélez Sársfield (empate 4-4) que significó su gol Nº 218 en el club, alcanzando a Roberto Cherro como el máximo goleador de la historia de Boca Juniors.[129] Juega su último superclásico el 15 de mayo ante River Plate, anotando el segundo gol, de cabeza.

En el Torneo de Verano de Boca Juniors le anotó 2 goles a River las 2 veces que se enfrentaron. El primero terminó 2- 0 a favor de el Club de la Ribera, y el segundo 1-1.

El 12 de junio, por la ante última fecha del Torneo Clausura 2011, jugó su último partido en la Bombonera, su segunda casa y desde que el equipo salió a la cancha se escuchaba el solo canto: 'Palermo, Palermo, Palermo'. El partido termino 1-1 y no pudo marcar ningún gol, pero eso a la gente no le importó porque se despedía un ídolo. La despedida fue muy emotiva, con lágrimas, tanto del propio Martín Palermo como por parte de los hinchas, que emocionados le dijeron 'Hasta siempre'. Ese mismo día, la conocida hinchada de Boca, " La 12", coreo un tema para él: 'Muchas gracias Palermo, vos nos diste los goles, vos nos diste alegrías, lo que hiciste por Boca no se olvida en la vida' y durante los 45 minutos en homenaje a él, la Bombonera no se quedó callada. También se escuchó 'Ole le, ola la, Palermo es de Boca y de Boca no se va'. El Club, le regaló un arco, siendo así el primer jugador del xeneize que le hacían un presente como esos. 'Los voy a llevar siempre en mi corazón' fue lo que dijo Palermo para su gente, los hinchas de Boca.

El sábado 18 de junio de ese mismo año jugó su último partido como profesional, frente a su eterno rival, Gimnasia y Esgrima La Plata. No logró marcar ningún gol, pero en tiempo de descuento bajo una pelota para un compañero, Cristian Cellay, y fue gol. El partido terminó 2-2 y obligó a GELP a jugar un partido desempate frente a CA Huracán para ver quien jugaba la Promoción y quien descendía al Nacional B. Los hinchas de Boca también llevaron a La Plata la bandera 'Mi único héroe' refiriéndose al eterno goleador. Se fue de la cancha con lágrimas en los ojos, diciéndole así adiós al fútbol profesional.

Goles de Martín Palermo en Boca (2ª etapa)
Temporada Torneo Partidos Goles
2004/2005 Apertura 2004 13 6
Recopa Sudamericana 2004 1 0
Copa Sudamericana 2004 6 3
Clausura 2005 12 6
Copa Libertadores 2005 9 6
2005/2006 Apertura 2005 16 7
Copa Sudamericana 2005 7 4
Clausura 2006 19 11
2006/2007 Apertura 2006 16 11
Recopa Sudamericana 2006 2 1
Copa Sudamericana 2006 1 0
Copa Libertadores 2007 12 4
Clausura 2007 16 11
2007/2008 Apertura 2007 19 13
Copa Sudamericana 2007 2 2
Copa Mundial de Clubes 2007 2 0
Clausura 2008 14 10
Copa Libertadores 2008 12 7
2008/2009 Apertura 2008 2 0
Recopa Sudamericana 2008 1 1
Clausura 2009 15 7
Copa Libertadores 2009 7 5
2009/2010 Apertura 2009 17 6
Copa Sudamericana 2009 2 0
Clausura 2010 19 10
2010/2011 Apertura 2010 19 8
Clausura 2011 19 6
Total 280 145
Other Languages
български: Мартин Палермо
čeština: Martín Palermo
français: Martín Palermo
hrvatski: Martín Palermo
Bahasa Indonesia: Martín Palermo
italiano: Martín Palermo
lietuvių: Martín Palermo
Malagasy: Martín Palermo
Bahasa Melayu: Martín Palermo
Nederlands: Martín Palermo
norsk nynorsk: Martín Palermo
norsk bokmål: Martín Palermo
português: Martín Palermo
română: Martín Palermo
Simple English: Martín Palermo
Türkçe: Martín Palermo
українська: Мартін Палермо