Marquesado de Rafal

Marquesado de Rafal
Escudo Marquesado de Rafal Casa de Rocamora.svg
Escudo de Armas del Marquesado de Rafal. En campo de azur, un roque de oro sobre una roca que emerge de ondas de agua de azur y plata, acostado de dos flores de lis de oro y sumado de un creciente del mismo metal. En el centro del jefe un ramo de moras al natural. Al timbre corona de Marqués.(1636-1790)
Primer titular Jerónimo de Rocamora y Thomas
Concesión Felipe IV
14 de junio de 1636
Linajes Casa de Rocamora
Casa de Heredia
Casa de Melo de Portugal
Casa de Manuel de Villena
Casa de Pardo-Manuel de Villena
Actual titular Fernando Pardo-Manuel de Villena y de L'Epine
[ editar datos en Wikidata]
Escudo de Armas del Marquesado de Rafal, a partir de26/03/1790 Antonia María de Heredia -Bazán y Rocamora, VIII Marqués, durante la casa de Heredia. Manto de Grandeza de España.

El título nobiliario de Marqués de Rafal fue concedido por Felipe IV a Jerónimo de Rocamora y Thomas por Real Decreto de 14 de junio de 1636.

Historia

El título de Marqués de Rafal fue otorgado por el Rey de España Felipe IV de Habsburgo y Habsburgo a Don Jerónimo de Rocamora y Thomas, VIII Señor y I Barón de Puebla de Rocamora y VIII Señor de Benferri, valeroso militar que se distinguió en las Guerras de Flandes, para las que levantó a su costa y sostuvo uno de los famosos tercios de infantería. Por este hecho y por los apoyos prestados en el pasado por los antecesores de don Jerónimo a la monarquía de los Habsburgo españoles, Felipe IV le concedió este título para él y para sus legítimos descendientes o sucesores, decretándolo en Madrid el 14 de junio de 1636.

A Jerónimo de Rocamora se le considera el fundador de Rafal debido a que con el título de marqués iba la independencia municipal, quedando la villa segregada de la municipalidad de Orihuela.

Jerónimo nació el 9 de abril de 1571 en Orihuela, siendo hijo de Don Jaime de Rocamora y López Varea y de Ana de Thomas y Vázquez. En el año 1611, Don Jerónimo se desposó con casi 40 años y en segundas nupcias con María García de Lasa y Togores, propietaria del señorío de Rafal que pertenecía a la familia oriolana de los García de Lasa desde tiempos inmemoriales. De esta forma este territorio paso a las manos del nuevo linaje de los Rocamora convirtiéndose más tarde en marquesado.

El 29 de enero de 1638 se fundó el Mayorazgo de Rafal, consistente en la indisoluble unión de la baronía de Puebla de Rocamora aportada por Jerónimo y del marquesado de Rafal, en su día señorío aportado por María, que era su III Señora. Entre las obligaciones que impuso Jerónimo, había una que estipulaba que en caso de quedar el mayorazgo sin sucesión, este recaería en la línea primogénita de los señores de Benferri, descendientes de Nicolás, hijo de su primer matrimonio. Además ratificó las Nueve Cláusulas impuestas por su padre en 1588. El mayorazgo se fundó por escritura pública en Orihuela ante Ginés Martínez.

Jerónimo tuvo once hijos, seis de su primer matrimonio y cinco del segundo.

Jerónimo de Rocamora y Thomas sólo fue Marqués de Rafal desde 1636 hasta 1639, mandando construir en su último año como marqués la iglesia de Rafal que acabaría constituyéndose en parroquia en 1640 cuando sólo estaba acabado el altar mayor, parte más antigua del templo.

En 1639 falleció el primer Marqués de Rafal a los 63 años de edad, dejando el título en manos de su hijo Gaspar de Rocamora y García de Lasa, II Marqués de Rafal, que heredaba el mayorazgo. El señorío de Benferri lo heredó el primogénito Nicolás de Rocamora y Molins, quedando desvinculado del señorío territorial del Marqués de Rafal. Con Nicolás se iniciaba una rama paralela de la Casa de Rocamora, rama que según las obligaciones del Mayorazgo de Rafal, quedaba como ¨reserva¨ para el caso de falta de sucesión de la rama principal, como así pasó años después siendo esta rama la que perpetuara el linaje.

En 1736, el señorío de Benferri volvería a unirse al patrimonio territorial del Marqués de Rafal durante el marquesado de Jaime de Rocamora y Cascante. La Casa de Rocamora continuó su dominio sobre estos territorios con varios marqueses más hasta Antonia de Rocamora y Heredia, última noble del linaje de los Rocamora, extinguido en 1760.

Llegó entonces al Marquesado de Rafal la Casa de Heredía, pero el poco prolífico matrimonio entre la Marquesa Antonia de Rocamora y su tío Antonio de Heredia y Bazán, Alcalde de Madrid, dio un sólo varón, enfermo desde niño, y una niña.

Este marqués, Antonio de Heredia y Rocamora, se convertiría en el VII Marqués de Rafal y primero de la Casa de Heredia con tan sólo 6 años de edad, pero murió a los 16 años y sin descendencia, en 1761. Recibió el condado de Granja de Rocamora por sentencia a su favor en pleito ganado en 1755, ya que este feudo era una posesión histórica de la Casa de Rocamora.

Heredó el título junto a sus posesiones su hermana Antonia María de Heredia y Rocamora, a la que el Rey de España Carlos IV de Borbón y Sajonia otorgó por Real Decreto en Madrid del 26 de marzo de 1789 el título de Grande de España de Primera Clase, que igualaba el título de marqués al de duque.

Llegaría entonces la Casa de Melo de Portugal, introducida por Pablo Melo de Portugal La Rocha Calderón y Chaves, Marqués de Vellisca, Grande de España y Marqués consorte de Rafal desposado con Antonia María. Este linaje también estuvo poco tiempo, ya que su línea de marqueses de Rafal se extinguió a mediados del siglo XIX.

Recayó el título entonces sobre José Casimiro Manuel de Villena y Bambalere, nieto de María del Pilar Melo de Portugal y Heredia, VII Conde de Vía Manuel y Grande de España de Primera Clase, que introdujo la Casa de Manuel de Villena y que permanecería hasta 1899 en el marquesado de Rafal y hasta 1929 en otros territorios de los Manuel de Villena.

En 1867, María Isabel Manuel de Villena y Álvarez de las Asturias XIII Marquesa de Rafal y IX Condesa de Vía Manuel, casó con Arturo de Pardo e Inchausti. Su segundo hijo varón, Alfonso de Pardo y Manuel de Villena estableció en el marquesado de Rafal a la Casa de Pardo-Manuel de Villena, que con tres marqueses ha llegado hasta nuestros días bajo la persona de Santiago Pardo-Manuel de Villena y Berthelemy, fallecido en 2013.

Other Languages