Marqués de la Ensenada (A-11)

Marqués de la Ensenada (A-11)
Marques de la Ensenada (A-11) DN-SD-06-09197.jpg
El Marqués de la Ensenada (A-11) visto por la proa en 2005.
Banderas
Bandera de España
Historial
AstilleroBazán
ClasePetrolero auxiliar
OperadorArmada Española
Botado10 de mayo de 1990
Asignado6 de marzo de 1991
Baja31 de enero de 2012[1]
Destinodesguazado
Características generales
Desplazamiento13 380 t apc
Eslora126 m
Manga19,5 m
Calado9,9 m
Armamento2 ametralladoras 7,62 mm
Propulsión• 1 MAN/Bazán 18V40/50A
• 1 hélice de paso fijo
Potencia11 247 cv
Velocidad16 nudos
Autonomía10 000 millas a 15 nudos
Tripulación80
Capacidad• 8200 m³ de combustible DFM F-76 (combustible para buques)
• 2200 m³ de JP-5 (combustible para aeronaves)
• 120 tm de carga sólida en contenedores
Aeronaves1 SH-3 o AB-212.
Indicativo de llamadaEcho.svg Bravo.svg Bravo.svg Yankee.svg[2]

El buque auxiliar de la clase Marqués de la Ensenada fue un petrolero de flota (AO). Botado el 10 de mayo de 1990, estuvo operativo en la Armada Española desde el 6 de marzo de 1991 hasta el 31 de enero de 2012. Su nombre se debe a Zenón de Somodevilla y Bengoechea, Marqués de la Ensenada, quien fue intendente de Marina y secretario de Estado de los reyes Felipe V y Fernando VI.

Diseño y construcción

El petrolero de flota Marqués de la Ensenada A11 se deriva del diseño B-219/A de Bazán, proyecto de petrolero civil que adquirió la Armada Española con la voluntad de hacerse con un buque de abastecimiento a muy bajo coste, con estándares de construcción civiles y un económico motor diésel. Su principal misión es el suministro de combustible a las fuerzas navales y al Buque de aprovisionamiento en combate  Patiño (A-14), de mayor tonelaje, al que el A-11 facilitaría una operatividad continua en Alta Mar.[3]

Cuando este buque entró en servicio con la Armada Española, existía una importante deficiencia en buques de abastecimiento para la flota tras la baja del Petrolero militar, con el mismo numeral,  Teide (A-11) en 1988.

Tras permanecer varios años en servicio, se observó que una de sus mayores limitaciones era el disponer de una corta pista de aterrizaje de helicópteros, por lo que hubo que ampliarle la popa, añadiendo una sección de unos tres metros de longitud que permitió la operación de aparatos de tamaño medio como los SH-3, aumentando la eslora del buque hasta los 126 m.