Marines Espaciales

« Cosplay» de marine espacial del capítulo de los Puños Carmesí, en la Dragon Con 2014.

En el universo ficticio que sirve de trasfondo para el juego Warhammer 40.000 de la compañía Games Workshop, los Marines espaciales son soldados de élite humanos mejorados hasta niveles sobrehumanos a través de terapia genética, modificaciones quirúrgicas y adoctrinamiento inducido mediante hipnosis. Es uno de los ejércitos recomendados para principiantes gracias a su facilidad de manejo, dadas sus habilidades genéricas y la inexistencia de debilidades notorias, y sus opciones de personalización, pues están diseñados para facilitar la creación de trasfondo original, características especiales y patrones de pintado propios si el jugador así lo desea. En el contexto del juego son representados como la principal línea de defensa de la humanidad contra amenazas tales como alienígenas, herejes o fuerzas demoníacas.

Trasfondo

Un marine espacial no es un mero humano, es un ser superior, un superhumano, nacido de la manipulación científica y genética. Un marine es tan diferente de un ser humano como el acero de la carne. A lo largo de los muchos años de entrenamiento un marine es adiestrado en el arte de la guerra y todo lo referente a su legión (después de la gran herejía, capítulos) y se le enseña a ser un ángel de la muerte y un portador del bien.

Cada marine espacial es como un hijo del emperador, pues su semilla genética es o fue parte del emperador y esta unión paternal entre un marine y el emperador es lo que lo separa de cualquier ser humano. Aparte de venerar a su legión o capítulo, veneran al Emperador aunque no lo consideran un dios sino un gran guerrero y, por lo tanto, mortal.

Habilidades físicas

En las novelas y cómics se ha dado siempre a los Marines Espaciales una apariencia superhumana. Sus capacidades, habilidades y resistencia en estas historias harían capaz a una sola escuadra de Marines Espaciales de derrotar a fuerzas mucho mayores de casi cualquier otro ejército de Warhammer 40000. Los Marines Espaciales tienen una presencia imponente para las gentes del Imperio, incluso para la Guardia Imperial, dada la superioridad de tamaño, armadura y armas con la que se presentan en el campo de batalla.

Orígenes de los marines espaciales

En el universo ficticio de Warhammer 40000, el Emperador de la Humanidad creó veinte Primarcas para liderar a los supersoldados genéticamente mejorados conocidos como Marines Espaciales durante la Gran Cruzada destinada a unir de nuevo a los mundos de la raza humana. El proceso de creación fue alterado por los Dioses del Caos, que arrojaron las cámaras de incubación de los Primarcas a través del tiempo y del espacio, aterrizando cada una en mundos diferentes.

Según avanzaba la Gran cruzada, el Emperador descubría a los primarcas uno por uno. Cada uno había crecido hasta convertirse en un héroe en su planeta natal. En otras publicaciones de Games Workshop, se menciona que dos de los Primarcas sufrieron "trágicos accidentes"; no se han dado más explicaciones de manera oficial para su ausencia en el universo de Warhammer 40000. Cada uno de los 18 Primarcas restantes fue designado como líder de la legión de Marines Espaciales creados a partir de su semilla genética.

La Herejía de Horus

Hacia el final de la Cruzada, el Primarca llamado Horus (comúnmente considerado el hijo favorito del Emperador y el elegido como Señor de la Guerra tras el regreso del Emperador a Terra) sucumbió a la tentación de los Dioses del Caos, desencadenando el conflicto conocido como Herejía de Horus. 9 de las 18 Legiones de Marines Espaciales (junto a la mitad del Ejército Imperial y otras fuerzas asociadas) se volvieron contra el Imperio del Hombre.

Después de una serie de encarnizados y sangrientos enfrentamientos, Horus puso bajo asedio el Palacio Imperial de Terra y fue derrotado por el Emperador en combate singular, a pesar de que el Emperador mismo resultó mortalmente herido. Con el Emperador prácticamente muerto y la rebelión de Horus deshecha, Roboute Guilliman, Primarca de los Ultramarines, dio un paso adelante y apostó por la reconstrucción de la estructura y composición de los marines Espaciales.

Reestructuración y el Codex Astartes

Tras la Herejía de Horus, Roboute Guilliman promulgó el Codex Astartes, un libro en el que se proclamaba que las legiones de Astartes serían divididas en grupos operativos más pequeños de unos 1000 hombres, para evitar que una sola persona poseyera el poder que suponía una Legión de Astartes. Este momento sería conocido como la Segunda Fundación.

Un Capítulo de Adeptus Astartes tiene casi la misma organización que las antiguas legiones, pues se dividen en 10 compañías de combate, cada una compuesta por unos 100 guerreros.

Cada compañía tiene sus propias naves, artificieros, apotecarios y demás unidades de apoyo.

Other Languages