Mariano Baptista

Mariano Baptista Caserta
Mariano Baptista Caserta.jpg

Coat of arms of Bolivia.svg
Presidente Constitucional de Bolivia
10 de agosto de 1892- 28 de agosto de 1896
Predecesor Aniceto Arce Ruiz
Sucesor Severo Fernández Alonso Caballero

Ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia
23 de octubre de 1888- 25 de enero de 1891
Presidente Aniceto Arce Ruiz
Predecesor Juan Francisco Velarde Vaca
Sucesor Severo Fernández Alonso Caballero

9 de mayo de 1873- 4 de mayo de 1876
Presidente Adolfo Ballivián Coll
Predecesor Melchor Terrazas Virreira
Sucesor Jorge Oblitas Mendizábal

Información personal
Nacimiento 16 de julio de 1832
Calchani, Ayopaya, Cochabamba
Fallecimiento 19 de marzo de 1907
Cochabamba, Bolivia
Nacionalidad Boliviana Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Alma máter
Información profesional
Ocupación Político, orador y periodista
[ editar datos en Wikidata]

'Mariano Baptista Caserta ( Calchani, Cochabamba, 16 de julio de 1832 - Cochabamba, 19 de marzo de 1907) fue un político, orador y periodista boliviano. Destacado intelectual, fue diputado en diversos periodos, ministro de Relaciones Exteriores (1873-1876 y 1888-1891), presidente del Congreso (1884-1888) y presidente constitucional de la República (1892-1896).

Biografía

Hijo de José Manuel Baptista y de Petrona Caserta, estudió Derecho en la Universidad de San Francisco Xavier de Chuquisaca. Destacó tempranamente por su talento y dotes de orador. Se recibió de abogado en 1857, pero no llegó a ejercer su profesión.

Desde muy joven incursionó en el periodismo. Fue fundador y director de El Porvenir de Sucre (1855). Católico militante, fue director del Seminario de Cochabamba, así como profesor de Historia y Literatura.

En 1855, pese a su corta edad, fue elegido y admitido como diputado por Chuquisaca. Colaboró con el dictador José María Linares, a quien acompañó en su destierro hasta su muerte, en 1861. Durante el gobierno de Mariano Melgarejo sufrió persecución y debió emigrar a Europa, donde permaneció tres años. Desde París postuló a una representación a la Asamblea Constituyente de 1871, que ganó, por lo que retornó a Bolivia.

Durante el gobierno de Adolfo Ballivián fue nombrado ministro de Asuntos Extranjeros, y como tal, suscribió con el representante chileno Carlos Walker Martínez, un Tratado de Límites boliviano-chileno. Firmado en Sucre, el 6 de agosto de 1874, dicho tratado modificaba el de 1866, fijando como frontera entre Bolivia y Chile el paralelo 24°, y estableciendo una especie de condominio entre los paralelos 23º y 25º, tanto en lo concerniente a la explotación del guano como a derechos aduaneros. Es de destacar lo estipulado en el artículo IV de dicho tratado: que los derechos de exportación de los minerales explotados en el territorio antedicho no deberían ser aumentados y que no se crearían nuevas contribuciones sobre las personas, capitales e industriales chilenos, durante un periodo de veinticinco años. Años después, un supuesto incumplimiento de parte de Bolivia de dicho artículo, sería usado por Chile como excusa para desatar la guerra de 1879.

Durante la guerra del Pacífico (1879-1883), Baptista desempeñó diversas misiones diplomáticas y defendió la paz con Chile con notable elocuencia. Su sentido práctico le hacía considerar que Bolivia debía abandonar la alianza con el Perú y buscar un arreglo con Chile. Participó junto con Crisóstomo Carrillo en la delegación boliviana en la Conferencia de Arica celebrada el 22, 25 y 27 de octubre de 1880]] en Arica a bordo de la goleta estadounidense Lackawanna, convocada por el Secretario de Estado de los Estados Unidos William Evarts. Representantes de Chile eran Eulogio Altamirano Aracena, José Francisco Vergara y Eusebio Lillo. Por el Perú estaban Antonio Arenas y Aurelio García y García. Conferencia que por diversos motivos fracasó.

Durante el gobierno de Gregorio Pacheco (1884-1888), ocupó la primera vicepresidencia de la República y la presidencia del Congreso.

Durante el gobierno de Aniceto Arce fue Ministro de Relaciones Exteriores (1888-1891). Finalizando el periodo de Arce, Baptista lanzó su candidatura a la presidencia contando con el apoyo gubernamental. Sin embargo, peligró su triunfo al no obtener ninguno de los candidatos la mayoría necesaria, por lo que la elección debía pasar al Congreso. Siendo evidente que el contendor de Baptista tenía más adeptos en el Congreso, el presidente Arce decretó el estado de sitio, deportó a ocho diputados liberales y anuló credenciales a otros veintiuno, llamando a suplentes. Así obtuvo mayoría congresal y pudo entonces Baptista ganar la presidencia, que asumió el 10 de agosto de 1892.

Other Languages