Marejada ciclónica

Impacto de una marejada ciclónica.

La marejada ciclónica es una inundación costera asociada con un sistema atmosférico de baja presión (normalmente, con un ciclón tropical). La marejada ciclónica es principalmente producto de los vientos en altura que empujan la superficie oceánica. El viento hace que el agua se eleve por encima del nivel del mar normal. La baja presión en el centro del sistema atmosférico también tiene un pequeño efecto secundario, ya que puede alterar la batimetría de la masa de agua. El efecto combinado de la baja presión y el viento persistente sobre una masa de agua poco profunda es la causa más común de los problemas de la marejada ciclónica.

La marejada ciclónica es particularmente dañina cuando coincide con la pleamar, ya que los efectos de la marejada se combinan con los de la marea. Esto aumenta la dificultad de predecir la magnitud de la marejada ciclónica, dado que requiere predicciones meteorológicas muy precisas en pocas horas.

Los eventos más extremos de marejada ciclónica ocurren como resultado de sistemas atmosféricos extremos, como los ciclones tropicales, pero también puede ser producto de tormentas menos potentes.

La mayor marejada ciclónica fue producida por el ciclón Mahina de 1899, que provocó un aumento de hasta 13 metros en la bahía de Bathurst, Australia. En los Estados Unidos, la marejada ciclónica más grande que se ha medido fue provocada por huracán Katrina en 2005, que produjo un aumento de 9 metros en la población de Bay St. Louis, Misisipi. La marejada ciclónica más importante en términos de pérdida de vidas humanas fue ciclón Bhola de 1970; en términos generales, la bahía de Bengala es especialmente propensa a sufrir este fenómeno.

Marejada ciclónica: desastre potencial

Ilustración gráfica de marejada ciclónica.

La marejada ciclónica es la causa del 90% de las muertes que ocurren durante un huracán. El Huracán de Galveston de 1900, una tormenta de categoría 4 que golpeó Galveston, Texas el 8 de septiembre, levantó una marejada ciclónica devastadora; se perdieron entre 6.000 y 12.000 vidas, con lo cual se convierte en el desastre natural más mortífero de la historia de Estados Unidos (Hebert, 1990). El segundo desastre natural más mortífero para dicho país fue la marejada ciclónica del lago Okeechobee provocada por el Huracán San Felipe II de 1928, que barrió la península de Florida la noche del 16 de septiembre. El lago se alzó sobre su parte sur, barriendo virtualmente los asentamientos en sus orillas. El número total de fallecimientos se estimó en más de 2,500; muchos de los cuerpos nunca se pudieron encontrar. Sólo dos años antes, la marejada ciclónica del Gran Huracán de Miami de septiembre de 1926 había roto el pequeño dique, causando el desbordamiento de la costa oeste del lago y la muerte de 150 personas en Moore Haven (Will, 1978).

En la Bahía de Bengala, la "capital mundial de la marejada ciclónica", se han registrado 142 eventos de moderados a severos desde 1582 a 1991. Estas marejadas, algunas de más de ocho metros, han matado a cientos de miles de personas, principalmente en Bangladés (Murty y Flather, 1994). Las Islas Caribe se han enfrentado asimismo a muchas marejadas devastadoras.

Other Languages
العربية: عرام العواصف
čeština: Storm surge
dansk: Stormflod
Deutsch: Sturmflut
English: Storm surge
فارسی: خیزآب
français: Onde de tempête
Kreyòl ayisyen: Onn tanpèt
magyar: Vihardagály
íslenska: Áhlaðandi
日本語: 高潮
한국어: 폭풍 해일
Plattdüütsch: Stormfloot
Nederlands: Stormvloed
norsk nynorsk: Stormflod
norsk: Stormflo
Simple English: Storm surge
svenska: Stormflod
українська: Штормовий приплив
Winaray: Dulok
中文: 风暴潮