Marco Cornelio Frontón

Marco Cornelio Frontón (en latín, Marcus Cornelius Fronto; c. 95-c. 167) fue un senador romano, gramático, retórico y abogado romano de la etapa altoimperial. Aunque también llegó al consulado, se le conoce principalmente por haber sido maestro y amigo personal del emperador Marco Aurelio. La correspondencia que mantuvo con él y con otros personajes próximos a la familia imperial es una de las fuentes principales que se conservan del final del periodo de los antoninos.

Biografía

Frontón nació entre los años 90 y 110 el seno de una familia de colonos romanos de Cirta (después Constantina),[4]

Pronto creció su prestigio como abogado y orador, hasta ser considerado solo inferior a Cicerón.[5] Reunió una gran fortuna, erigió magníficas edificaciones y compró los famosos jardines de Mecenas.

Es posible que, ya en esta época, la reputación que había adquirido hiciera que se fijaran en él los tutores de Marco Aurelio,[8]

Esta relación maestro-discípulo continuó por lo menos con la misma intensidad hasta el año 145, cuando Marco Aurelio contrajo matrimonio con Faustina la Menor.[9] Al final de su vida, el emperador dejó constancia en las Meditaciones de la deuda contraída con su maestro:

De Frontón, el haberme puesto a considerar cómo es envidioso, voluble e hipócrita el poder del tirano, y que por lo general los que entre nosotros son llamados «eupátridas» están en cierto sentido carentes de sentimientos.

Marco Aurelio. Meditaciones, 1.11.[11]

A pesar de que no ambicionaba cargos oficiales, fue nombrado cónsul sufecto durante los meses de julio y agosto de 142,[1]

La esposa de Frontón, Cratia,[21]

A finales del año 166 se tiene noticia de Frontón recibiendo afectuosamente en Roma a Lucio Vero, que regresaba de su campaña en Media por la que durante un tiempo tanto él como Marco Aurelio recibieron el cognomen de «Médico».[1]

Other Languages