María Núñez-Temiño y Vázquez de Coronado

María Núñez-Temiño y Vázquez de Coronado Hoces y Vega

Flag of Cross of Burgundy.svg
Adelantada consorte de Costa Rica
(nominal)
1656 -  26 de julio de 1675
Monarca Felipe IV / Carlos II de España
Predecesor Diego Vázquez de Coronado y Rodríguez del Padrón
(cuarto adelantado titular)
Sucesor Diego Vázquez de Montiel
(quinto adelantado titular)

Información personal
Nacimiento Masaya, Nicaragua Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española
Información profesional
Ocupación Adelantada y hacendada colonial
[ editar datos en Wikidata]

María Núñez-Temiño y Vázquez de Coronado Hoces y Vega ( encomienda de Monimbó, Capitanía General de Guatemala, ca. 1640 – Madrid, Corona de España, 24 de noviembre de 1720) fue la nieta del cuarto adelantado costarricense Diego Vázquez de Coronado y Rodríguez del Padrón que, luego de casarse con el gobernador de Costa Rica, le cedió su título a su marido aunque no sobreviviera a su reconocimiento real, quedando solo en forma nominal, por lo cual y por falta de descendientes, María se lo traspasó a su sobrino segundo Diego Vázquez de Montiel, V adelantado de Costa Rica.

Biografía

María Núñez-Temiño Vázquez de Coronado Hoces y Vega[2] de la provincia nicaragüense —actual Masaya, declarada ciudad en 1819— de la Capitanía General de Guatemala que formaba parte del Virreinato de Nueva España, siendo hija única de Francisco Núñez-Temiño y de Agustina Vázquez de Coronado y Melgarejo.

Contrajo primeras nupcias[3]

María había enviudado en el año 1674, por lo cual seguía siendo la nominal adelantada consorte de Costa Rica y se estableció en Madrid, donde contrajo segundas nupcias con Agustín Rodríguez de Gala, secretario del rey Carlos II y del Tribunal de la Santa Cruzada, de quien también enviudó, y como no tuvo sucesión de ninguno de sus dos matrimonios, traspasó el título póstumo ya confirmado desde 1675 de su primer marido, a su sobrino segundo Diego Vázquez de Montiel y Ocón y Trillo, hijo único de su difunta prima hermana María de Ocón y Trillo y Vázquez de Coronado.

Fue una dama muy caritativa y religiosa, que gastó gran parte de su capital en obras de beneficencia y devoción. Finalmente María Núñez-Temiño Vázquez de Coronado fallecería en Madrid el 24 de noviembre de 1720. Dejó como heredera de sus bienes a la Orden de la Merced.

Other Languages