María Leticia Ramolino

María Leticia Ramolino
Madre de S.M.I. El Emperador
Robert Lefèvre 001.jpg
Letizia Bonaparte en vestido de corte, de Robert Lefèvre ( 1813).
Información personal
Nombre secular Maria Letizia Ramolino
Otros títulos Princesa de Francia
Nobile
Nacimiento 24 de agosto de 1750
Ajaccio, Córcega,
Royal Standard of the King of France.svg Francia
Fallecimiento 2 de febrero de 1836
(85 años)
Roma, Flag of the Papal States (pre 1808).svg Estados Pontificios
Entierro Capilla Imperial de Ajaccio
Familia
Casa real Casa de Bonaparte
(Por matrimonio)
Padre Giovanni Geronimo Ramolino
Madre Angela Maria Pietrasanta
Cónyuge Carlo Maria Buonaparte

Coat of arms Maria Letizia Buonaparte.svg
Escudo de María Leticia Ramolino

[ editar datos en Wikidata]
Maria Letizia Ramolino.

María Leticia Ramolino ( Ajaccio, 24 de agosto de 1750Roma, 2 de febrero de 1836) fue madre del emperador Napoleón y matriarca de la estirpe Bonaparte.

Infancia y juventud

Nació en Ajaccio, Córcega, el 24 de agosto de 1750. Era la hija menor del Nobile Giovanni Geronimo Ramolino y de su esposa, la Nobile Angela Maria Pietrasanta, pertenecientes a la nobleza corsa. Por su condición de mujer su educación se centró en la religión y las artes, aunque siempre mostró un profundo interés por los aspectos administrativos de las propiedades de su familia y por la política de la isla.

Mujer de gran belleza e inteligencia, con sólo catorce años de edad fue casada en un matrimonio de conveniencia con Carlos Bonaparte, un prometedor abogado corso sólo cuatro años mayor que ella. La ceremonia se celebró el 2 de junio de 1764. La familia Ramolino aportó al enlace 7.000 libras genovesas que, sumadas a los ingresos de Carlo, les permitieron vivir en una posición desahogada. Pese a ser un matrimonio de conveniencia, la pareja se entendió bien desde el principio: Carlo Bonaparte, que iba desarrollando una exitosa carrera pública en Córcega, pedía frecuentemente consejo a su joven esposa, cuya opinión siempre tuvo muy en cuenta, y Letizia encontró en Carlo un hombre capaz de ayudarla a conseguir sus aspiraciones sociales.

La belleza de Letizia Ramolino pronto se hizo célebre por toda la isla. Con motivo de la visita de una embajada procedente de Túnez, Pascal Paoli, su anfitrión, que a la sazón era uno de los políticos más influyentes del archipiélago, organizó una cena de gala. En la misma dispuso que las más hermosas damas de Córcega estuviesen presentes, a fin de agasajar a los emisarios tunecinos. El puesto de honor, en el centro de la primera fila, fue asignado a Letizia, que además exhibió su encanto y perfectas maneras, ganándose el reconocimiento de los viajeros y de sus propios compatriotas.

La situación política de Córcega sufriría un vuelco en 1769, cuando las tropas de Luis XV de Francia desembarcaron en la isla para anexionarla a su reino. A pesar de estar embarazada de quien sería Napoleón, Letizia Ramolino acompaña a su esposo en sus incansables viajes, donde trataba de organizar movimientos de resistencia. El culmen de la insurrección se produjo en la revuelta de Ponte-Novo, que fue sangrientamente sofocada por las tropas francesas y que, como castigo, trajo nuevas disposiciones civiles para someter a la isla. Entre estas órdenes estuvo la imposición del francés como única lengua oficial. Aunque Letizia aprendió fácilmente algunas frases y expresiones francesas, se negó a estudiarlo y jamás fue capaz de escribir en dicho idioma.

A consecuencia de estos fracasos, Pascal Paoli se vio obligado a exiliarse y Carlo Buonaparte hubo de retirarse de la vida política, dedicándose a administrar sus propiedades. Como gran matriarca del clan, Letizia siempre imprimió en sus hijos un fuerte sentimiento de unidad y solidaridad dentro de la familia, sentimientos que luego marcarían profundamente algunas de las decisiones del más famoso de sus hijos, Napoleón.

Fue una madre dura y de gran severidad, conocida por algunas actitudes entonces consideradas "excéntricas", como su exhaustiva preocupación por la higiene de sus niños, a quienes obligaba a bañarse cada dos días en una época en que esto era harto infrecuente. Siempre mostró preferencia por su primogénito, José, y por el más rebelde de sus hijos, Luciano.

Other Languages