María Lejárraga

María Lejárraga
María Lejárraga.JPG
María Lejárraga.

Diputada en Cortes
por Granada[1]
1933-1936

Información personal
Nacimiento 28 de diciembre de 1874 Ver y modificar los datos en Wikidata
San Millán de la Cogolla, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 28 de junio de 1974 Ver y modificar los datos en Wikidata (99 años)
Buenos Aires, Argentina Ver y modificar los datos en Wikidata
Lugar de sepultura Cementerio de la Chacarita Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española
Partido político Partido Socialista Obrero Español Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Cónyuge
Información profesional
Ocupación Dramaturgo
Género Teatro
[ editar datos en Wikidata]

María de la O Lejárraga García ( San Millán de la Cogolla, La Rioja, 1874Buenos Aires, 1974) fue una escritora y feminista española. Es también conocida como María Martínez Sierra, seudónimo que adoptó a partir de los apellidos de su marido, Gregorio Martínez Sierra.

Biografía

Calle María de la O Lejárraga, en el Parque Miguel Hernández, en Logroño (La Rioja, España).

Lejárraga nació en una familia acomodada y recibió una educación que le permitió ejercer de maestra. Sin embargo, sus inquietudes literarias chocaban con la sociedad en la que creció, cerrada a la idea de que las mujeres se dedicaran a las artes y ciencias. En 1900 se casó con Gregorio Martínez Sierra, escritor más joven que ella y, sin revelarlo públicamente, permitió que su esposo firmara como propias las piezas de dramaturgia que ella escribía.

Pese a esta ocultación, había sospechas sobre la verdadera autoría de las obras. Antes de morir, Gregorio firmó un escrito en el que reconocía la coautoría de su mujer, pero él reclamaba estos derechos para sí. Incluso se ha reconocido que obras de otros autores, como fue el caso de El pavo real de Eduardo Marquina, fueron también escritas por María Lejárraga y que Marquina contribuyó exclusiva o primordialmente a su versificación.[2]

Feminista convencida y activa, afiliada al Partido Socialista, estuvo no obstante sometida a su marido, en un auténtico estado de explotación. La vinculación de Lejárraga con Granada fue siempre estrecha, especialmente desde que escribiera, en los primeros años del siglo, su libro "Granada, guía emocional", aunque Daniel Eisenberg ha sugerido que fue obra de su esposo.[4]

Other Languages