Manuel Rojas (escritor)

Manuel Rojas
ManuelRojas.jpg
Información personal
Nombre de nacimiento Manuel Rojas Sepúlveda
Nacimiento 8 de enero de 1896
Buenos Aires, Flag of Argentina.svg  Argentina
Fallecimiento 11 de marzo de 1973
(77 años)
Santiago, Flag of Chile.svg  Chile
Nacionalidad Chilena
Familia
Cónyuge María Luisa Baeza; Valerie López Edwards; Julianne Clark
Hijos María Eugenia, Paz y Patricio Rojas Baeza
Información profesional
Ocupación Escritor
Seudónimo Tremalk Naik, Pedro Norte, Torestin
Género Novela, cuento, poesía, ensayo
Obras notables Hijo de ladrón
Distinciones Nacional de Literatura 1957
Firma Rojas, Manuel; firma.jpg
[ editar datos en Wikidata]

Manuel Rojas Sepúlveda ( Buenos Aires, Argentina, 8 de enero de 1896 - Santiago, Chile, 11 de marzo de 1973) fue un escritor chileno, autor de más de una veintena de libros, que abarcaron cuentos, novelas, poemarios y ensayos. En 1957 fue reconocido con el Premio Nacional de Literatura.

Biografía

Infancia

Hijo de los chilenos Manuel Rojas Córdoba y Dorotea Sepúlveda González,[3]

Autodidacta, Rojas estudió en la escuela solo hasta los 11 años.[2]

Rojas se radica definitivamente en Chile en abril de 1912. En esos años de esfuerzos y penurias, desempeña variados oficios: pintor, electricista, estibador, cuidador de faluchos en Valparaíso, vendimiador, peón del Ferrocarril Trasandino, talabartero, aprendiz de sastre, actor en compañías teatrales, entre otros.[4]

Juventud

Empieza a colaborar con los diarios anarquistas La Protesta de Buenos Aires y La Batalla de Santiago, donde escribe crónicas sobre política, educación y sociedad (en 2012, para el centenario del retorno a Chile, Jorge Guerra, presidente de la Fundación Manuel Rojas, recopila los textos del periódico chileno, los cuales firmaba unas veces con su nombre y otras con el seudónimo de Tremalk Naik, en la antología Un joven en la batalla).[4]

Inicios como escritor

Su primera publicación literaria fue un poema —el soneto El gusano—, que apareció en 1917 en la revista Los Diez, perteneciente al grupo homónimo; cuatro años más tarde, en 1921, a su paso por Mendoza integrando una compañía de teatro, publicó un poemario bajo el nombre de Poéticas en la revista Ideas y Figuras.[2]

Al año siguiente obtendrá su primer galardón con su cuento La laguna, que gana el segundo premio en el concurso de la revista bonaerense La Montaña. Su primer libro de cuentos, Hombres del Sur, aparece en 1926.

En 1928, el mismo año que muere su madre y que es contratado como bibliotecario de la Biblioteca Nacional de Chile, se casa con la profesora y poetisa María Baeza —con quien tendrá tres hijos, y cuya muerte inspirará el poema Deshecha rosa—, y al año siguiente sale su segundo libro de cuentos, El delincuente, que incluye el célebre El vaso de leche. Su primera novela, Lanchas en la bahía, que había escrito en 1930, aparece en 1932.

En 1936 publicó su segunda novela, La Ciudad de los Césares, fallece su esposa y asume como director de la imprenta de la Universidad de Chile.[5]

En 1941 Rojas se casa con Valerie López Edwards.[2]

Madurez literaria

Rojas publicó en 1951 su obra cumbre, Hijo de ladrón, con la que "abre un nuevo rumbo a la novela chilena".[9]

En 1957 Manuel Rojas fue galardonado con el premio nacional de Literatura.[10]

Viajó a Estados Unidos y México en 1962. En Ciudad Juárez se casó con Julianne Clark, residió un año en el Distrito Federal donde escribió Pasé por México un día (1965), libro basado en sus lecturas sobre la literatura y la historia mexicana, así como en sus vivencias en este país.[2] Cuatro años después emprendió una gira por Europa, visitando España, Portugal, Francia, Rusia e Inglaterra. En 1966 viajó a Cuba, inicialmente como delegado chileno, junto a Salvador Allende, a la Conferencia Tricontinental, y luego participó como miembro del jurado del concurso de literatura de Casa de las Américas. Desde Cuba viajó a Europa y visitó España, Portugal, Italia, Francia, Inglaterra, Checoslovaquia y Rusia, regresando a Chile a través de los Estados Unidos. Las traducciones de sus libros se multiplicaron. En 1969 fue invitado a Israel y ese mismo año publicó sus impresiones de dicho país en el libro Viaje al país de los profetas.

Rojas escribió en Los Tiempos y Las Últimas Noticias con el seudónimo de Pedro Norte y realizó crítica literaria en Las Noticias de Última Hora. Fue profesor en la Universidad de Chile, director de los Anales de dicha casa de estudios y presidente de la SECH (1936).

Sobre la importancia del autor, el portal cultural Memoria Chilena dice: "Manuel Rojas fue un escritor autodidacta que revolucionó la forma narrativa, rechazando el realismo tradicional del naturalismo y criollismo en boga hasta la fecha, cambiando las estructuras y el lenguaje tanto como la sensibilidad de los personajes y las situaciones narrativas [...] Introdujo el monólogo interior (o corriente de la conciencia) en su novela Hijo de ladrón, en forma más específica en el fragmento conocido como “La herida”. Es la primera vez que en la narrativa chilena aparecen en forma consciente los procedimientos utilizados en la novela anglosajona, sobre todo por James Joyce y William Faulkner. Otro rasgo importante en las innovaciones narrativas que aportó a la literatura nacional, es la incursión sicológica y existencial en sus personajes, situados en la condición de marginalidad social, personajes tales como ladrones, pescadores, aventureros, actores de teatro, bohemios, anarquistas, obreros revolucionarios y adolescentes en su proceso de formación".[9]

En 1969 empezó a escribir lo que sería su última novela: La oscura vida radiante, la cual fue publicada en Buenos Aires en 1971. Por su contenido, la dictadura de Pinochet impidió que esta obra fuera editada en Chile, lo que sólo se hizo más de diez años después, en 1982.

Rojas murió en Santiago el 11 de marzo de 1973 a los 77 años de edad. A sus funerales asistieron numerosas personalidades de Chile, entre ellas, el presidente Salvador Allende y el Senado le rindió un homenaje. Sus obras han sido traducidas a numerosos idiomas y forman parte de las lecturas obligatorias en los colegios de su país.

En 2012 se instituyó el Premio Iberoamericano de Narrativa Manuel Rojas, galardón en su honor que otorga anualmente el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes y que es patrocinado por la fundación que lleva el nombre del autor de Hijo de ladrón.[11]

Other Languages