Manuel Rodríguez Erdoíza

Manuel Xabier Rodríguez y Erdoíza
ManuelRodrigez.jpg
Manuel Rodríguez y Erdoíza

Coat of arms of Chile (1818).svg
Director Supremo Interino de Chile
21 de marzo de 1818- 23 de marzo de 1818

Coat of arms of Chile (1812-1814).svg
Secretario de Guerra de Chile
15 de noviembre de 1811- 13 de julio de 1812
Presidente José Miguel Carrera como Presidente de la Junta Provisional de Gobierno.
Sucesor Agustín de Vial Santelices

Coat of arms of Chile (1812-1814).svg
Secretario de Gobierno de Chile
2 de diciembre de 1811- 10 de enero de 1812
Predecesor Agustín de Vial Santelices
Sucesor Agustín de Vial Santelices

Coat of arms of Chile (1812-1814).svg
Secretario de Gobierno y Hacienda de Chile.
10 de agosto de 1814- 2 de octubre de 1814
Predecesor Bernardo de Vera y Pintado

Información personal
Nacimiento 27 de febrero de 1785
Bandera de España Santiago, Capitanía General de Chile
Fallecimiento 26 de mayo de 1818 (33 años)
Bandera de Chile Tiltil, Chile
Causa de muerte Asesinato Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Chilena Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Carlos Rodríguez de Herrera y Zeballos
María Loreto de Erdoíza y Aguirre
Hijos
Información profesional
Ocupación Abogado, político, guerrillero y militar
Firma Firma Manuel Rodriguez.png
[ editar datos en Wikidata]

Manuel Xavier Rodríguez y Erdoíza ( Santiago, 27 de febrero de 1785- Tiltil, 26 de mayo de 1818) fue un patriota chileno que realizó innumerables acciones en diferentes cargos para lograr la independencia de Chile, como abogado, político, guerrillero y luego militar. Es considerado uno de los principales gestores y partícipes del proceso de independencia de Chile y uno de los Padres de la Patria de Chile.

Durante la Patria Vieja, fue ministro de Hacienda y de Defensa del gobierno de José Miguel Carrera, además de su secretario personal. Pese a que hubo varios y graves desencuentros entre Carrera y Rodríguez, siempre retomaron su amistad, camaradería y trabajo en conjunto, razón por la cual fue la persona con quien Carrera gobernó más estrechamente.

En el periodo de la Reconquista española, su labor como guerrillero, espía y principal figura de la resistencia independentista en Chile lo transformó en mito y leyenda popular.

Durante la Patria Nueva, tras la victoria independentista de Chile en la batalla de Rancagua, Rodríguez conspiró más de una vez para deponer del cargo de director supremo a Bernardo O'Higgins. Reapareció en la escena pública tras el desastre de Cancha Rayada, asumiendo brevemente como director supremo interino en Santiago, para evitar el desbande general de la causa patriota. Tras dejar su puesto, una vez que se supo que O'Higgins no había muerto, y luego de la victoria en la batalla de Maipú, fue apresado por O'Higgins. Fue custodiado por soldados, siendo asesinado de un balazo por la espalda en las cercanías de Til-til mientras lo trasladaban a la cárcel de Quillota.

Orígenes e historia familiar

Su padre fue el peruano Carlos Rodríguez de Herrera y Zeballos, natural de la villa de Moquegua[2]

Su madre, María Loreto de Erdoíza y Aguirre, era una criolla de elevada posición social, descendiente por su madre de los primeros conquistadores y emparentada con las más prominentes familias coloniales. Era hija del acaudalado comerciante vasco Juan de Erdoíza y Olaguibel, y sobrina directa del Marqués de Montepío, Nicolás de Aguirre y Barrenechea, destacado realista, el cual era hermano de su madre. Tenía fuerte raigambre vasca por su madre y su padre. Antes de su unión con Carlos Rodríguez, se había casado en primeras nupcias con Lucas Fernández de Leiva, adinerado comerciante español, del que enviudó prematuramente, quedándole una respetable herencia, y solo un hijo, llamado Lucas Fernández de Leiva y Erdoíza, que fue medio hermano de los Rodríguez Erdoíza, y que vivió junto a ellos, hasta que por razones de su profesión debió partir a España y luego a Lima.

Aún cuando provenía de una tradicional familia arequipeña, Carlos Rodríguez, el padre de Manuel, no tenía fortuna, sin embargo tenía educación y la profesión de contador (tenedor de libros). La familia Rodríguez Erdoíza era de jerarquía, educada y culta, pues en su testamento (en poder de la familia) legaba una importante biblioteca personal. Además se relacionaban con la sociedad y la élite de la época, sin embargo sufrían de una constante estrechez económica, por lo que se decía que eran "aristócratas pobres", lo que limitaba seriamente la convivencia con sus pares sociales.

La familia vivía del siempre insuficiente sueldo de un funcionario público, complementado por la herencia recibida de su esposa, por lo que los hermanos Rodríguez Erdoíza siempre se sintieron algo disminuidos en su relación con la gente de sociedad con que se relacionaban.

Este hecho marcó a fuego la mente Manuel Rodríguez y fraguó su persistente rebeldía y rechazo contra el orden establecido, que a todas luces era de la mayor injusticia, ya que no tomaba en cuenta para nada el valor de la meritocracia. Ya sea en los estudios, cargos de trabajo o negocios, sólo existía un sistema de castas y preferencias inalterable. A la cabeza de ella siempre figuraban los peninsulares (nacidos en España), luego los criollos de fortuna, más atrás una minúscula clase media educada mediocremente y, finalmente, el pueblo, numerosas personas sometidas a la más soberana ignorancia y pobreza. La familia Rodríguez Erdoíza se rozaba con dos mundos diferentes, el de la aristocracia de fortuna, pero a la vez tenían que luchar día a día por mantener el decoro y la forma de vida que les correspondía, y a la cual difícilmente alcanzaban debido a su estrechez económica. Por esa razón se gestó el carácter contradictorio y rebelde que tenía Manuel Xabier y que en el futuro le provocaría estar permanentemente en la montaña rusa del poder político y que a la postre le costaría la vida. La enorme e imponente casa, actualmente en el lugar que ocupa el Banco Central de Chile y en la que vivieron siempre los hermanos Rodríguez Erdoíza, era una herencia dejada por el primer marido de Doña María Loreto. Dicha casa poseía numerosas habitaciones, patios, y salones. Sin embargo, se respiraba un ambiente de mucha austeridad y de escasez económica, ya que contaban con muy pocos sirvientes además de una mínima vida social comparado con otras familias de alcurnia en las que abundaban una larga corte de personas a su servicio, tales como cocineras, cocheros, niñas de mano y en muchas familias los esclavos; de hecho, Carlos Rodríguez padre, poseía dos esclavas para el servicio doméstico, a las que en su testamento de 1823 les otorga la libertad y les regala a cada una una casa de valor de $100 de la época, en retribución a sus abnegados servicios de toda la vida en la casa de la familia Rodríguez Erdoíza.

Other Languages