Manuel Milá

Manuel Milá
Retrato Milá.png
Información personal
Nombre de nacimiento Manuel Milá y Fontanals
Nacimiento 4 de mayo de 1818 Ver y modificar los datos en Wikidata
Villafranca del Panadés, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 16 de julio de 1884 Ver y modificar los datos en Wikidata (66 años)
Barcelona, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española
Información profesional
Ocupación Filólogo, escritor, Catedrático e historiador de la literatura Ver y modificar los datos en Wikidata
Empleador
Miembro de
[ editar datos en Wikidata]

Manuel Milá y Fontanals ( Villafranca del Panadés, 1818- Barcelona, 1884) fue un filólogo y teórico de la estética español.

Biografía intelectual

Estudió derecho y filosofía en las universidades de Cervera y Barcelona. Fue profesor de Estética y de Historia de la Literatura General y Española, en la Universidad de Barcelona (1845), ratificado como catedrático mediante oposición nacional en la que obtuvo el número uno. Entre sus alumnos se contaron destacados escritores e intelectuales como Antonio Rubió y Lluch, Miquel Costa y Llobera y Joan Maragall, pero sobre todo Marcelino Menéndez Pelayo, su discípulo predilecto.[1]

Suele organizarse la evolución ideológica de Milá en tres etapas. En la primera, que empieza en 1844, pese a ser un gran conocedor de los clásicos grecolatinos, abrazó con fervor el Romanticismo, primero el liberal y luego el tradicionalista, contribuyendo a difundirlo decisivamente. En ese sentido fue muy importante su artículo "Clásicos y románticos", publicado en El Vapor en 1836, que puede considerarse como un verdadero manifiesto del movimiento romántico. Compiló este trabajo en su libro Algunos estudios literarios (1836), que recoge también poemas de tema catalán escritos en castellano, como "El trovador del Panadés", y su ensayo semidramático, influido por Goethe y Byron, "Fasque nefasque", del que luego abjuró por considerarlo una travesura juvenil. Su entusiasmo por el Romanticismo histórico está muy claro en "La moral literaria, contraste entre la escuela escéptica y Walter Scott" (1842) y en esta línea se explican sus "Romances de los Reyes Católicos en Barcelona" (1842). Más tarde documentaría la introducción del Romanticismo en Cataluña al escribir "Un párrafo de historia literaria: El Europeo de 1823" (Diario de Barcelona, 1854).[2]

Tras publicar Compendio de arte poética (1844) en forma de prontuario, totalmente imbuido de ideas románticas, se inicia su segunda etapa de estudio y silencio hasta aproximadamente 1853. De ella emerge en el tercer momento como ferviente filólogo romanista y pensador estético con gran capacidad de resolución. Es 1857, el año de publicación como libro de los Principios de Estética, la gran fecha del Milá filósofo y del establecimiento de la Estética en España.[3]

Gran amigo de Pablo Piferrer, Rubió y otros, hasta 1853 pensaba que el catalán era una lengua del pasado imposible de modernizar, y miraba la cultura catalana con más nostalgia que futuro; pero desde esa fecha fue firme impulsor de la Renaixença. Para dar ejemplo creativo, escribió en catalán varios poemas, como La cançó del pros Bernat (1867), La mort de Galinol, (1867) y La complanta d'en Guillem, aunque la lengua científica y filosófica siempre fue para Milá el español. Es interesante recordar cómo el Romancerillo catalán (1853) lo escribió en castellano,[4]​ obra rehecha y vuelta a publicar tres décadas más tarde, de donde procede el texto de El Segadors, luego utilizado como himno catalán.