Manuel Larramendi

Manuel Larramendi ( Andoain, Guipúzcoa, 25 de diciembre de 1690 - Azpeitia, Guipúzcoa, 29 de enero de 1766) fue un escritor, sacerdote, filólogo e historiador español, impulsor de la lengua y la cultura vascas durante la época de la Ilustración y célebre apologista, considerado como precursor del foralismo y del guipuzcoano literario y primer folclorista vasco[1]

Biografía

Mariana de Neoburgo de quien fue confesor Larramendi.

Nacido en Andoain, su verdadero nombre era Manuel de Garagorri Itaztxe, pero, al parecer, ciertas diferencias con su padre hicieron que adoptara el apellido materno probablemente[4]

Entre 1715 y 1720 permaneció en Salamanca, donde fue profesor de gramática durante un año y pronunció el sermón en honor a la difunta reina Margarita 1716.[6] Posteriormente marchó a Valladolid, al colegio San Ambrosio, a predicar y a enseñar teología moral.

No volvería a ejercer la docencia, pues fue nombrado confesor de la viuda de Carlos II, Mariana de Neoburgo. Debido a distintos rumores que se levantaron contra él y la reina, Larramendi acudió a Sevilla, donde su buen nombre fue restituido por Felipe V, para luego retirarse al Santuario de Loyola ( Azpeitia). La primera referencia acerca de él en el santuario data de 1734 donde aparece como "operarius et concionator".[7] Allí permaneció por 30 años, hasta su muerte, no sólo escribiendo en favor del euskera, sino incluso tomando parte en problemas municipales a modo de mediador.

Es considerado uno de los personajes más brillantes y de lengua más afilada en la historia de las Vascongadas, pues además de defender su lengua materna, participó en muchas discusiones y debates acerca de este idioma[9]

Other Languages