Manuel Cortina

Manuel Cortina y Arenzana
Manuel Cortina.jpg
Retrato como decano del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid.
Información personal
Nombre de nacimiento Manuel María Cortina y Arenzana Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 20 de agosto de 1802 Ver y modificar los datos en Wikidata
Sevilla, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 12 de abril de 1879 Ver y modificar los datos en Wikidata (76 años)
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Francmasonería Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Hijos
Información profesional
Ocupación Abogado, político y militar Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados
Participó en Primera Guerra Carlista Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de
[ editar datos en Wikidata]

Manuel Cortina y Arenzana (nacido en Sevilla: 20 de agosto de 1802; fallecido en Madrid: 12 de abril de 1879). Fue un político español, de formación abogado. Aunque su profesión no era la de militar, participó activamente en la Primera Guerra Carlista y otras acciones bélicas en Andalucía, del lado de los liberales.

Trayectoria

Elegido como diputado del Congreso de las Cortes españolas para las legislaturas de 1934, 39, 40, 41, 43, 46, 51, 53 y 54 por las circunscripciones de Sevilla, Huelva, Málaga, Segovia y Madrid[1]​.

Fue presidente de las Cortes entre abril y mayo de 1843. Fue nombrado Senador vitalicio en 1858, constando en esta condición hasta 1860. Al no jurar el cargo, su reconocimiento como senador no llegó a hacerse plenamente efectivo[2]​.

Ministro de la Gobernación entre Octubre de 1840 y Mayo de 1841.

Se unió al movimiento que llevó al gobierno español al Trienio liberal. Opuesto al absolutismo de Fernando VII, siempre estuvo cerca de posiciones liberales y progresistas de la época, y dentro de éstas, del lado moderado. Militó y mantuvo posiciones de liderazgo en el Partido Progresista. Se le atribuye también la condición de francmasón.

Partidario de Espartero, tras el bombardeo de Barcelona se opuso firmemente a él y conspiró para su caída. Estuvo preso en Madrid y en 1846 se reintegró parcialmente a la vida política, si bien sus desavenencias con Isabel II le hicieron retirarse de la actividad de primera línea.

El 4 de enero de 1949 protagonizó un famoso enfrentamiento con el líder de la mayoría conservadora Juan Donoso Cortés, defendiendo Manuel Cortina que el gobierno debía actuar siempre conforme a la legalidad, frente a la suspensión de las garantías constitucionales llevada a cabo por el presidente Narváez para frenar en España la expansión del movimiento revolucionario de 1848. La respuesta de Donoso Cortés haciendo apología de la dictadura, («... cuando la legalidad basta para salvar a la sociedad, la legalidad; cuando no basta, la dictadura »), es conocida como «Discurso de la Dictadura»[3]​, y es, tristemente, una de las contribuciones del pensamiento jurídico y político español más citadas internacionalmente.

Durante el bienio progresista, (1854-1856), al quedar el progresismo divido en dos, encabezó el sector conocido como los progresistas «templados».

Presidente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación en los periodos 1849-1850 y 1855-1857.[4]

Académico de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas desde 1857 hasta su fallecimiento en 1879.[5]

Other Languages