Manuel Bartolomé Cossío

Manuel Bartolomé Cossío
Cossio por Padró.jpg
Manuel Bartolomé Cossío, fotografiado por José Padró (1900-1931), hacia 1920.
Información personal
Nacimiento 22 de febrero de 1857 Ver y modificar los datos en Wikidata
Haro, España
Fallecimiento 2 de septiembre de 1935 Ver y modificar los datos en Wikidata (78 años)
Collado Mediano (Madrid), España
Lugar de sepultura Cementerio civil de Madrid Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad español
Educación
Educación krausista
Información profesional
Ocupación pedagogo e historiador del arte
Conocido por Institución Libre de Enseñanza.
Empleador
[ editar datos en Wikidata]

Manuel Bartolomé Cossío ( Haro, La Rioja, 22 de febrero de 1857 - Collado Mediano, Madrid, 2 de septiembre de 1935), fue un pedagogo krausista español e historiador del arte. Dentro de la Institución Libre de Enseñanza, fue ahijado y alumno favorito de Francisco Giner de los Ríos y su inseparable compañero y su sucesor. Dejó un estudio monumental sobre la obra de El Greco.[2] año de su muerte.

Biografía

Hijo de Natalia Cossío Salinas y Patricio Bartolomé Flores, juez de primera instancia en Haro.[3]

Formación

Tras su paso por el Instituto de Ávila, el 8 de septiembre de 1868 entró como alumno interno en el colegio de sacerdotes seglares de El Escorial recibiendo una rígida educación religiosa; aunque quién más le impresiona es el Padre Montaña y sus "ideas filosófico-históricas". Su periodo en El Escorial concluye coincidiendo con la muerte de su padre en mayo de 1871, y obteniendo en junio el título de bachiller en el Instituto de Ávila. Ese otoño, huérfano y con 14 años, se trasladó con su madre a Madrid, ingresando en la Universidad Central para estudiar Filosofía y Letras e Historia de las Bellas Artes y Arqueología, donde hará amistad con variopintos condiscípulos ( Menéndez Pelayo, Leopoldo Alas y, en especial con Joaquín Costa);[nota 2] el 6 de noviembre de 1874 consiguió su Licenciatura con la calificación de sobresaliente en Historia de la Filosofía, sin poder pagar los derechos del título hasta 1904.

En la capital española se habían instalado primero en casa de su pariente Flores Calderon y su marido y futuro concuñado Vicente Viqueira. Antes de 1877 no hay documentos que den noticia de amistad con Giner (filósofo y pedagogo krausista que se convertiría más tarde en su maestro), aunque es evidente que Cossío tuvo referencias y probables contactos con el filósofo cuando asistía a las clases dominicales en la Universidad, donde también impartía clases Giner. Otro posible vínculo pudo ser el también granadino Riaño, y a cuyas clases de Historia de las Bellas Artes asistió Cossío el curso 1875-76.

Al fundarse la Institución Libre de Enseñanza el 29 de octubre de 1876, Cossío fue uno de sus primeros alumnos. Ese año, el 6 de noviembre falleció su madre, Natalia Cossío, y el joven institucionista desapareció repentinamente de Madrid creando un malentendido que tardaría tiempo en aclararse. La muerte de su única hermana poco tiempo después abocó a Cossío a una entrega absoluta al proyecto de la ILE, donde pronto se integraría como profesor auxiliar primero y más tarde, como maestro de primaria. Entre el verano de 1877 y noviembre de 1879 (fecha de su marcha a Bolonia), Cossío y Giner entablaron una intensa relación. Tras conseguir su doctorado de Filosofía y Letras, Cossío fue enviado por Giner al Colegio de San Clemente de Bolonia, donde antes ya había estado su hermano Hermenegildo Giner de los Ríos.

Continuando su intenso 'periodo de formación', en 1880 asistió a los cursos de Historia, Arte, Pedagogía y Filosofía en la Universidad de Bolonia. Le impresionó la clase de literatura italiana del poeta Giosuè Carducci (aunque como a otros muchos le molestase verle siempre "sucio y desaliñado"), y obtuvo certificado en la Escuela de Pedagogía y Antropología de esa Universidad. También tuvo oportunidad de viajar por Italia, Suiza, Francia, Holanda y Bélgica. En Bruselas, participó en el Congreso Internacional de Enseñanza, donde se presentó la Institución Libre de Enseñanza en el tablero internacional. De regreso a España, fue profesor sustituto en la cátedra de Historia de las Bellas Artes, en el curso 1881-1882 en la Escuela Superior de Diplomática de Madrid; continuando sus clases en la Institución. Ese año de 1882 se le concedió la cátedra de Teoría de Historia del Arte en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona y visitó Portugal.

En 1883 ganó por oposición la dirección del Museo Pedagógico de Primera Enseñanza, después llamado Museo Pedagógico Nacional, fundado el año anterior, en el que permanecería hasta su jubilación en 1929. A su concepción dinámica de esta institución se deben las iniciativas de bibliotecas y material escolar circulantes o las colonias escolares de vacaciones. En 1885 visitó la hermana Institución de Enseñanza fundada por Guillem Cifre de Colonya en Pollensa ( Mallorca). Ese mismo año, tras asistir al curso de Metafísica de Nicolás Salmerón en la Universidad Central, se doctora en Filosofía y Letras.

En 1886 Cossío viajó comisionado por el Gobierno para visitar los principales establecimientos escolares de Francia, Bélgica, Holanda y Gran Bretaña; lo acompañaron Giner de los Ríos y un grupo de alumnos de la ILE. Ese año concluyó su Historia de la pintura española, que no vería la luz hasta tiempo después.

En 1887 el Museo Pedagógico Nacional inauguró las primeras colonias escolares en San Vicente de la Barquera ( Cantabria). En ese mismo año se nombró a Cossío profesor de la Escuela de Estudios Superiores del Ateneo de Madrid. En 1891 obtuvo el título de doctor en Filosofía y Letras.

Madurez

Quinta de San Victorino.

El 9 de agosto de 1893 Bartolomé Cossío, con 36 años de edad, contrajo matrimonio con Carmen López Viqueira, de 27 años, en el templo de Bom Jesús de Braga ( Portugal).[6]

En 1901 se encargó a Cossío la cátedra de Pedagogía General del Museo Pedagógico Nacional. En 1904 recibió los nombramientos de catedrático numerario de Pedagogía Superior del Doctorado de Filosofía y Letras de la Universidad de Madrid y delegado de España en el Congreso Internacional de Educación de San Luis ( Estados Unidos). En 1905 pronunciaría en Bilbao una importante conferencia sobre "El maestro, la escuela y el material de enseñanza", que sentó las bases de una renovación de la escuela en España.

En 1908 se publicó El Greco, biografía y estudio artístico que, además de aportar nuevos datos y ordenar su catálogo, supuso un descubrimiento de la figura y personalidad del pintor greco-español y su revalorización en el siglo XX a partir de una interpretación distinta e innovadora. Desde entonces se convirtió en el referente obligatorio para todo estudio sobre este pintor.

Aquel mismo año su amigo, Joaquín Sorolla pintó los dos retratos que se conocen de Cossío. También viajó a Pau (Francia), donde había muerto su admirado maestro Nicolás Salmerón.

Joaquín Sorolla, Retrato de Manuel Bartolomé Cossío (firmado y datado por el pintor en 1908). Sorolla incluyó en el sobrio retrato de tres cuartos una pequeña reproducción del cuadro de El Greco Caballero de la mano en el pecho.

En 1909 fue pensionado por la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas y visitó los centros de enseñanza más importantes de Alemania y Suiza. En ese periodo, sus hijas asisten a centros educativos alemanes, entre ellos, la Pestalozzi-Fröebel-Haus, de Berlín. En 1910 viajó por Europa y en 1913 el rey Alfonso XIII se entrevista con Cossío como director del Museo Pedagógico Nacional. En 1914 publicó Lo que se sabe de la vida del Greco, con motivo del centenario del pintor.

En 1915, tras la muerte de su maestro cayó enfermo. Para reponerse se instaló primero en El Escorial y luego en Pozuelo de Alarcón ( Madrid). Carmen, su mujer, tuvo que ser internada en una clínica psiquiátrica. El 4 de agosto de 1917, Natalia, hija mayor de Cossío, contrajo matrimonio civil con otro activo institucionista, Alberto Jiménez Fraud, que dirigía la Residencia de Estudiantes en Madrid.

Últimos años

En 1926 durante la celebración del cincuentenario de la Institución Libre de Enseñanza, Cossío que había sido nombrado consejero de Instrucción Pública cinco años antes, escribió (sin firmarlo) el programa pedagógico de la Institución. Finalmente 1929 se jubiló y en homenaje, sus discípulos publicaron el libro De su jornada, con una recopilación de sus escritos. El 20 de marzo de 1930 se le nombró director honorario del Museo Pedagógico Nacional.

En aquél año Cossío enfermó de y al año siguiente se trasladó a Ginebra ( Suiza) para seguir un tratamiento médico, regresando a España cuando se proclamó la República, pero en junio volvió a Ginebra. Sin embargo en esa época (1931), el viejo maestro vio hacerse realidad el viejo sueño que Giner y él mismo llevaban madurado a lo largo de casi medio siglo: la puesta en marcha de las Misiones Pedagógicas, de cuyo patronato el Gobierno le nombraría presidente el 29 de mayo; y en junio es elegido diputado a las Cortes Generales Constituyentes por la conjunción republicano-socialista, pero no puede tomar posesión de su cargo debido a su avanzada edad y enfermedad.

Pasó el verano de 1932 enfermo en Collado Mediano (Madrid). En 1934 se nombra a Cossío, sin consultárselo, "Ciudadano de Honor" de la República. Murió a las dos de la madrugada del 2 de septiembre de 1935 y al día siguiente, tras su traslado a Madrid, fue enterrado en el Cementerio civil del Este y en la misma sepultura que Julián Sanz del Río, Francisco Giner de los Ríos, Fernando de Castro y Pajares y Gumersindo de Azcárate. Después de la inhumación, y siguiendo su deseo expreso, se disolvió sin pronunciar discursos una comitiva compuesta por una muchedumbre compuesta por intelectuales y políticos reconocidos, mezclados con obreros y estudiantes, entre los que se encontraban los participantes en las Misiones Pedagógicas.[nota 5]

Other Languages