Manual de Carreño

Compendio del Manual Carreño

El Manual de urbanidad y buenas maneras o Manual de Carreño, fue escrito por Manuel Antonio Carreño en Venezuela en 1853. Esta obra contiene lecciones y consejos sobre cómo deben comportarse las personas en espacios públicos y privados. Ejemplo: con la familia

Desde su primera publicación ha sido reimpreso y adaptado en numerosas ocasiones, llegando hasta la actualidad. De él provienen expresiones como: “hay que consultar el Carreño”, para atender cuestiones de comportamiento. Este manual fue tan importante y conocido que se menciona en algunas novelas. Por ejemplo, lo encontramos en la novela Como agua para chocolate de Laura Esquivel.

Origen de los manuales de urbanidad

En el siglo XIX la mayoría de estos manuales estaban inspirados en ediciones francesas e inglesas. Sus lecciones se pudieron aplicar en la mayoría de los países, debido a que trataban lugares y situaciones ”comunes.”[1]​ Por ejemplo: en la casa, la calle, un baile, con la familia, etc.

En México los utilizaban principalmente personas de clase media y alta.[1]​ Dependiendo del manual estaba dirigido a distintos públicos según el sexo, la edad (niños o adultos) o para un público en general.

Estos manuales eran utilizados tanto en el hogar como en algunas escuelas. Y la mayoría estaban basados en la moral cristiana. Hacían énfasis sobre el control del cuerpo[2]​ y fomentaron hábitos como la ayuda al necesitado y valores como la humildad.

Tuvieron su auge a principios del siglo XX.[2]​ Hoy en día se conservan muchos de estos manuales que fueron pasados de generación en generación o que fueron heredados por las abuelas. En el caso del Manual Carreño se sigue publicando y aunque ya no es tan usual consultarlo, algunas de sus normas siguen vigentes. Ejemplo: respetar a los padres, asearse antes de salir de casa, caminar sobre la acera y saludar.

Saludo
Other Languages