Manteca colorá

Manteca colorá en un barreño.
Mollete con manteca colorá.

Se llama manteca colorá a la manteca de cerdo de color anaranjado cocinada con trozos de carne (a veces picada), normalmente también de cerdo, pimentón (de ahí el color que le da nombre) y otras especias, habitualmente orégano y laurel. En ocasiones se le añade también un chorro de vinagre, cáscaras de naranja o algún otro ingrediente ácido.

Características

La manteca colorá es típica del sur de España, concretamente de Andalucía y Extremadura, donde suele comerse untada en tostadas (tradicionalmente molletes tostados) para desayunar y merendar.[2]

Other Languages