Mansión Seré

Placa conmemorativa y primer señalización de Mansión Seré, aprobada por unanimidad en el Concejo Deliberante. “Para que el Nunca Más sea realidad, manteniendo la memoria de nuestro pueblo, los gremios, las fuerzas políticas, las APDH (Asociaciones por los Derechos Humanos) de Morón en homenaje a las Víctimas del Terrorismo de Estado. Día Universal de los Derechos Humanos, 10 de diciembre de 1986.”.

La Mansión Sere (también conocida como Quinta de Seré o Atila) fue un centro clandestino de detención (CCD), durante el autodenominado Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983), que dependía de la Fuerza Aérea Argentina.

Historia

Jean Sère (1831-1893).

Era una casa antigua ubicada en la Calle Blas Parera en el límite entre las localidades de Castelar e Ituzaingó, Partido de Morón, Provincia de Buenos Aires.

En 1868, el inmigrante vasco francés Jean Sère adquirió 56 hectáreas en las afueras de Morón. Allí construyó la Quinta Seré, donde se dedicó a la cría de caballos de polo y actividades de ganadería. Al morir Jean, en 1893, los campos fueron divididos entre tres de sus hijos. En 1900, su hija Leocadia, heredera de la parcela lindante con el partido de Ituzaingó, y su marido Santiago Capdepont encargaron al arquitecto Juan Bernardo Seré, hermano de Leocadia, la construcción de la Mansión, un palacete de estilo francés de dos plantas con materiales importados de Europa. La belleza del edificio se veía favorecida por el paisaje rural que la rodeaba.

En 1928, Leocadia adquirió terrenos lindantes alcanzando las 11 hectáreas. Por esos años se hicieron los primeros loteos, dando origen al Barrio Seré.

Por razones no establecidas, la Mansión fue vendida al Municipio de la Ciudad de Buenos Aires en 1949, por una suma cercana a los tres millones de pesos (llamados "pesos moneda nacional"). Luego de la caída de Perón, la propiedad fue virtualmente abandonada hasta 1966.

Durante la presidencia de facto de Juan Carlos Onganía en 1966, el lugar fue habilitado como Casino de Oficiales de la VII Brigada Aérea de Morón, iniciándose así, la presencia militar en la zona. Tras el golpe de 1976, entre 1977 y 1978, el lugar funcionó como centro clandestino de detención bajo la jurisdicción de la Fuerza Aérea con asistencia de la Policía Bonaerense de Castelar. En la jerga de los represores era conocido como "Atila" o "La Mansión".

A pesar de los estrictos controles y vigilancia a que estaban sometidos los prisioneros alojados en la casona, una fuga fue posible y con ello el principio del fin para este Centro Clandestino de Detención. El 24 de marzo de 1978, en coincidencia con el segundo aniversario del golpe militar, el futbolista Claudio Tamburrini, Daniel Rusomano, Guillermo Fernández y Carlos García Muñoz (quien luego se desempeñó en la Secretaría de Derechos Humanos, y debió renunciar tras un escándalo mediático desatado al publicarse que había cumplido condena por una supuesta violación a su esposa en España) lograron evadirse descolgándose desnudos y esposados desde una ventana del primer piso. Estos hechos son recreados en la película Crónica de una fuga, del director de cine Adrián Caetano del año 2006.[1] Luego de la fuga la Mansión fue incendiada por los militares y los prisioneros enviados a varias unidades penales.

Tras la fuga, la Mansión fue incendiada y dinamitada, quedando de ella sólo una ya inestable fachada. En 1985, recientemente recuperada la democracia, el intendente de Morón Norberto García Silva gestiona ante la Municipalidad de Buenos Aires la recuperación del predio mediante un comodato por diez años a la Municipalidad de Morón, para que fuera destinado a la construcción un Polideportivo, llamado "Gorki Grana". El día de la inauguración, el Intendente afirmó: "Donde hubo tinieblas, ahora debe brotar vida".

Las ruinas de Mansión Seré fueron demolidas en el marco de la construcción del Polideportivo. En el año 2002, a través del Proyecto Arqueológico y Antropológico Mansión Seré, se comenzaron excavaciones que lograron recuperar los cimientos y construir un Sitio de Memoria de relevancia nacional e internacional.

Other Languages