Maniqueísmo

Electi maniqueos, representados como escribas, con inscripción de panel en uigur. Manuscrito de Khocho, Cuenca del Tarim, (Museum für Indische Kunst, Berlín, MIK III 6368 R), pintura sobre papel, siglos VIII o IX.

Maniqueísmo es el nombre que recibe la religión universalista fundada por el sabio persa Mani (o Manes) (c. 215-276), quien decía ser el último de los profetas enviados por Dios a la humanidad.

El maniqueísmo se concibe desde sus orígenes como la fe definitiva, por cuanto pretende completar e invalidar a todas las demás. Al rivalizar en este sentido con otras religiones, como el zoroastrismo, el budismo, el cristianismo y el islam, de sus contactos con ellas se derivaron numerosos fenómenos de fusión doctrinal.

La definición teológica del maniqueísmo ha dividido a la crítica. Mientras que, para algunos eruditos, el fenómeno maniqueo no es reductible a una concepción dualista de la divinidad y el cosmos, ni es definible como gnosticismo,[2]

Se divulgó desde la Antigüedad tardía por el Imperio romano e Imperio Sasánida, y en la Edad Media, por el mundo islámico, Asia Central y China, donde perduraría, al menos, hasta el siglo XVII.

Por ello, sus escritos litúrgicos sagrados y fuentes propias se encuentran registrados en múltiples lenguas, entre ellas, latín, griego, copto, persa medio, chino, parto, sogdiano, etcétera. Por lo demás, existen fuentes no maniqueas que informan sobre las creencias y costumbres de esta religión desde San Agustín a al-Biruni. En la Edad Media, catarismo y bogomilismo fueron consideradas herejías de raigambre maniquea, y en la actualidad algunas sectas y nuevas religiones se declaran maniqueas o neomaniqueas, aunque sin relación directa o histórica con el maniqueísmo.

Historia

Sala maniquea (Moni dian) del templo Longxing en el distrito de Zhengding en la provincia china de Hebei.
Electi en una pintura mural procedente de Khocho, en el Turquestán chino, conservada en el Museum für Indische Kunst de Berlín, siglos X-XI.

Comenzando en el siglo III en Babilonia, en el Imperio Sasánida, se extendió a través del Oriente hasta China por la cuenca del río Tarim, y en muchas partes del Imperio romano. Fue una religión universalista, que aprovechó la Ruta de la Seda para su expansión, pero que se vio pronto perseguida en el área islámica y el Occidente cristiano, perdurando sobre todo en el Extremo Oriente.

Según todas las evidencias disponibles, el maniqueísmo sobrevivió, fundamentalmente, en China, hasta inicios del siglo XVII, durante la dinastía Ming (1368-1644),[3] y algunas de sus ideas y principios, incluso, hasta más adelante, a principios del siglo XX.

En 2005 un equipo de estudiosos ha postulado la posibilidad de que un culto maniqueo haya podido sobrevivir hasta el presente.[4]

Other Languages
العربية: مانوية
مصرى: مانويه
azərbaycanca: Manixeizm
беларуская: Маніхейства
беларуская (тарашкевіца)‎: Маніхейства
български: Манихейство
বাংলা: মানি ধর্ম
català: Maniqueisme
čeština: Manicheismus
Deutsch: Manichäismus
Ελληνικά: Μανιχαϊσμός
English: Manichaeism
Esperanto: Manikeismo
eesti: Manilus
euskara: Manikeismo
galego: Maniqueísmo
עברית: מניכאיזם
हिन्दी: मानी धर्म
hrvatski: Manihejstvo
magyar: Manicheizmus
interlingua: Manicheismo
Bahasa Indonesia: Maniisme
íslenska: Manikeismi
italiano: Manicheismo
日本語: マニ教
ქართული: მანიქეიზმი
한국어: 마니교
Кыргызча: Манихейчилик
Ligure: Manicheismo
latviešu: Maniheisms
Bahasa Melayu: Manichaeisme
Nederlands: Manicheïsme
norsk bokmål: Manikeisme
occitan: Maniqueïsme
polski: Manicheizm
português: Maniqueísmo
română: Maniheism
русский: Манихейство
srpskohrvatski / српскохрватски: Manihejstvo
Simple English: Manichaeism
slovenčina: Manicheizmus
slovenščina: Manihejstvo
српски / srpski: Манихејство
svenska: Manikeism
Türkçe: Mani dini
татарча/tatarça: Манихейлык
українська: Маніхейство
اردو: مانویت
oʻzbekcha/ўзбекча: Moniylik
Tiếng Việt: Mani giáo
吴语: 魔尼教
中文: 摩尼教