Mangana

Mangana.

Mangana es el nombre genérico de las máquinas balísticas usadas en Europa durante la Baja Edad Media. También se usó el término mangonel.

Un mangonel era un tipo de catapulta o arma de asedio utilizada en el período medieval para lanzar proyectiles a los muros de un castillo. Aunque no eran especialmente precisos, los mangoneles eran capaces de soltar proyectiles hasta unos 400 metros de distancia. El mangonel no tenía la exactitud o el alcance de un trabuquete o fundíbulo (que fue introducido más tarde, poco antes del descubrimiento y el uso extendido de la pólvora). El mangonel lanzaba proyectiles a una trayectoria inferior que el fundíbulo.

Origen

El mangonel se describe como una versión medieval de la catapulta de la antigua Roma apodada onagro, debido a que la fuerza con que se descarga es similar a como lo hace una mula. Es una catapulta con un único brazo de torsión que tensa la cuerda donde está sujeto el proyectil. Un mecanismo similar y quizás más antiguo era apodado el escorpión por su semejanza con la cola y los efectos de la picadura de este.

La fuerza del onagro proviene de la tensión de sus cuerdas retorcidas, similar a la balista, exceptuando que un onagro tiene sólo un brazo mientras la balista tiene dos. Los romanos mejoraron enormemente la maniobrabilidad del onagro añadiendo ruedas a su base. Las ruedas y por tanto su peso más ligero facilitaron su movilidad.

La palabra mangonel proviene de la palabra griega magganon, que quiere decir "ingenio de guerra", pero fue primeramente usado en los asedios medievales. El tipo exacto de máquina descrito con el nombre de mangonel es todavía motivo de discordia.

Luis Marini en su obra Delle machine antiche ( Roma, 1824) afirma que se empleó de forma general la palabra mangana en la Edad Media y es de origen griego y de ahí al Bajo Imperio con los siguientes nombres: "manga, mangonalia, mangonello, mangonell, etc."

En tiempos del historiador ateniense Tucídides, la mangana era una máquina de tiro.

En el ejército de Bizancio era una máquina de guerra destinada a arrojar piedras.

Según el tratadista Almirante, también en tiempos de Constantino el Grande era el nombre que se daba en Constantinopla al arsenal o maestranza donde se construían o reparaban las máquinas de guerra. En Francia, según refiere Jean Froissart, la misma palabra mangonneau llegó a designar, por extensión, la máquina y el proyectil que disparaba.

La mención más antigua de estas máquinas que se halla en manuscritos y crónicas de la Edad Media, es la que hace en su poema De bello Parisiaco el monje Abbo, que las vio utilizar a los normandos en el sitio de París de los años 885 a 887: «mangana quae proprio vulgi libitu vocitantur». En esto y en que los normandos no tuvieron contacto con los pueblos de la antigüedad clásica, se funda Rudolf Schneider en Die Artillerie des Mittelalters, Berlín, 1910, para atribuirles la invención de esta clase de arma, que más tarde se extendió por toda Europa y subsistió hasta bastante tiempo después de la aparición de la artillería.

Other Languages
العربية: منجنيق
azərbaycanca: Mancanaq
català: Manganell
Deutsch: Mangonel
English: Mangonel
Esperanto: Mangonelo
suomi: Mangoneli
français: Mangonneau
Bahasa Indonesia: Mangonel
italiano: Manganella
日本語: マンゴネル
Nederlands: Mangonel
norsk bokmål: Mangonel
occitan: Manganèl
پښتو: منجنيق
português: Manganela
русский: Патерелла
Türkçe: Mangonel
اردو: منجنیق