Majada

Majada en el valle de Chistau en el Alto Cinca (Aragón, España)

Una majada es un paraje en medio del campo o de la montaña que sirve como refugio del pastor y de su ganado por las noches durante las épocas del pastoreo y de la trashumancia, cuando ya ha pasado el invierno y se acerca el verano. Se compone de una o varias casas pequeñas o chozas que sirven de cobertizo al ganado y acondicionadas como refugio para el pastor, rodeadas por una cerca, normalmente de piedra, que hace las veces de corral. Se suelen situar en zonas donde el agua, los pastos y el alimento son abundantes y los animales puedan estar suficientemente abastecidos. Normalmente no se encuentran aisladas sino reunidas en pequeñas agrupaciones, dando lugar algunas de ellas a numerosas localidades españolas, las cuales han tomado el nombre de la propia construcción, como es el caso de Majadas de Tiétar (Cáceres), Las Majadas (Cuenca), Majaelrayo (Guadalajara) o Majadahonda (Madrid).[1]

Majadeo

Caballos pastando en las proximidades de la carretera que conduce al mirador de la Curota, en la Serra de Barbanza (La Coruña, España).

Esta práctica ancestral en España e Iberoamérica, también llamada "redileo" o "sirle", consiste en hacer dormir al ganado durante una sola noche en una parcela acotada por una red o cualquier otro recurso fácil de transportar. A la noche siguiente se mueve el cercado hacia otra parcela contigua, y así sucesivamente hasta conseguir que el ganado haya dormido en toda la superficie de la majada. Normalmente se le asigna a cada oveja un espacio de un m2 dentro del cercado.[2]

Esta práctica tradicional, aunque resulta un ejemplo claro de explotación sostenible, ha entrado en crisis en los últimos años, en gran medida por el abandono que sufre la práctica de la trashumancia en España, aunque también por el cambio de uso de las zonas de puertos de oveja a vaca (especialmente de razas no autóctonas), que implica una sobrecarga de los delicados pastos de altura.[4]

En algunos casos, en España, se emplea el término majada, por extensión, no al lugar donde se retira o guarda el ganado, sino al rebaño propiamente dicho. Así, Camilo José Cela, en su Viaje a a la Alcarria dice:

Un pastor guarda la majada en el hocino de un arroyo

Other Languages
aragonés: Mallata
asturianu: Majada
čeština: Ovčín
euskara: Saroi
français: Bergerie
italiano: Ovile
Nederlands: Schaapskooi
русский: Овчарня