Mahoma

Mahoma
محمد Muḥammad
Maome.jpg
Ilustración del siglo XV de una copia de un manuscrito de Al-Biruni que representa a Mahoma predicando El Corán en La Meca.
Información personal
Nombre de nacimiento محمد Ver y modificar los datos en Wikidata
Nombre nativo أَبُو القَاسِم مُحَمَّد بنِ عَبد الله بنِ عَبدِ المُطَّلِب Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 26 de abril de 570
La Meca, actual Arabia Saudita
Fallecimiento 8 de junio de 632 (62 años)
Yazrib ( Arabia), hoy en día Medina, en el Hiyaz ( Arabia Saudita)
Lugar de sepultura Masjid al-Nabawi Ver y modificar los datos en Wikidata
Etnia Árabe ( Quraysh)
Religión Hanif e islam Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Abd Allah ibn Abd al-Muttalib Ver y modificar los datos en Wikidata
Amina bint Wahb Ver y modificar los datos en Wikidata
Cónyuge
Hijos
Información profesional
Ocupación Profeta y apóstol Ver y modificar los datos en Wikidata
Conocido por Fundar el islam
[ editar datos en Wikidata]

Mahoma ( La Meca, c. 26 de abril de 570- Medina, 8 de junio de 632) fue el fundador del islam. Su nombre completo en lengua árabe es Abu l-Qāsim Muḥammad ibn ʿAbd Allāh al-Hāšimī al-Qurayšī (ابو القاسم امحمد ابن عبد الله ابن عبد المطلب ابن هاشم القريش), que se castellaniza como «Mahoma».[1]

En la religión musulmana, se considera a Mahoma «el último de los profetas» (jātim al-anbiyā' خاتم الأنبياء), el último de una larga cadena de mensajeros enviados por Dios para actualizar su mensaje, entre cuyos predecesores se contarían Abraham, Moisés y Jesús de Nazaret. A su vez, el Bahaísmo lo venera como un profeta o " Manifestación de Dios", cuyas enseñanzas habrían sido actualizadas por las de Bahá'u'lláh, fundador de esta religión.[2]

Vida de Mahoma

Vida anterior a la predicación

Su nacimiento e infancia

Mahoma en brazos de su madre (ambos velados) en una miniatura turca. El arte islámico no suele representar a Mahoma, y cuando lo ha hecho (en ilustraciones orientales medievales, principalmente) ha sido en la mayoría de los casos con el rostro velado.

Árabe de la tribu de Quraysh, nació en La Meca (مكة) alrededor del 570.[3] La Meca se encuentra en la región de Hiyaz en la actual Arabia Saudí. Fue hijo póstumo de Abd Allah ibn Abd al-Muttalib, miembro del clan de los hachemí.

La costumbre de los más honorables de la tribu de Quraysh era enviar a sus hijos con niñeras beduinas con el propósito de que crecieran libres y saludables en el desierto, para poder también robustecerse y aprender de los beduinos, que eran reconocidos por su honradez y la carencia de numerosos vicios, y Mahoma fue confiado a Bani S’ad.[4]

Apertura del pecho

El primer milagro que se narra sobre Mahoma en la compilación de los hadices es que el arcángel Gabriel descendió y abrió su pecho para sacar su corazón. Extrajo un coágulo negro de éste y dijo «Esta era la parte por donde Satán podría seducirte». Después lo lavó con agua del pozo de Zamzam en un recipiente de oro y devolvió el corazón a su sitio. Los niños y compañeros de juego con los que se encontraba corrieron hacia su nodriza y dijeron: «Mahoma ha sido asesinado»; todos se dirigieron a él pero descubrieron que estaba vivo.[6]

Encuentro con el monje Bahira

En aquella época La Meca era un centro comercial próspero, principalmente porque existían varios templos que contenían diferentes ídolos, lo cual atraía a un gran número de peregrinos. Mercaderes de diferentes tribus visitaban La Meca en la época del peregrinaje, cuando las guerras tribales estaban prohibidas y podían contar con un viaje seguro. En su adolescencia, Mahoma acompañó a su tío por sus viajes a Siria y otros lugares. Por tanto, pronto llegó a ser una persona con amplia experiencia en las costumbres de otras regiones.

A los doce años se dirigió a Basora con su tío Abu Tâlib y tuvieron un encuentro con un monje llamado Bahira. Algunos orientalistas dicen que esto demuestra que Mahoma aprendió de él los libros sagrados, pero los estudiosos musulmanes refutan esta opinión alegando que no pudo haber aprendido en la hora de la comida ese conocimiento y que además no se registra un segundo encuentro con este monje. En los hadices se narra que Bahira reconoció algunas señales de la profecía de Mahoma y le advirtió a su tío sobre llevarlo a Siria por temor de los judíos y romanos (en aquel entonces los bizantinos).[7]

Matrimonio con Jadiya

Mahoma no tuvo un trabajo específico en su juventud, pero se ha reportado que trabajó como pastor para Bani Sad y en La Meca como asalariado.[7] Jadiya tuvo seis hijos con Mahoma, dos varones y cuatro mujeres. Todos nacieron antes de que Mahoma recibiera la primera revelación. Sus hijos Al-Qasim y Abdullah murieron en la infancia en La Meca. Sus cuatro hijas se llamaban Zainab, Ruqayyah, Umm Kulzum y Fátima. Jadiya sería posteriormente la primera persona en aceptar el islam después de la revelación.

Las primeras revelaciones

Mahoma recibiendo la revelación del ángel Gabriel en una miniatura iraní del siglo XV. Aquí Mahoma aparece con el rostro descubierto, algo que no es habitual.

Mahoma era de carácter reflexivo y rutinariamente pasaba noches meditando en una cueva ( Hira) cerca de La Meca. Los musulmanes creen que en 610 a los cuarenta años de edad, mientras meditaba, Mahoma tuvo una visión del arcángel Gabriel. Las primeras revelaciones hicieron que Mahoma llegase a pensar que estaba bajo el influjo de una presencia demoníaca, llevándolo cerca del suicidio. La mediación de su esposa evitó tal desenlace y animó a Mahoma a escuchar las revelaciones. Mahoma describió luego esta visita como un mandato para memorizar y recitar los versos enviados por Dios. Durante su vida, Mahoma confió la conservación de la palabra de Dios ( Allah الله), trasmitida por Gabriel (Yibril, جبريل), a la retentiva de los memoriones, quienes la memorizaban recitándola incansablemente que después de su muerte serían recopilados por escrito en el Corán debido a la primordial importancia de conservar el mensaje original en toda su pureza, sin el menor cambio ni de fondo ni de forma. Para ello emplearon materiales como las escápulas de camello, sobre las que grababan los versículos del Corán. El arcángel Gabriel le indicó que había sido elegido como el último de los profetas y como tal predicó la palabra de Dios sobre la base de un estricto monoteísmo, prediciendo el Día del Juicio Final.

De acuerdo con el Corán y las narraciones, Mahoma era analfabeto (ummi), hecho que la tradición musulmana considera una prueba que autentifica al Corán (Al-Qur'ān, القران), libro sagrado de los musulmanes, como portador de la verdad revelada. Sin embargo, hay al menos dos hadices que muestran que Mahoma no era analfabeto Bujari 1305. ‘Abdullah bin ‘Abbâs dijo: «La enfermedad del Profeta (ByP) empeoró un jueves». Entonces el Profeta (ByP) dijo: «Traedme algo para escribir que os redactaré un escrito y no os perderéis después de ello». La gente disputó, y no es correcto disputar frente a un profeta. La gente dijo: «La enfermedad del Profeta (ByP) se ha puesto muy grave». El Profeta (ByP) dijo: «Dejadme, que el estado en el cual estoy ahora es mejor que lo que vosotros me proponéis».
Al-Bara' dijo: «Así el Mensajero de Allah, tomó el documento, y aunque no podía escribir bien escribió: “Esto es lo que Muhammad ibn' Abdullah concluye...”» (Esto sucedió durante las negociaciones del tratado de Hudaybiyyah).[8]

Esta es la cueva de Hira donde dijo Mahoma que se le apareció el ángel Gabriel.

Esta visión perturbó a Mahoma, pero su esposa Jadiya le aseguró que se trataba de una visión real y se convirtió en su primera discípula. Transformado en un rico y respetado mercader, recibió la revelación del ángel Gabriel, que le invitó a predicar una nueva religión.

Rechazo

Mahoma es defendido por su suegro Abu Bakr. Miniatura turca del siglo XVI.

A medida que los seguidores de Mahoma comenzaban a aumentar en número, su acción crítica con el politeismo lo convirtió en una amenaza para los jefes de las tribus locales. La riqueza de estas tribus se basaba en la Kaaba, el recinto sagrado de los ídolos de los árabes y el punto principal religioso de La Meca. Si rechazaban a dichos ídolos, tal como Mahoma predicaba, no habría peregrinos hacia La Meca, ni comercio, ni riqueza. El repudio al politeísmo que denunciaba Mahoma era particularmente ofensivo a su propia tribu, la qurayshí, por cuanto ellos eran los guardianes de la Kaaba. Es por esto que Mahoma y sus seguidores se vieron perseguidos[ cita requerida].

En el año 619 fallecieron Jadiya, la esposa de Mahoma, y su tío Abu Talib. Este año se conoce como el "año de la tristeza". El clan al que pertenecía Mahoma lo repudió y sus seguidores sufrieron hambre y persecución.

Isra y Miraj

En 620, Mahoma afirmó haber hecho un viaje en una noche que es conocido como Isra y Miraj. Isra es la palabra en árabe que se refiere a un viaje milagroso desde La Meca a Jerusalén, específicamente al lugar conocido como Masjid al-Aqsa. Isra fue seguida por el Mi'rāŷ, su ascensión al cielo, donde según él, recorrió los siete cielos y se comunicó con profetas que le precedieron, como Abraham, Moisés o Jesús.

La Hégira

La vida de la pequeña comunidad musulmana en La Meca no sólo era difícil, sino también peligrosa. Las tradiciones árabes afirman que hubo varios atentados contra la vida de Mahoma[ cita requerida], quien finalmente decidió trasladarse a Yazrib (la actual Medina) en el 622, un gran oasis agrícola donde había seguidores suyos. Rompiendo sus vínculos con las lealtades tribales y familiares, Mahoma demostraba que estos vínculos eran insignificantes comparados con su compromiso con el islam, una idea revolucionaria en la sociedad tribal de la Arabia. Esta migración a Medina marca el principio del año en el calendario islámico. El calendario islámico cuenta las fechas a partir de la Hégira (هجرة), razón por la cual las fechas musulmanas llevan el prefijo AH (año de la Hégira).

Mahoma llegó a Medina como un mediador, invitado a resolver querellas entre los bandos árabes de Aws y Khazraj. Logró este fin absorbiendo a ambas facciones en la comunidad musulmana y prohibiendo el derramamiento de sangre entre los musulmanes. Sin embargo, Medina era también el lugar donde vivían varias tribus judías. Mahoma esperaba que estas tribus lo reconocieran como profeta, lo cual no ocurrió. Algunos académicos afirman que Mahoma abandonó la esperanza de ser reconocido como profeta por los judíos, y que, por tanto, la alquibla, es decir, la dirección en la que rezan los musulmanes, fue cambiada del antiguo templo de Jerusalén a la Kaaba en La Meca.

Mahoma emitió un documento que se conoce como La Constitución de Medina (en 622-623), en la cual se especifican los términos en que otras facciones, particularmente los judíos, podían vivir dentro del nuevo estado islámico. De acuerdo con este sistema, a los judíos y cristianos les era permitido mantener su religión mediante el pago de un tributo[ cita requerida] (no así a los practicantes de religiones consideradas paganas). Este sistema vendría a tipificar la relación entre los musulmanes y los dhimmis, y esta tradición es la razón de la relativa estabilidad que normalmente existía en los califatos árabes. Las principales tribus judías de Medina ( Banu Qurayza o Banu Nadir) no fueron citadas por La Constitución de Medina .

La guerra

Mahoma recibe una revelación durante una batalla. Manuscrito oriental medieval.

Las relaciones entre La Meca y Medina se deterioraron rápidamente. Todas las propiedades de los musulmanes en La Meca fueron confiscadas[ cita requerida], mientras que en Medina Mahoma lograba alianzas con las tribus vecinas.

Los seguidores de Muhammad comenzaron a asaltar las caravanas que se dirigían a La Meca. En marzo de 624, Mahoma condujo a trescientos guerreros en un asalto a una caravana de mercaderes que se dirigía a La Meca. Los integrantes de la caravana lograron rechazar el ataque y posteriormente decidieron dirigir una represalia contra los musulmanes[ cita requerida], enviando un pequeño ejército a invadir a Medina. El 15 de marzo de 624, en un lugar llamado Badr, ambos bandos chocaron. Si bien los seguidores de Mahoma eran numéricamente tres veces inferiores a sus enemigos (trescientos contra mil), los musulmanes ganaron la batalla. Éste fue el primero de una serie de logros militares por parte de los musulmanes.

El dominio de Mahoma se consolida

Para los musulmanes, la victoria de Badr resultaba una ratificación divina de que Mahoma era un legítimo profeta. Después de la victoria, y una vez que el clan judío de Banu Qainuqa fue expulsado de Medina, todos los ciudadanos de este lugar adoptaron la fe musulmana[ cita requerida] y Mahoma se estableció como el regente de facto de la ciudad.

Después de la muerte de su esposa, Mahoma contrajo matrimonio con Aisha, la hija de su amigo Abu Bakr (quien posteriormente se convertiría en el líder de los musulmanes tras la muerte de Mahoma). En Medina también se casó con Hafsah, hija de Umar (quien luego sería el sucesor de Abu Bakr). Estos casamientos sellarían las alianzas entre Mahoma y sus principales seguidores.

La hija de Mahoma, Fátima, se casó con Ali, primo de Mahoma. Otra hija, Ruqayyah, contrajo matrimonio con Uzman pero ella falleció y después Uzman se casó con su hermana Umm Kulzum. Estos hombres surgirán en los años subsiguientes como los sucesores de Mahoma (califas) y líderes políticos de los musulmanes. Por tanto, los cuatro primeros califas estaban vinculados a Mahoma por los diferentes matrimonios. Los musulmanes consideran a estos califas como los rashidún (الخلفاء الراشدون), que significa «guiados».

Continúa la guerra

Detalle de la miniatura El Profeta, Ali, y sus compañeros en la Matanza de prisioneros de la tribu judía Banu Qurayza, ilustración de un texto del siglo XIX de Muhammad Rafi Bazil.

En 625 un jefe de La Meca, Abu Sufyan, marchó contra Medina con 3000 hombres. En la batalla de Uhud que se libró el 23 de marzo, no salió victorioso ninguno de los dos bandos. El ejército de La Meca afirmó haber ganado la batalla, pero quedó demasiado diezmado como para perseguir a los musulmanes de Medina y ocupar la ciudad.

En abril de 627, Abu Sufyan emprendió otro ataque contra Medina, pero Mahoma había cavado trincheras alrededor de la ciudad y pudo defenderla exitosamente en lo que se conoce como la Batalla de la Trinchera. En esta batalla, la tribu judía de Banu Qurayza se había aliado con el ejército de La Meca[ cita requerida], por lo que los musulmanes emprendieron guerra contra ellos, derrotándolos.

Tras la victoria de la Guerra de las Trincheras, los musulmanes expandieron su influencia a través de conversiones o conquistas de varias ciudades y tribus, aplicando el mismo concepto bélico de Jihad.

La conquista de La Meca

Antes de su muerte en 632, Mahoma había consolidado su dominio sobre la península de Arabia.

En el año 628, la posición de Mahoma era lo suficientemente fuerte para decidir su retorno a La Meca, esta vez como un peregrino. En marzo de ese año, se dirigió a La Meca seguido de 1600 hombres. Después de diversas negociaciones, se firmó un tratado en un pueblo cercano a La Meca llamado al-Hudaybiyyah. Si bien a Mahoma no se le permitió ese año entrar en La Meca, las hostilidades cesaron y a los musulmanes se les autorizó el acceso a la ciudad en el año siguiente. Mahoma justificó el tratado ante sus fieles mediante la revelación de los llamados "versos satánicos", que admitían a otras deidades. La aceptación de dichas deidades hizo que el número de seguidores se multiplicase y Mahoma fuese de nuevo admitido en La Meca. Posteriormente, Mahoma se retractó de dichos versos alegando haber sido dados por injerencia demoníaca. El tratado duró solo dos años, ya que en 630 los regentes de La Meca lo rompieron[ cita requerida]. Como consecuencia de esto, Mahoma marchó hacia esa ciudad con un ejército de más de 10 000 hombres y la conquistó sin encontrar resistencia. Mahoma amnistió a los habitantes de la ciudad salvo a quienes lo habían injuriado y a los musulmanes apóstatas. Mandó matar a éstos “incluso si eran hallados bajo las cortinas de la Kaaba”. Plantilla:Ibn Ishaq, p 550. Muchos habitantes se convirtieron al islam. Mahoma destruyó los ídolos de la Kaaba y prohibió a los no musulmanes peregrinar a la Meca, convirtiéndola así en el lugar sagrado del islam y principal sitio de peregrinaje de la nueva religión. A pesar de que Mahoma no estuvo presente en el asalto a la ciudad (como en todas las batallas, por prescripción coránica), administraba la quinta parte del botín para repartirlo entre los más necesitados. Los cuatro quintos restantes pertenecían siempre a los combatientes. Cobró un rescate 45 onzas de plata por cada prisionero, rescate que fue repartido entre los necesitados. Mahoma no llegó nunca a saciarse de comida alguna, en su casa no había sino lo necesario para pasar el día y para los invitados que a ella acudían.

La capitulación de La Meca y la derrota de las tribus enemigas Hunayn permitió a Mahoma imponer su dominio sobre toda Arabia. Sin embargo, Mahoma no formó ningún gobierno, sino que prefirió gobernar a través de las relaciones personales y los tratados con las diferentes tribus.

La vida familiar de Mahoma

Desde 595 hasta 619, Mahoma solo tuvo una esposa, Jadiya, una rica mujer de La Meca que contaba 27 años (40 según otras fuentes) cuando se casó.

Después de su muerte contrajo matrimonio con Sawdah, y al poco tiempo con Aisha, hija de Abu Bakr —quien posteriormente sucedería a Mahoma—. Según algunos hadices, Aisha tenía 6 años de edad cuando fue prometida al profeta, que tenía 54, aunque el matrimonio se consumó cuando ella tenía 9 años. Hay, sin embargo, estudiosos musulmanes del siglo XX que creen que dichos datos son erróneos y que Aisha era considerablemente mayor.[10]

Más tarde se casó con Hafsa, con Zaynab (quien era mujer de su hijo adoptivo Zaid), Ramlah, hija de un líder que combatió a Mahoma, y con Umm Salama, viuda de un combatiente musulmán.

También se casó[ cita requerida] con una cristiana de nombre Mariyah Al-Qibtía (Mariyah, la copta) tuvo otro hijo con ella después de mudarse a Medina. Ese séptimo y último hijo se llamaba Ibrahim ibn Muhammad. Al igual que sus hermanos varones, Ibrahim falleció en su niñez; se dice que murió a los 17 o 18 meses de edad.

Se casó con una judía de nombre Safiyya bint Huyayy. Tuvo varias otras esposas, de número impreciso entre estas 9 reseñadas, que afirman casi todos los expertos como seguras, y las más de 20 que algunos le estiman. Algunas de estas mujeres eran esposas de seguidores de Mahoma muertos en batalla, mientras que otras eran hijas de sus aliados.

Mahoma prescribió un máximo de cuatro esposas por musulmán, por lo que su casamiento con al menos nueve mujeres constituye la única excepción dentro de la fe.

Lista

La muerte de Mahoma

Muerte de Mahoma en el Siyer-i Nebi de 1596.

Después de una corta enfermedad, Mahoma falleció el 8 de junio de 632 en la ciudad de Medina a la edad de 63 años. La dolencia es tradicionalmente atribuida a la ingestión de una pieza de carne envenenada, preparada por una mujer perteneciente a una población judía de Khaibar. Esto se produjo tres años antes de su muerte, tras la caída y represión de Khaibar frente a las tropas islámicas.

Abu Bakr, el padre de Aisha, la tercera mujer de Mahoma, fue elegido[ cita requerida] por los líderes de la comunidad musulmana como el sucesor de Mahoma, pues éste era el favorito de Mahoma. Cualquiera que hayan sido los hechos, lo cierto es que Abu Bakr se convirtió en el nuevo líder del islam. La mayor parte de su corto reinado la pasó combatiendo tribus rebeldes en lo que se conoce como las Guerras Ridda.

A la fecha de la muerte de Mahoma, había unificado toda la Península Arábica[ cita requerida] y expandido la religión islámica en esta región, así como en parte de Siria y Palestina.

Posteriormente los sucesores de Mahoma extendieron el dominio del imperio árabe a Palestina, Siria, Mesopotamia, Persia, Egipto, el Norte de África y Al-Ándalus.

Descendientes de Mahoma

A Mahoma le sobrevivieron su hija Fátima y los hijos de ésta y también su última esposa. Los chiíes afirman que el esposo de Fátima, Alí y sus descendientes, son los verdaderos líderes del islam. Los sunníes no aceptan esta afirmación, si bien respetan a los descendientes de Mahoma.

Los descendientes de Mahoma son conocidos por diferentes nombres, tales como sayyid y sharif. Muchos líderes y nobles de los países musulmanes, actuales y pasados, afirman ser descendientes de Mahoma con variables grados de credibilidad, tales como la dinastía fatimí del Norte de África, los idrisíes, la actual familia real de Marruecos y Jordania y los imanes ismaelitas que usan el título de Aga Jan.

Other Languages
Acèh: Muhammad
Afrikaans: Mohammed
Alemannisch: Mohammed
አማርኛ: መሐመድ
aragonés: Mahoma
Ænglisc: Mahomet
العربية: محمد
ܐܪܡܝܐ: ܡܘܚܡܕ
مصرى: محمد
asturianu: Mahoma
azərbaycanca: Məhəmməd
žemaitėška: Mahuomets
Bikol Central: Mahoma
беларуская: Магамет
беларуская (тарашкевіца)‎: Мухамад
български: Мохамед
Bislama: Muhammed
བོད་ཡིག: མུ་ཧ་མད།
brezhoneg: Mohammed
bosanski: Muhammed
буряад: Мухаммед
català: Muhàmmad
Mìng-dĕ̤ng-ngṳ̄: Muhammad
нохчийн: Мухьаммад
Cebuano: Mahoma
کوردیی ناوەندی: محەممەد
corsu: Magumetu
qırımtatarca: Muhammed (peyğamber)
čeština: Mohamed
Cymraeg: Muhammad
dansk: Muhammed
Deutsch: Mohammed
Zazaki: Mıhemmed
ދިވެހިބަސް: މުޙައްމަދުގެފާނު
Ελληνικά: Μωάμεθ
English: Muhammad
Esperanto: Mohamedo
eesti: Muḩammad
euskara: Mahoma
estremeñu: Mahoma
فارسی: محمد
suomi: Muhammad
Võro: Muhamed
føroyskt: Muhammed
français: Mahomet
Frysk: Mohammed
Gaeilge: Mahamad
贛語: 穆罕默德
Gàidhlig: Mohammed
galego: Mahoma
Avañe'ẽ: Muhámad
ગુજરાતી: મુહમ્મદ
Gaelg: Mahommad
Hausa: Muhammad
客家語/Hak-kâ-ngî: Muhammad
Hawaiʻi: Mohameka
עברית: מוחמד
हिन्दी: मुहम्मद
Fiji Hindi: Mohammed
hrvatski: Muhamed
Kreyòl ayisyen: Mahomet
interlingua: Mahomet
Bahasa Indonesia: Muhammad
Igbo: Muhammad
Ilokano: Mahoma
Ido: Muhamad
íslenska: Múhameð
italiano: Maometto
Patois: Muhammad
Basa Jawa: Muhammad
ქართული: მაჰმადი
Qaraqalpaqsha: Muxammed
Taqbaylit: Muḥemmed
қазақша: Мұхаммед
ಕನ್ನಡ: ಮುಹಮ್ಮದ್
한국어: 무함마드
कॉशुर / کٲشُر: محمد
Kurdî: Mihemed
kernowek: Mahomm
Latina: Mahometus
Ladino: Muhamad
Lëtzebuergesch: Mohammed
лезги: Мугьаммад
Limburgs: Moeamed
lumbaart: Maumèt
lietuvių: Mahometas
latviešu: Muhameds
Malagasy: Mohameda
олык марий: Мохаммад
Baso Minangkabau: Muhammad
македонски: Мухамед
മലയാളം: മുഹമ്മദ്
монгол: Мухамэд
Bahasa Melayu: Nabi Muhammad s.a.w.
Malti: Muħammed
Mirandés: Maomé
မြန်မာဘာသာ: မိုဟာမက်
مازِرونی: محمد
Nāhuatl: Mahoma
Napulitano: Mametto
Plattdüütsch: Mohammed
Nedersaksies: Mohammed
नेपाली: मोहम्मद
नेपाल भाषा: मुहम्मद
Nederlands: Mohammed
norsk nynorsk: Muhammed
norsk bokmål: Muhammed
occitan: Maomet
Livvinkarjala: Muhammad
ଓଡ଼ିଆ: ମହମ୍ମଦ
ਪੰਜਾਬੀ: ਮੁਹੰਮਦ
Pangasinan: Mahoma
polski: Mahomet
Piemontèis: Maomet
پنجابی: محمد
پښتو: محمد
português: Maomé
Runa Simi: Muhamad
română: Mahomed
русский: Мухаммед
русиньскый: Могамед
संस्कृतम्: मुहम्मद्
саха тыла: Муhаммед
sicilianu: Maumettu
Scots: Muhammad
سنڌي: محمد
srpskohrvatski / српскохрватски: Muhamed
Simple English: Muhammad
slovenčina: Mohamed
slovenščina: Mohamed
Soomaaliga: Nebi Maxamed c.s
shqip: Muhammedi
српски / srpski: Мухамед
Basa Sunda: Muhammad
svenska: Muhammed
Kiswahili: Muhammad
ślůnski: Mahůmet
тоҷикӣ: Муҳаммад
Tagalog: Muhammad
Türkçe: Muhammed
татарча/tatarça: Мөхәммәт пәйгамбәр
ئۇيغۇرچە / Uyghurche: مۇھەممەد ئەلەيھىسسالام
українська: Магомет
oʻzbekcha/ўзбекча: Muhammad
Tiếng Việt: Muhammad
walon: Mawoumet
Winaray: Mohammed
Wolof: Mohammed
მარგალური: მაჰმადი
ייִדיש: מוכאמאד
Yorùbá: Mùhammédù
Vahcuengh: Muhamed
Zeêuws: Mohammed
中文: 穆罕默德
Bân-lâm-gú: Muḥammad
粵語: 模罕默德