Maestranza de caballería

Las Reales Maestranzas de Caballería son corporaciones nobiliarias creadas en la época moderna por caballeros particulares (más tarde la Corona las protegió), con la intención de que la nobleza se ejercitase en el manejo de la equitación y las armas, prácticas entonces cada vez más en desuso por el proceso imparable de creación de una aristocracia cortesana. La caballería era en el siglo XVI el cuerpo militar natural de la nobleza. Actualmente, en cuanto meras asociaciones se rigen por la Ley 1/2002, de 22 de marzo reguladora del derecho de asociación, así como sus propios estatutos.

Historia

Gracias a estas instituciones nobiliarias se disponía de una caballería financiada directamente por los mismos maestrantes. Las Reales Maestranzas se organizaban bajo la advocación de un santo patrón y se organizaban internamente de la misma forma que una cofradía religiosa.

Felipe II mandó expedir varias Reales Cédulas el día 6 de septiembre de 1572, dirigidas inicialmente a ochenta y ocho ciudades de todos los reinos de Castilla -entre ellas las ciudades andaluzas de Antequera, Jerez de la Frontera, Ronda y Sevilla-, en la que animaba a las distintas noblezas locales a organizarse en hermandades nobiliarias con los fines anteriormente expuestos. La iniciativa regia tuvo éxito por doquier, y así en Segovia se organizaron los Linajes para construir una tela y palenque donde entrenarse. El 10 de octubre de ese mismo año se reunió el Cabildo municipal de Antequera acordando constituir en la ciudad y por sus hijosdalgos una Cofradía de Caballeros. El 3 de agosto de 1573 la nobleza de Ronda crea la Hermandad del Santo Espíritu bajo la advocación de Nuestra Señora de Gracia, antecedente de la actual Real Maestranza de Caballería de Ronda, que se constituiría como tal el 17 de octubre de 1706, a imagen de lo que unos años antes había sucedido en Sevilla. Sevilla igualmente había creado una cofradía bajo la advocación de San Hermenegildo, la cual entraría en decadencia rápidamente. Ya en 1670 se constituye una junta de nobles que toma como patrona a Nuestra Señora del Rosario y un año después se redactan las ordenanzas de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla.

Los requisitos para el ingreso son ser ciudadano español, mayor de dieciséis años, profesar la religión católica, estar en pleno goce de sus derechos civiles, probar la nobleza, así como la hidalguía de sus cuatro primeros apellidos, y de los dos de su esposa si el aspirante estuviese casado, no haber ejercido oficios viles ni mecánicos, ni comercio. Todo ello por medio de informaciones de testigos ante la autoridad de los lugares de donde fuesen vecinos, tener una conducta moral intachable y poseer posición económica desahogada.

Other Languages