Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora

La Cuarta Marcha de la Resistencia, 20 y 21 de diciembre de 1984.

Las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora es una ONG (organización no gubernamental) de defensa de los derechos humanos, separada de la Asociación Madres de Plaza de Mayo pero también conformada por madres reunidas en una misma tragedia: la desaparición forzada de sus hijos a manos del aparato del Estado argentino en la época de la represión militar durante la última dictadura en Argentina (1976-1983). Se define como una organización horizontal.

Historia

En 1984 comenzaron a hacerse notorias las diferencias en el seno de la Asociación Madres de Plaza de Mayo. Estas diferencias de criterio se profundizaron en 1985 cuando hubo que testimoniar en la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas hasta que finalmente en 1986 se produjo la división de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, conformándose la Asociación Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora.[2]

Línea Fundadora surgió en enero de 1986 como escisión de la Asociación Madres de Plaza de Mayo. Toma su nombre «Fundadora» al conformar su núcleo líderes y madres históricas, cuyas firmas aparecen en el acta de nacimiento de la asociación, aunque este hecho no niega que la mayoría de las madres de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo también han sido fundadoras.

Las diferencias de la separación fueron políticas, de opinión y de ideología.[5]

Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora en una marcha por los Derechos Humanos (octubre de 2006).

Las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora nos conformamos de manera horizontal, con igualdad de responsabilidad y actuamos con similar responsabilidad. La lucha de las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, si bien es de alguna manera política, no es partidista y se asienta en un criterio amplio de respeto hacia todas las ideologías y credos religiosos.

Carta de las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora[6]

La discusión de opinión giraba en torno a la conducción. Las madres de la Línea Fundadora sostenían una postura crítica hacia la conducción de Hebe de Bonafini, presidenta de la asociación, por una supuesta falta de democracia interna. La facción disidente la acusaba de cierta intransigencia política y autoritarismo. Estas madres impugnaron las elecciones internas y cuestionaron la manera en que resultó electa presidenta.[8]

La discusión ideológica giraba en torno a la política de derechos humanos del reciente gobierno democrático.[1]

Las madres de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, se oponían a prestar testimonio frente a la CONADEP, no aceptaban la reparación histórica monetaria establecidas por la Ley 24.411 y rechazaban la Ley 24.231 que creaba la figura del detenido-desaparecido, ya que no reconocían la muerte de los detenidos-desaparecidos. Esto se debía a la política de reclamar la «aparición con vida», lo que implicaba renunciar a recobrar los cuerpos o darles sepultura.[10]

La Asociación Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora representaba a las madres y familiares que estaban dispuestas a testimoniar frente a la CONADEP, aceptaban la figura del detenido-desaparecido, las exhumaciones de cadáveres  NN para darles sepultura y las reparaciones establecidas por la Ley 24.411.[4]

Other Languages