Madelman

Madelman fue un muñeco de juguete de acción articulada, fabricado entre los años 1968 y 1983 por Industrias Plásticas Madel.

Fabricación

La fabricación del Madelman tuvo dos etapas. En la primera, las figuras se caracterizaban por no tener pies: en su lugar, tenían muñones que encajaban dentro de los orificios del interior de las botas para que el muñeco pudiese mantenerse de pie; también tenían los ojos pintados. Posteriormente, los ojos del muñeco fueron de vidrio y el pelo de plástico de color rojizo. En esta etapa se fabricaron muñecos de dos razas: blanca y negra, siempre de género masculino.

En la segunda etapa de los Madelman, los maniquíes fueron mejorados, al añadirles pies articulados. El pelo era de goma y podía quitarse. Otra característica es que los ojos ya no eran de vidrio sino tampografiados.

Como novedad, se creó la figura femenina o también llamada "La compañera de Madelman". De esta se fabricaron siete modelos diferentes con sus correspondientes accesorios. También se crearon nuevas razas, como los indios, y caras diferentes, como la del modelo del cuatrero con perilla y cara con rasgos toscos, o la figura del colono con el cabello rubio y bigote moldeado. Incluso también se crearon un par de modelos para la serie Cosmic, que representaban extraterrestres, como fueron el hombre verde y el patrullero espacial.

En 1983 cesó la fabricación de estas figuras pero en la actualidad siguen vivas gracias a los coleccionistas que mantienen el espíritu de Madelman y a empresas como Altaya, que lanzó una nueva producción de los Madelman de la primera etapa a modo de coleccionable en los quioscos, o gracias también a la desaparecida empresa Popular de Juguetes, que volvió a lanzar los Madelman con un maniquí totalmente diferente.

Realmente, "Madelman", de patente y desarrollo totalmente español, fue un hito, tanto dentro como fuera de España, en la fabricación y diseño de las llamadas "figuras de acción": una figura con multitud de articulaciones, totalmente vestida y con accesorios de gran calidad, que revolucionó en su momento el mercado, las ideas y, cómo no, los juegos de los niños de toda una generación, la llamada del "desarrollismo español".

Other Languages