Música prehispánica de México

Se considera como música prehispánica de México toda aquella que del período arcaico hasta la llegada de los españoles a México. Las únicas fuentes con que se cuenta para conocer lo que fuera la música prehispánica de las diferentes culturas étnicas que florecieron en México se encuentra en la evidencia arqueológica de códices, pinturas murales, los propios instrumentos musicales encontrados, así como las posteriores descripciones dadas por los cronistas hispanos.

Un análisis musicológico del ritual mexica no puede prescindir de la noción original de integridad que se observa en el arte prehispánico. La música, la danza y la poesía fueron consideradas como un todo dentro de la práctica azteca. Se incluía en sacrificios, penitencias, ofrendas, ingestión de alucinógenos y otros tipos de hierbas.

Los rasgos más característicos de la política musical azteca, son: los privilegios civiles, como la exención de tributos de la que gozaban los músicos profesionales, y las jerarquías que ocupaban en los templos.

Los artistas, aún cuando recibiesen honores y riquezas, formaban parte del servicio doméstico de los señores. . Los músicos recibían un mecátl o cordel distintivo (de donde viene la palabra americana mecate (del nahuatl mecatl, cordel), que portaban en la cabeza, colgando las puntas encima del pecho. Heredaron por línea directa el instrumental tolteca (por ende teotihuacano) asimilando el legado de las culturas contemporáneas de toda Mesoamérica.[1]

Las formas de la música prehispánica mexicana

Dependiendo del periodo histórico y de las culturas las evidencias arqueológicas de la música en cada una varían, y prácticamente las investigaciones se enfocan a los períodos clásicos de las culturas mayores ( Azteca y Maya por ejemplo). Si bien no es posible saber cuál era el sonido original de la música prehispánica en general y de cada pueblo en lo particular, de acuerdo a ciertas investigaciones "se ha podido intuir su sonoridad gracias a las expresiones autóctonas, las cuales han sobrevivido por cerca de 500 años, como parte de algunas festividades y ritos de Oaxaca, del Totonacapan y de la península de Yucatán." Como es el caso de flautas que pueden emitir tonos y semitonos, y otros instrumentos que pueden tocar cromatismos.

Por otra parte, es indudable que el repertorio musical y otras piezas no vocales, tenían un empleo muy variado en ceremonias, de guerras, así como en fiestas y juegos, con sentido poético y amoroso.

Entre los Aztecas, la música se enseñaba en el lugar donde se guardaban los instrumentos musicales la Mixcoacalli (Casa de la serpiente de nubes) y en la Cuicacalli (Casa del canto) donde se enseñaba danza, poesía y música.[2]

Existían tres tipos de música:

  1. Música Ritual: La cual se utilizaba en ceremonias o rituales como bodas, nacimientos, sacrificio de víctimas y funerales.
  2. Música Guerrera: cantos y danzas que se interpretaban antes y después de las Batallas.
  3. Música Recreativa: Se ejecutaba en los bailes llamados Mitotes y las fiestas públicas Netoteliztli.
Other Languages