Música folclórica de México

Marimba orquesta mexicana.

La música folclórica de México es una manifestación que es fruto del mestizaje que se dio entre las muchas tradiciones europeas, americana y africana, entre otras. La música mexicana es sumamente variada e incluye diversos estilos determinados por la región geográfica de proveniencia. Algunas de las canciones tradicionales de México son conocidas por el mundo. Se ejecutan varios tipos de instrumentos musicales de origen mestizo, además de los europeos que son muy populares.


Origen del término folclore

William John Thoms

El folclore nació a mediados del siglo XIX. El erudito inglés William John Thoms propuso el término de la palabra el 22 de agosto de 1846 para hacer referencia a las antigüedades populares del saber tradicional. Fueron dos los movimientos culturales que impulsaron el surgimiento del folclore: el romanticismo y el pueblo como sociedad. Ambos movimientos enaltecieron la sensibilidad artística del pueblo, el cual se percibió como un nuevo protagonista inmerso en temas para expresar.[1]

En México el folclore penetró a finales del siglo XIX. En el año de 1885, Joaquín García Icazbalceta pronunció un discurso en la Academia Mexicana de la Lengua en donde define el folclore como " la expresión de los sentimientos del pueblo en forma de leyendas o cuentos, y particularmente en coplas o cantarcillos anónimos, llenos a veces de gracia y a menudo notables por la exactitud o profundidad del pensamiento".[1]

Sin embargo, hasta los primeros años del siglo XX es cuando aparecen los primero esfuerzos para promocionar la investigación folclórica en México. En las primeras décadas se puede encontrar la participación de Valentín F. Frías quien publicó leyendas y tradiciones queretanas, también se encuentra Nicolás León quien fue un notable precursor del folclore.[1]

Durante la siguiente década (1920-1930) aparecieron publicaciones dedicadas al folclore, estimulando así el interés y publicaciones de libros como lo fue El folklore y la música mexicana, editado por las Secretaría de Educación Pública (SEP) en el año de 1928 bajo el gobierno de Plutarco Elías Calles.[1]

El sentimiento nacionalista que creció durante las siguientes décadas, hasta el gobierno de Lázaro Cárdenas del Río (1934-1940) representó gran importancia en el desarrollo del folclore como objeto de estudio, ya que recibió recursos por parte del gobierno para desarrollar investigación así como un mejor desarrollo artístico.

Other Languages