Música folclórica de Estados Unidos

Historia

Las formas de la música de las raíces alcanzaron sus formas más expresivas y variadas en las primeras dos o tres décadas del siglo XX. La gran depresión y el Dust Bowl fueron muy importantes para la diseminación de estos estilos musicales por el resto del país, como los maestro del Delta blues, los cantantes ambulantes del honky tonk y los músicos latino y cajún diseminados por ciudades como Chicago, Los Ángeles y Nueva York. El crecimiento de la industria disquera en el mismo período aproximado fue también importante; los posibles y crecientes beneficios de la música presionaron a los artistas, compositores y ejecutivos de las disqueras a repetir los hits de las canciones anteriores. Esto significó que modas pasajeras como la guitarra slack-key de Hawaii nunca muriera completamente, como los ritmos, los instrumentos o los estilos vocales fueran incorporados en géneros dispares. En los años 1950, todas las formas de la música de las raíces habían conducido a formas orientadas al pop. Músicos folclóricos como The Kingston Trio, el pop-tejano y las fusiones cubano-americanas como el boogaloo, el cha-cha-cha y el mambo, derivados del blues como el rock and roll y el rockabilly, el pop-gospel, el doo wop y el R&B (posteriormente secularizada en la música soul) y el Nashville sound en la música country, todas modernizaron y expandieron el coro musical del país.

Other Languages