México en la Segunda Guerra Mundial

México en la Segunda Guerra Mundial
Guerra del Pacífico y del Teatro de operaciones de América del Norte y el Caribe
Fecha 1942 - 1945
Lugar Filipinas
Resultado Victoria Aliada
Beligerantes
Aliados:

Flag of Mexico (1934-1968).png México


Bandera de Estados Unidos Estados Unidos

Flag of Ethiopia (1897-1936; 1941-1974).svg Reino de Etiopía
Flag of the Czech Republic.svg Checoslovaquia
Bandera de Bélgica Bélgica
Bandera de Países Bajos Países Bajos
Bandera de Luxemburgo Luxemburgo
Bandera de Polonia Polonia
Bandera de Reino Unido Reino Unido
Bandera de la Unión Soviética Unión Soviética (1941-1945)
Flag of Free France (1940-1944).svg Francia Libre (1940-1944)

Bandera de Filipinas Mancomunidad Filipina
Eje:

Bandera de Alemania Alemania Nazi
Bandera de Italia Italia Fascista (1940-1943)
Bandera de Italia República Social Italiana (1943-1945)
Bandera de Francia Francia de Vichy (1940-1944)
Bandera de Japón Japón
Bandera de Rumania Rumania (1941-1944)
Bandera de Hungría Hungría (1941-1944)
Bandera de Bulgaria Bulgaria (1941-1944)


Bandera de la Unión Soviética Unión Soviética (1939-1941)
Comandantes
Flag of Mexico (1934-1968).png Manuel Ávila Camacho,
Flag of Mexico (1934-1968).png Antonio Cárdenas Rodríguez.
México
Bandera de Alemania Adolf Hitler (†),

Bandera de ItaliaBandera de Italia Benito Mussolini (†),
Bandera de Japón Hirohito

Bandera de Japón Hideki Tōjō
Fuerzas en combate
Escuadrón 201 y otros contingentes con licencia del Congreso.
[ editar datos en Wikidata]

Aunque la participación directa de México en la Segunda Guerra Mundial fue escasa, el conflicto internacional influyó profundamente en la política y economía del país. A diferencia de la mayoría de las naciones involucradas, los efectos de la guerra fueron en gran medida positivos para México.

Historia

Antecedentes

Incluso antes del comienzo de la guerra, el gobierno mexicano mostró desaprobación por las naciones fascistas en distintas ocasiones. El 6 de noviembre de 1935, México se sumó a los bloqueos económicos de la Liga de las Naciones contra el Reino Italiano por la invasión y anexión del Reino de Etiopía.[2]

El caso más célebre de rechazo mexicano al fascismo fue el reconocimiento de la República Española en el exilio. El 17 de junio de 1939, el gobierno de México retiró su embajada de territorio español, dejando los asuntos diplomáticos en manos de la embajada cubana.[4]

A pesar de la tensión contra el expansionismo fascista, las relaciones diplomáticas de México con las naciones democráticas tampoco eran envidiables. Desde la expropiación petrolera el 18 de marzo de 1938, el Reino Unido rompió relaciones con México,[7]

Inicio de la guerra

El 1 de septiembre de 1939, Alemania inició la invasión de Polonia y comenzó la Segunda Guerra Mundial. El 4 de septiembre, el presidente Lázaro Cárdenas, fiel a la política pacifista mexicana, declaró la neutralidad en el conflicto europeo.[9] Ante la agresión de Alemania contra Holanda y Bélgica, Cárdenas declaró el 13 de mayo de 1940 que:

A nombre de la nación mexicana envío mi mensaje de protesta ante todos los países del mundo por los nuevos atropellos cometidos por el imperialismo militarista que ha agredido a Bélgica y Holanda, sin encontrar más obstáculos que la heroica defensa de los pueblos invadidos mientras que otros países, olvidando su responsabilidad, han asumido una actitud expectante.[10]

Al tomar posesión Manuel Ávila Camacho, la neutralidad se mostraba menos firme. Tras las invasiones de Grecia y Yugoslavia, el nuevo presidente declaró:

Una vez más, los ejércitos alemanes han invadido por la fuerza el territorio de un país neutral. (...) Para quieres siguen pensando que la neutralidad es garantía de paz y de salvación, el caso de estas dos naciones, pequeñas por su territorio, pero grandes por su sentido de la dignidad y por su generoso amor a la independencia, debe servir de ejemplo y también de estímulo.[11]

En abril de 1941, el gobierno de Camacho ordenó la incautación de los barcos alemanes e italianos en puertos nacionales –entre los buques incautados estaba el Potrero del Llano. Se hizo evidente que el gobierno de Ávila Camacho sostenía una "neutralidad simulada";[13] La tensión entre México y Estados Unidos comenzaba a disiparse.

El 7 de diciembre de 1941, la Armada Imperial Japonesa atacó la base naval estadounidense en Pearl Harbor. México, respetando los acuerdos de la Reunión de Consulta de La Habana y la Reunión de Río de Janeiro, rompió relaciones con Japón e interrumpió todo intercambio comercial con los países del Eje.[15]

Declaración de guerra

Mapa de los hundimientos de siete buques mexicanos. Seis por ataques alemanes en 1942 y uno, el Juan Casiano, por colisión contra un barco escolta durante una tormenta.

El 13 de mayo de 1942, un submarino nazi hundió un buque petrolero mexicano, el Potrero del Llano.[16] El gobierno mexicano protestó la agresión inmediatamente:

Si para el próximo jueves 21 del corriente (mayo de 1942), México no ha recibido del país responsable de la agresión una satisfacción completa, así como las garantías de que le serán debidamente cubiertas las indemnizaciones por los daños y perjuicios sufridos, el gobierno de la República adoptará inmediatamente las medidas que exija el honor nacional.[17]

México no recibió respuesta salvo por un nuevo atentado el 20 de mayo. Otro buque petrolero, el Faja de Oro, quedó bajo el Golfo de México por un torpedo alemán.[19] Ante el congreso, Ávila Camacho dijo lo siguiente:

La actitud que México toma en la presente eventualidad tiene como base el hecho de que nuestra determinación emana de una necesidad de legítima defensa. Conocemos los límites de nuestros recursos bélicos y sabemos que, dada la enormidad de la masas internacionales en pugna, nuestro papel en la actual contienda no habrá de consistir en acciones de guerra extracontinentales, para las que no estamos preparados.[20]

La "neutralidad simulada" había quedado atrás; México estaba explícitamente del lado de los aliados como país beligerante.[22] Pero el presidente reconocía que su papel en el conflicto no estaba en el campo de batalla, sino preparar sus defensas y proporcionar recursos a sus nuevos aliados –principalmente a Estados Unidos.

No toda la población estaba de acuerdo con participar en la guerra. Una encuesta de la revista Tiempo reveló que más de la mitad de la población prefería no involucrarse en una guerra: 40.7% apoyaba la declaración y 59.8% se oponía.[24]

Barcos mexicanos hundidos por submarinos alemanes que provocaron la participación de México en la II Guerra Mundial:

Fecha y barco Nombre italiano Nombre alemán Posición Hora U-Boot Comandante
13-Mayo-42

Potrero del Llano

Lucifero 80º 06’ W

25º 35’ N

23:55 UTC=MX

07:17 UTC=DE

U-564 tipo VII C Kapitänleutnant Reinhard Suhren
20-May-42

Faja de Oro

Genoano. 84º 25’ W

23º 30’ N

20:15 UTC=MX

04:21 UTC=DE

U-106 tipo IX B Kapitänleutnant Hermann Rasch
26-Jun-42

Túxpan

Americano 96º 20’ W

20º 15’ N

23:50 UTC=MX

07:24 UTC=DE

U-129 tipo IX C Kapitänleutnant Hans-Ludwig Witt
27-Jun-42

Las Choapas

96º 20’ W

20º 15’ N

07:22 UTC=MX

15:25 UTC=DE

U-129 tipo IX C Kapitänleutnant Hans-Ludwig Witt
27-Jul-42

Oaxaca

Harlem 96º 08’ W

28º 23’ N

04:28 UTC=MX

11:23 UTC=DE

U-171 tipo IX C Kapitänleutnant Günther Pfeffer
5-Sep-42

Amatlán

Vigor 97º 20’ W

23º 10’ N

23:00 UTC=MX

05:35 UTC=DE

U-171 tipo IX C Kapitänleutnant Günther Pfeffer

Participación en la guerra

Avión del Escuadrón 201.

En 1943, debido a la situación en Europa, Ávila Camacho empezó a reconsiderar su rechazo por participar militarmente en la guerra. Para estos años, los aliados ya estaban a la ofensiva; la posibilidad de un ataque al continente americano parecía cada vez más remota. Así que el gobierno decidió mandar al frente una "fuerza simbólica" que luchara bajo la bandera mexicana. En 1944, el Escuadrón 201 llegó a Estados Unidos para entrenar en aviación. Un año después, en 1945, el escuadrón mexicano estaba listo para batalla;[25] participó directamente en la Batalla de Luzón en Las Islas Filipinas junto a la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Pero la participación de México en la Segunda Guerra Mundial no fue exclusivamente del Escuadrón 201. Miles de mexicanos combatieron en el campo de batalla como voluntarios en ejércitos extranjeros o como residentes de otros países. Por ejemplo, el ejército de Estados Unidos incorporó a más de 250 mil jóvenes de origen mexicano durante la guerra.[27]

Other Languages