Luz Castro de Gutiérrez

Luz Castro de Gutiérrez, enfermera, filántropa y política colombiana, Medellín, ( 1908 - 1991)

Luz Castro está necesariamente ligada a la historia contemporánea y al desarrollo de uno de los principales centros urbanos de Colombia, Medellín, y a todo el departamento de Antioquia.

Su importancia radica en haber sido una de las principales figuras del llamado liderazgo empresarial antioqueño, y un personaje no ajeno a la vida política, una mujer interesada por lo social en medio de una época de predominio masculino en Colombia, y en medio de esta provincia con una sub-cultura paisa de fuertes principios patriarcales.

Si bien los grandes hitos de la expansión urbana de esta provincia con vocación industrial, y del liderazgo económico en Colombia de la subregión paisa en general, fueron protagonizados por hombres como Pedro Justo Berrío y muchos otros, lo cierto es que la historia de Antioquia (tanto como la de Colombia y Latinoamérica), no pueden olvidar el paso muchas veces silencioso pero constante de las matronas, mucho más interesadas en lo social que el hombre, y entre quienes se cuentan personajes como Luz Castro de Gutiérrez.

Biografía

Luz Castro de Gutiérrez nació en la ciudad de Medellín el 18 de enero de 1908, a seis años de haberse terminado la Guerra de los Mil Días y cuando la línea del Ferrocarril de Antioquia, el mismo que abriría hacia el progreso la región de la alta montaña paisa, estaba por ser construida hasta la ciudad de Cisneros.[1]

Todavía estaba fresca la historia del que había sido un Estado Federal y había recibido el impulso progresista de su presidente Pedro Justo Berrío ( 1827 - 1875), el cual se extendería a través de otros líderes que en el campo político, económico y social le darían la forma a la Antioquia del siglo XX.

Este fue el escenario en el cual crecería esta mujer del más profundo arraigo paisa.

De una familia de personajes destacados, Luz Castro era prima de Carlos Castro Saavedra.[2] Sus abuelos comunes fueron don Ricardo Castro y doña Carlota Jaramillo.

Cuando murió doña Luz Castro de Gutiérrez en 1991, su nombre ya había quedado asociado a diferentes entidades, fundaciones, hospitales y obras sociales que la destacaban como una de las mujeres paisas más importantes del siglo, el cual había vivido desde su inicio hasta su final y -como lo anotaría alguna periodista-, sería la gran matrona del departamento.[3]

Other Languages