Luisa Isabel Álvarez de Toledo

Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura
XXI Duquesa de Medina Sidonia, XVII Marquesa de Villafranca del Bierzo, XVIII Marquesa de los Vélez y XXV Condesa de Niebla.
Información personal
Nombre secular Luisa Isabel María del Carmen Cristina Rosalía Joaquina Álvarez de Toledo y Maura
Nacimiento 21 de agosto de 1936
Estoril, Flag of Portugal.svg Portugal
Fallecimiento 7 de marzo de 2008
(71 años)
Sanlúcar de Barrameda, Cádiz, Flag of Spain.svg  España
Familia
Dinastía
Padre Joaquín Álvarez de Toledo y Caro, XX Duque de Medina Sidonia
Madre María del Carmen Maura y Herrera
Cónyuge
Descendencia
COA Dukedom of Medina Sidonia.svg
Escudo de Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura
[ editar datos en Wikidata]

Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura (Luisa Isabel María del Carmen Cristina Rosalía Joaquina, conocida simplemente como Isabel en su círculo íntimo) ( Estoril, 21 de agosto de 1936 - Sanlúcar de Barrameda, 7 de marzo de 2008) fue una aristócrata, escritora e historiadora española, XXI duquesa de Medina Sidonia —el primer ducado hereditario que se concedió en la Corona de Castilla, en 1445—, XVII marquesa de Villafranca del Bierzo, XVIII marquesa de los Vélez, XXV condesa de Niebla y tres veces Grande de España.[2] Fue habitualmente conocida como el sobrenombre de «la Duquesa Roja» debido a sus ideales republicanos y su oposición al franquismo, que hicieron de ella una noble aristócrata atípica.

Su residencia principal fue el palacio de Medina Sidonia, situado en Sanlúcar de Barrameda, que alberga uno de los archivos privados más importantes de Europa.

Publicó varias novelas, siendo su obra historiográfica bastante polémica y controvertida. Dedicó gran parte de su vida a la conservación y catalogación del Archivo de la Casa de Medina Sidonia, así como a la creación de la Fundación Casa Medina Sidonia.

Biografía

Infancia y juventud

Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura fue hija de Joaquín Álvarez de Toledo y Caro, XX duque de Medina Sidonia, y de María del Carmen Maura y Herrera, hija de Julia de Herrera y Herrera, V condesa de la Mortera, y de Gabriel Maura y Gamazo, hijo del presidente del gobierno Antonio Maura, historiador y I duque de Maura. Nacida en agosto de 1936 en Estoril, donde su familia se refugió durante la Guerra Civil Española, en octubre de ese mismo año se trasladó a Sanlúcar de Barrameda, donde permaneció diez años hasta la muerte de su madre en 1946, pasando al cuidado de sus abuelos maternos. A los 18 años fue presentada en sociedad en Estoril, junto con la infanta Pilar de Borbón y Borbón-Dos Sicilias.

Primer matrimonio y descendencia

Isabel contrajo matrimonio el 16 de julio de 1955 en Mortera con Leoncio González de Gregorio y Martí ( Madrid, 29 de octubre de 1930 - Soria, 23 de febrero de 2008),[4]

Jefatura de las casas de Medina Sidonia, Villafranca y los Vélez

El 11 de diciembre de 1955, tras la muerte sin testamento de su padre, Luisa Isabel Álvarez de Toledo fue declarada su heredera universal por sentencia judicial del 10 de abril de 1956, pasando a ser la jefa de las casas de Medina Sidonia, los Vélez, Villafranca y ostentando desde entonces todos los títulos nobiliaros de su padre:

En 1958 solicitó la rehabilitación del ducado de Fernandina, que estaba vacante,[7] pero no terminó los trámites administrativos debido a su exilio, que finalmente, en 1993, fue rehabilitado a favor de su hija Pilar. En cambio no solicitó la rehabilitación del principado de Montalbán, como marquesado, ni la baronía de Molins de Rei, que podía haber solicitado.

Casa de Montalto

Palacio ducal de Medina Sidonia, en Sanlúcar de Barrameda.

En 1958, Luisa Isabel Álvarez de Toledo pidió también al Ministerio de Justicia la rehabilitación del ducado de Montalto, vacante desde la muerte de su tatarabuela, María Tomasa Álvarez de Toledo y Palafox, hija de Francisco de Borja Álvarez de Toledo y Gonzaga, XVI duque de Medina Sidonia,[8] El título fue solicitado con la denominación de "ducado de Montalto de Aragón", para diferenciarlo del ducado de Montalto vigente. Sin embargo, parece que dicha rehabilitación no fue resuelta.

Por el contrario no solicitó la rehabilitación de otros títulos que podrían haberle correspondido, como el marquesado de Calatafimi, los condados de Sclafani, Adernó, Caltabellota, Caltaxineta, Caltabuturo y Collesano, las baronías de Centorvi y Biancavilla e incluso el principado de Paternò,[9] que hoy en día están caducados. Por lo tanto, ninguno de esos títulos le fueron reconocidos legalmente en España.

Disidencia y cárcel

El 17 de enero de 1967 Luisa Isabel Álvarez de Toledo detenida por la Guardia Civil[14] y estableciéndose en Sanlúcar de Barrameda, donde permaneció el resto de su vida.

Revolución cubana

En 1967 el gobierno español inició negociaciones con el gobierno de Cuba para conseguir que se indemnizara a los españoles cuyos bienes en la isla habían sido expropiados como consecuencia de la Revolución cubana. La duquesa de Medina Sidonia era propietaria en la isla de inmuebles y acciones de La Tropical, una de las principales empresas cerveceras del país, herencia de los Condes de la Mortera. Sin embargo, aunque las negociaciones fueron retomadas por los gobiernos de Adolfo Suárez y Felipe González, cuando la duquesa ya había regresado del exilio, ella manifestó que "Todo lo que quería decir de Cuba lo dije en 1965", en artículos que escribió entonces a favor de la Revolución.[15]

Obra literaria

  • Colores (1960);
  • Palomares (Memoria) publicación abortada por el régimen franquista en 1968 y publicada finalmente en 2002.
  • Mi cárcel. Recopilación de artículos periodísticos aparecidos entre 1969 y 1970 sobre su experiencia en prisión.
  • La base (1971);
  • La Huelga (1974);
  • La cacería (1977);
  • Presente infinito (1998);
  • Las vidas sin Dios (2004);
  • La ilustre degeneración.

Obra historiográfica

  • Historia de una conjura: la supuesta rebelión de Andalucía, en el marco de las conspiraciones de Felipe IV y la independencia de Portugal (1985);
  • El poder y la opinión bajo Felipe IV (1987);
  • No fuimos nosotros (derrotero de Poniente): del tráfico transoceánico precolombino a la conquista y colonización de América (1992);
  • Alcazar Quivir (1992);
  • Alonso Pérez de Guzmán. General de La Invencible (1994);
  • África versus América. La fuerza del paradigma (2000);
  • Felipe II en su contexto;
  • Felipe II y Portugal;
  • Política económica en los Estados de Medina Sidonia (1549-1587);
  • De la mar y las Indias. La armada invencible. (1563-1589);
  • Imperio en bancarrota (1590-1615);
  • Entre el Corán y el Evangelio;
  • Los Guzmanes I (1283-1492);
  • Los Guzmanes II (1492-1664);
  • Las casas incorporadas (1400-1774);
  • El palacio de los Guzmán;
  • El archivo de la casa de Medina Sidonia;
  • Las almadrabas de los Guzmanes;
  • El testamento político de España (1775). Pedro Alcántara de Guzmán XIV Duque Medina Sidonia (1724-1779);
  • Socorros que se han de dar a los asfixiados o envenenados (1818);
  • Voces de la Historia (colección de transcripciones de documentos, 9 números).

Fundación Casa Medina Sidonia

En 1983, durante la boda de su hijo Leoncio, Luisa Isabel Álvarez de Toledo conoció a Liliane Dahlmann, que fue testigo del enlace por parte de la novia,[16] con la que en pocos meses comenzó una relación sentimental. En 1984 la duquesa declaró que sólo era propietaria de 30 hectáreas de pinar y del Palacio de Medina Sidonia, donde trasladó el archivo familiar: el Archivo de la Casa de Medina Sidonia, que se encontraba en un guardamuebles de Madrid y que Isabel recatalogó. En 1990 fundó la Fundación Casa Medina Sidonia en la que reunió la mayor parte de su patrimonio y se dedicó más intensamente a la investigación histórica.

Divorcio, segundo matrimonio, fallecimiento y pleito familiar

En 2005 su marido le solicitó judicialmente el divorcio a Luisa Isabel Álvarez de Toledo, y debido a que la duquesa nunca contestó a la demanda, el juez se lo otorgó por los años de separación efectiva. En 2006, el rey Juan Carlos I de España le concedió la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes. El 7 de marzo de 2008 contrajo matrimonio in articulo mortis con su secretaria, Liliane Dahlmann, con quien llevaba más de veinte años de relación amorosa y sentimental. Tan sólo once horas después de contraer matrimonio, Isabel falleció en Sanlúcar de Barrameda a consecuencia de un cáncer de pulmón. Su cadáver fue incinerado, sin consultar previamente con sus hijos, y sus cenizas esparcidas en los jardines del Palacio de los duques de Medina Sidonia.

Tras su muerte la presidencia de la fundación pasó a su viuda Liliane Dahlmann, aunque sus hijos demandaron que la fundación fuera reformulada, debido a que los bienes que su madre donó en vida a la misma, al ser la mayor parte de todo su patrimonio, debían ser reducidos para satisfacer los derechos legales de los herederos (pagar las legítimas a los herederos en las proporciones que establece el Código Civil en España), sin menoscabo de los intereses del Estado y de la declaración de Bien de Interés Cultural (con la consiguiente indivisibilidad), que afecta a la herencia de la XXI duquesa.[17] En diciembre de 2015, los hijos ganan la demanda.

Other Languages