Luis Ricardo Fors

Luis Ricardo Fors de Casamayor, (* Pineda, 1843 - Buenos Aires, d. de 1915) abogado, librepensador, cervantista, bibliotecólogo y polígrafo español, naturalizado argentino.

Biografía

Descendía de la antigua familia francesa de los marqueses de Fors. Estudió Derecho en la Universidad de Barcelona y fue luego abogado de la casa de Medinaceli, en la que desempeñó también los cargos de archivero y bibliotecario adjunto, trabajos que le serían en el futuro muy útiles. Participó en el movimiento republicano de julio de 1866, por lo que hubo de emigrar a América. Fijó su residencia en Montevideo y allí fundó el diario El Progreso. Luego pasó a Argentina, Paraguay y Brasil, interviniendo siempre activamente en la vida política y periodística de dichos países. Volvió a España, pero sus campañas contra el rey Amadeo I hicieron que fuese desterrado. Al advenir la Primera República, fue jefe de política del Ministerio de Ultramar, y al renunciar al cargo fundó el periódico El Federalista, en el que defendió la autonomía de Cuba. Tras el golpe de estado del 3 de enero de 1874, marchó a Andalucía y organizó un movimiento republicano. Vencido este, residió algún tiempo en Sevilla con nombre falso, pero temiendo ser descubierto emigró a Portugal y fundó en Lisboa la Revista de Occidente junto a Batalha Reis, Guerra Junqueiro, Eça de Queiroz y otros destacados intelectuales portugueses. Fue un abogado librepensador y masón, muy culto. Sospechoso de anarquismo, huyó a Cuba y, tras pasar un tiempo allí, a la Uruguay colorada y a Argentina. En abril de 1869 apareció el primer número de El Progreso, revista filosófico-social publicada por él. Creó asimismo en 1869 una "Escuela gratuita de enseñanza racional" sostenida con el concurso voluntario e individual de los francmasones de Buenos Aires, si bien no contaba con el apoyo del Supremo Consejo; este proyecto fue atacado por el doctor Navarro Viola, alentado por la iglesia católica, en un folleto contra la Escuela, sus fundadores y la Masonería, a lo que replicaron Fors y sus amigos Francisco Peña, Pedro Arno y Luciano Levicomte en los periódicos bonaerenses el 23 de octubre de 1869; la respuesta de Navarro Viola se publicó en el diario del arzobispo de Buenos Aires Los intereses argentinos. Fors escribió dos artículos en el boletín profesional La Notaría, "El notario no es un fedatario" y "Observaciones sobre la palabra notario" (junio y julio de 1876). En La Plata fundó en 1896 la "Liga Liberal", mezcla de partido político, club y sociedad e educación democrática y anticlerical integrada por un grupo de masones que habían formado la "Unión Cívica" y se hallaban desilusionados por la política abstencionista tras la derrota de la Revolución Radical de 1893. Dirigió la Biblioteca Pública de la recién creada Universidad Nacional de La Plata entre 1898 y 1908, y promovió los primeros planes de formación bibliotecaria en Hispanoamérica. Editó los tres volúmenes del Boletín de la Biblioteca pública de la provincia de Buenos Aires en la ciudad de La Plata (La Plata, Taller de impresiones oficiales, 1903-05) y la mensual Revista bibliográfica argentina ( 1908), en las cuales también escribió. En la biblioteca ofrecía los domingos sus Lecturas dominicales, una especie de sermones laicos en directa competencia con la misa encomendados a distintos autores. El gobierno le encomendó homenajear a Miguel de Cervantes el año del tricentenario ( 1905), que coincidió con la inauguración de la Universidad Nacional de La Plata, compilando una gran colección de ediciones del Quijote y de cervantistas del todo el mundo; Luis Ricardo Fors realizó esta labor con celo, y ese es el origen de la formidable colección cervantina de esta biblioteca. En 1908 asume la secretaría de la Comisión Nacional Protectora de Bibliotecas Populares presidida por José Nicolás Matienzo.

Como cervantista fue quien realizó la primera edición sudamericana de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha al celebrarse el tricentenario de la impresión y publicación de la primera parte, con láminas de Josep Luis Pellicer y Ricardo Balaca. Está precedida de una erudita vida de Cervantes compuesta por Fors. La Plata, 1904 ([Tall. Gráf. de Sesé y Larrañaga]). En cuanto a sus trabajos cervantinos, fue discípulo de las especulaciones simbolistas de Adolfo Saldías y Nicolás Díaz de Benjumea, quienes, siguiendo la filosofía masónica, pretendían encontrar simbologías esotéricas y anagramas en el Quijote. En esta línea escribió obras como Criptografía quijotesca, Anagogía del Quijote y Espíritu del Quijote; elaboró, sin embargo, obras de metodología más positivista sobre el Quijote y Cervantes, tales como la compilación paremiológica Filosofía del Quixote ordenada alfabéticamente y los estudios Las mujeres del Quijote, Vida de Cervantes, El escudo cervantino y Cartas cervantinas.

Other Languages