Luis López de Mesa

Biografía

Hijo de Bartolomé López de Mesa y Virginia Gómez, tenía ascendencia española e inglesa. Se educó bajo la protección intelectual de su tío el obispo Antonio López de Mesa, cuya biblioteca lo acercó al conocimiento de la gramática y la historia. Se graduó de bachiller en el colegio de San Ignacio, en Medellín, y en 1907 se trasladó a Bogotá para estudiar medicina en la Universidad Nacional de Colombia, donde se graduó en 1912. Se especializó en psiquiatría y psicología en la Universidad de Harvard, en 1916; y entre 1918 y 1922 realizó estudios en Inglaterra y Francia, y viajó por Italia, Alemania y Grecia.

En 1917 fue elegido concejal de Bogotá, y luego fue diputado a la Asamblea y representante a la Cámara. En cuanto a su actividad pedagógica, entre 1912 y 1916 se desempeñó como profesor de historia de la medicina, de sociología americana y de estética e historia del arte, en la Universidad Nacional. El hilo conductor de gran parte de su elaboración teórica fue el concepto de educación que, junto con la raza y el mejoramiento de esta, la economía y la "voluntad creadora", consideraba como factores del desarrollo.

En 1934, durante la administración de Alfonso López Pumarejo, fue nombrado ministro de Educación.

En 1938, Luis López de Mesa fue nombrado ministro de Relaciones Exteriores por el presidente Eduardo Santos. Desde esta posición, expresó sus ideas sobre el tratamiento que debía darse a la cultura y la política internacional, y asistió en representación de Colombia a la Conferencia Internacional Americana, reunida en Lima, donde fue nombrado presidente de la misma y firmó la Declaración de principios sobre la Solidaridad Americana.

Durante este periodo, en su papel como canciller, cerró las puertas de Colombia a los sobrevivientes de la Segunda Guerra Mundial. Estableciendo elevadas tasas burocráticas para aquellos inmigrantes que buscaran traer a sus parientes de Europa.

Del papel de López de Mesa dice Azriel Bibliowicz:[1]

"El ministro de Relaciones Exteriores del presidente Eduardo Santos, Luis López de Mesa, quien gozaba de una curiosa fama de `sabio', fue el artífice de esta visión discriminatoria. Era claro que el gobierno de Santos consideraba inconveniente la inmigración de judíos. Las teorías racistas de López de Mesa lo llevaron a emitir una circular prohibiendo a las embajadas de Colombia que visaran judíos para venir al país."

Sus concepciones racistas y el carácter reaccionario de sus ideas se hacen patentes de nuevo en 1949, al señalar en un artículo de la revista bogotana Cultura que el mestizaje en Colombia estaba trastocando los "valores supremos" y también exponiendo en el mismo texto los peligros políticos de la alfabetización popular.[2]

En 1939 participó como delegado de Colombia en la VIII Conferencia Internacional Americana, reunida en La Habana, y en la Conferencia de Cancilleres reunida en Panamá.

Other Languages