Luis Carrero Blanco

Luis Carrero Blanco

COA Spain 1945 1977.svg
Presidente del Gobierno de España
9 de junio- 20 de diciembre de 1973
Vicepresidente Torcuato Fernández-Miranda
Predecesor Francisco Franco
Sucesor Carlos Arias Navarro

COA Spain 1945 1977.svg
Vicepresidente del Gobierno de España
22 de julio de 1967- 9 de junio de 1973
Predecesor Agustín Muñoz Grandes
Sucesor Torcuato Fernández-Miranda

COA Spain 1945 1977.svg
Procurador en las Cortes Españolas
por designación de Franco
16 de marzo de 1943- 24 de marzo de 1946

Información personal
Nombre de nacimiento Luis Carrero Blanco Ver y modificar los datos en Wikidata
Nombre nativo Luis Carrero Blanco Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 4 de marzo de 1904
Bandera de España Santoña, España
Fallecimiento 20 de diciembre de 1973 (69 años)
Bandera de España Madrid, España
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Militar
Participó en Guerra Civil Española y Guerra del Rif Ver y modificar los datos en Wikidata
Distinciones
[ editar datos en Wikidata]

Luis Carrero Blanco, I duque de Carrero Blanco ( Santoña, 4 de marzo de 1904[2] - Madrid, 20 de diciembre de 1973) fue un militar, escritor y político español, que ocupó diversos cargos en la dictadura de Franco. Fue asesinado por ETA cuando era presidente del Gobierno de España durante la etapa final de esta dictadura. El régimen le otorgó, póstumamente, el título de duque de Carrero Blanco.

Biografía

Nacimiento

Descendiente de una familia de militares, pues su padre y su abuelo pertenecieron al ejército, Luis Carrero Blanco nació en Santoña en 1904; era el primer hijo de Camilo Carrero Gutiérrez (1879-1936), teniente coronel del ejército nacido en La Coruña y destinado en Santander, y de Ángeles Blanco Abascal (1885-1910), natural de Santoña. Su abuelo Camilo Carrero Senra, era natural de Orense y alcanzó el grado de coronel.[2]

Formación

Estudió en el Colegio Manzanedo de Santoña e ingresó en la Escuela Naval de San Fernando en 1918. Entre 1920 y 1921 realizó su viaje de prácticas a Sudamérica en el crucero Reina Regente, y tomó parte en la Guerra del Rif (1924–1926). En 1935 fue designado profesor de la Escuela de Guerra Naval de Madrid.

Destinos[2]

- Oficial del acorazado Alfonso XIII.
- Segundo comandante del guardacostas Arcila.
- Capitán del remolcador Ferrolano.
- Teniente de navío del cañonero Cánovas del Castillo.
- Segundo comandante del submarino B2.
- Comandante del destructor Huesca.
- Oficial en el submarino General Sanjurjo.
- Jefe de Estado Mayor de la División de Cruceros.
- Jefatura de operaciones del Estado Mayor de la Armada.[3]

Guerra Civil

Al iniciarse la Guerra Civil Española era profesor de táctica submarina en la Escuela de Guerra Naval de Madrid.[ cita requerida] No queriendo colaborar con las autoridades de la República, hubo de refugiarse en las embajadas de México y Francia para evitar ser asesinado por milicias populares, hasta que en junio de 1937 consiguió evadirse a la zona sublevada, vía Francia.[ cita requerida] Con el grado de Capitán de Corbeta fue situado al mando del destructor Huesca[ cita requerida] y, posteriormente, del submarino General Sanjurjo.[4] En octubre de 1938 dejó el mando del submarino y embarcó en el Canarias como Jefe de Estado Mayor de la división de cruceros, función que desempeñó hasta el final de la guerra.[ cita requerida]

Carrera política

En agosto de 1939 pasó a ser jefe de Operaciones del Estado Mayor de la Armada. En calidad de tal, y a petición del ministro de Marina Salvador Moreno Fernández, redactó en el año 1940 un famoso informe recomendando la neutralidad española en la II Guerra Mundial.[7]

En junio de 1973 fue nombrado presidente del gobierno, lo que hacía pensar que se convertiría en el hombre fuerte del Estado a la muerte del dictador y en el pilar sobre el cual se sustentaría el franquismo sin Franco, pero su asesinato el 20 de diciembre de 1973 en un atentado perpetrado por ETA en Madrid abortó esas expectativas.

Neutralidad

Firme partidario de una política de neutralidad armada como modo de evitar la intervención española en la Segunda Guerra Mundial en su versión de escritor bajo el seudónimo de Juan de la Cosa plantea la hipótesis de que en septiembre de 1939 España hubiera contado con un gobierno similar al existente en el invierno de 1936, es decir, un gobierno del Frente Popular. En este supuesto no hubiera sido posible la neutralidad, España hubiera ido a la guerra contra Alemania y probablemente hubiera capitulado en junio de 1940, al mismo tiempo que Francia:

...Pues bien, gracias al Movimiento Nacional, en junio de 1940 los alemanes se encontraron al llegar a los Pirineos con un pueblo aguerrido que había recuperado el concepto de dignidad nacional, que, prefiriendo morir a ser cipayo, estaba dispuesto a batirse con el beligerante que pisase su suelo, fuese quien fuese, para defender los derechos de neutralidad y los sagrados intereses de España, que estaban al margen del pleito que se debatía con las armas, y ... los alemanes quedaron detenidos en el Pirineo. La neutralidad española, respaldada por el prestigio de sus soldados y de su Caudillo, logró lo que no habían podido conseguir las armas aliadas: poner un dique al alud de la Wehrmacht.[8]

Asesinato: la «Operación Ogro»

El asesinato de Carrero Blanco, también conocido por su nombre en clave « Operación Ogro», fue perpetrado por la banda terrorista ETA el 20 de diciembre de 1973, siendo este presidente del gobierno de España. El asesinato provocó un hondo impacto en la sociedad española de la época, ya que suponía el mayor ataque contra el régimen franquista desde el final de la Guerra civil española en 1939. [10]

La desaparición de Carrero Blanco tuvo numerosas implicaciones políticas, en un momento en que se hacía evidente la decadencia física del dictador y con ello, el agravamiento de los primeros signos de descomposición del aparato franquista que se venían manifestando en los últimos años.[12] Los sectores más inmovilistas del franquismo, el denominado " búnker", salieron reforzados de este suceso y lograron influir a Franco para que nombrara como sucesor de Carrero a un miembro de la línea dura, Carlos Arias Navarro. Por su parte, con este atentado la organización terrorista ETA dio un salto cualitativo en sus acciones armadas y se convertía así en uno de los principales actores de la oposición al Franquismo.

A pesar de que las autoridades iniciaron una investigación para aclarar los hechos, el caso quedó archivado al comienzo de la Transición y nunca se esclarecieron del todo las circunstancias. Los autores del atentado tampoco llegaron a ser juzgados por estos hechos y tras la muerte de Franco se beneficiarían totalmente de la amnistía concedida en 1977.

Placa en recuerdo a Carrero Blanco en el lugar donde sufrió el atentado que acabó con su vida.

La complejidad del atentado y su cercanía con la embajada de los EE. UU. hizo sospechar que tal vez otras organizaciones estuvieran implicadas, estando la CIA y su jefe de estancia en España González Mata, entre las más mencionadas,[14]

En el año 2008 se desclasifica una nota de la embajada de los EE. UU. en Madrid al Departamento de Estado del Gobierno de los EE. UU. en el que se afirma que El mejor resultado que puede surgir... sería que Carrero desaparezca de escena, con posible sustitución por el general Díez Alegría o Castañón.[15]

El hecho de que durante la Guerra de Yom Kipur —octubre de 1973— Carrero Blanco impidiera a los Estados Unidos usar las bases estadounidenses en territorio español llevó a la agencia soviética TASS a declarar que la CIA había asesinado a un político franquista de tendencia nacionalista que se niega a entrar en la OTAN y a cumplir ciegamente las órdenes de Washington.

La única persona que supuestamente vio la cara al conocido como «hombre de la gabardina blanca» que entregó los horarios y rutas de Carrero Blanco, en el hotel Mindanao de Madrid, fue José Miguel Beñarán Ordeñana, Argala, quien murió en 1978 a manos de una organización ultraderechista terrorista, el Batallón Vasco-Español ( BVE).[16]

Other Languages