Luis Alfredo Garavito

Luis Alfredo Garavito
Luis Alfredo Garavito Cubillos.jpg
Nacimiento 25 de enero de 1957
60 años
Génova, Quindío, Flag of Colombia.svg  Colombia
Alias La Bestia, El Monje, El Cura, El Loco, Tribilin', Bonifacio Morera Lizcano,Alfredo Salazar,El Mounstro de Genova
Cargo(s) criminal(es) Secuestro, Acceso carnal violento, tortura y homicidio.
Condena 40 años (con beneficios por colaboración)
Situación actual Preso[1]
Cónyuge Desconocidos
Padres Manuel Antonio Garavito y Rosa Delia Cubillos[2]
[ editar datos en Wikidata]

Luis Alfredo Garavito Cubillos ( Génova, Quindío, Colombia, 25 de enero de 1957) conocido como La Bestia,[8]​ en 1970, a sus trece años de edad, por alguien cercano a su familia.

Sus estudios fueron hasta quinto de primaria. Como muchas familias en Colombia, también fue víctima del conflicto armado, ya que Luis Alfredo Garavito Cubillos y su familia fueron desplazados por la violencia de la guerrilla y el ejército.

Según el documental de Guillermo Prieto larrota en 2006 para el canal rcn televisión, en 1991 Luis Alfredo Garavito Cubillos ordenó a unos sicarios asesinar a la persona que abusó de él sexualmente.

Empezó sus crímenes a la edad de treinta y cinco años en 1992, y fue capturado con la edad de cuarenta y dos años, en 1999.

Su actividad criminal duró del 4 de octubre de 1992 al 22 de abril de 1999.

Cometió delitos en once departamentos de Colombia: Valle del Cauca, Boyacá, Meta, Quindío, Risaralda, Cundinamarca, Nariño, Huila, Caquetá, Antioquia, Caldas y en 1998 cometió crímenes en Ecuador.

En 2016 Jon Sistiaga le hizo una entrevista para el programa de televisión tabú; la entrevista se encuentra en Youtube y está publicada el el 21 de abril de 2016.

Relató que tenía como profesión vendedor ambulante y vivía de eso.[9]​ Estudió hasta quinto de primaria en el Instituto Agrícola, en el corregimiento de Ceilán, cerca de Tuluá, Valle del Cauca. Su cédula fue expedida en Trujillo, Valle del Cauca.

Garavito confesó haber asesinado a más de 200 niños, luego de ser capturado y judicializado por las autoridades colombianas.[10]

Según la Fiscalía General de la Nación y varios organismos judiciales, Luis Alfredo Garavito es el «segundo homicida en serie del mundo».[11]

En 2001, a sus cuarenta y cuatro años de edad, fue designado por las autoridades como un asesino en serie, pero no ha sido el único que ha existido en Colombia. También están Daniel Camargo Barbosa, Nepomuceno Matallana, Pedro Alonso lopez, Manuel Octavio Bermudez Estrada y Luis Gregorio Ramírez Maestre, entre otros que aparecen en el libro del escritor colombiano Esteban Cruz Niño Los monstruos en Colombia sí existen ( 2013).

Lo más probable es que salga de la cárcel en el año 2023, a la edad de sesenta y seis años, porque se cumplirían las tres quintas partes de su pena máxima de cuarenta años de cárcel, que serían veinticuatro. Tendría rebaja de penas por buen comportamiento, colaboración con la justicia, sentencia anticipada, confesión, trabajo y estudio. En el documental de Discovery channel del monstruo de los cañaduzales ( Manuel Octavio Bermúdez Estrada) un investigador dice que Luis Alfredo Garavito Cubillos les dio pistas de cómo atrapar el asesino en serie ( 21, 22 o 34 niños) del Valle del Cauca, que actuó entre 1999 y 2003.

El documental de Discovery channel del año 2002 describe la vida del asesino antes de su captura, sus víctimas, vida familiar, su confesión y su situación actual.

Mauricio Aranguen escribió un libro llamado El gran fracaso de la Fiscalía. 192 niños asesinados. Captura y confesión de la Bestia.

Se sabe que en 2009 intentó suicidarse dentro de la cárcel de Valledupar, César, Colombia, golpeando su cabeza contra las rejas de su celda. Está aislado de los demás internos de la cárcel y tiene seis horas de permiso para poder usar un teléfono.

Captura

El jueves 22 de abril de 1999, en una zona rural de Villavicencio, Meta, fue capturado cuando salía, al final de la tarde, de un potrero en la periferia de esta municipalidad. Horas antes, Garavito había raptado a un menor del que pretendía abusar sexualmente y luego asesinar. Un indigente que se encontraba en la zona escuchó los gritos de auxilio del menor y se acercó. Al ver la escena, atacó a Garavito con piedras obligándolo a huir. El indigente liberó al niño, el cual pudo llegar a una vivienda donde lo auxiliaron y llamaron a la policía nacional. Después que el niño contó lo ocurrido, se inició la búsqueda por una brigada con múltiples efectivos policiales en la zona, usando vehículos oficiales, taxis y particulares recorriendo la zona. Varias horas después, el hombre salió del monte caminando y fue identificado por el niño e interceptado por los policías.

En ese momento fue capturado y conducido al comando de policía donde manifestó llamarse Bonifacio Morera Lizcano. Con ese nombre se inició la investigación penal sobre la presunta tentativa de acceso carnal sobre el menor.

En junio de 1999, el equipo interdisciplinario del CTI de la fiscalía, conformado por miembros de esta institución provenientes de nueve departamentos, incluyendo miembros del DAS, Sijín y Óscar Armando Díaz Beltrán, psiquiatra de Medicina Legal de Cali y asesor permanente del equipo, evaluaron los casos y establecieron que el sospechoso principal enmarcado por el equipo de Armenia y dirigido por el doctor Álvaro Vivas Botero, era Luis Alfredo Garavito. Al intervenir otras secciones, como el análisis realizado por el morfólogo de Buga Carlos Hernán Herrera Jaramillo, principal promotor de la investigación del fenómeno, y la presentación del fiscal Fernando Aya de Villavicencio sobre el caso Morera Lizcano, permitieron establecer que ya se sabía que era el asesino serial y también que ya estaba capturado desde semanas atrás.

El jueves 28 de octubre de 1999 se indaga a Garavito, quien desconocía la investigación que sobre sí se cernía, y se le interroga sobre otros casos, indagatoria que duró cerca de 20 horas, donde el asesino terminó confesando los homicidios sobre los que se le había preguntado, incluyendo el caso de Santa Bárbara en Palmira ( Valle del Cauca), los tres niños de Génova, el caso Tunja y el caso Villavicencio, entre otros. Terminada dicha indagatoria, el CTI de la fiscalía en asocio con psiquiatras de Medicina Legal establecieron la realidad probatoria que certificó el esclarecimiento del hecho. En los meses siguientes Garavito empezó a contar la secuencia de homicidios y empezó a indicar la ubicación de cuerpos aún no hallados.

Gracias a las pruebas recogidas por la Fiscalía y a su posterior confesión, se estableció que Garavito Cubillos es responsable no sólo de la muerte de un menor de Tunja en el año 1996 (el niño se llamaba Ronald Delgado Quintero y tenía doce años de edad, y estando en la capital de Boyacá se hizo pasar como discapacitado usando muletas y gafas), sino también del homicidio de tres niños de Génova y de otros 172 crímenes cometidos contra menores en 11 departamentos de Colombia. Luis Alfredo Garavito, según los psicólogos, efectúa ataques sexuales contra menores de edad, pues de infante fue tratado con mucha represión por parte de su progenitores y fue víctima de ataques sexuales por personas que en confianza eran allegados a la casa materna, eventos que le marcaron y se agravaron con el paso de los años hasta que empezó a perfilar su predilección sexual por infantes. Años después de estar agrediendo sexualmente, asesinó al primer niño en Jamundí, Valle del Cauca, en octubre de 1992, cuando se registra su primer homicidio.

Other Languages