Luftwaffe (Wehrmacht)

Arma Aérea
Luftwaffe
Luftwaffe eagle.svg
Emblema de la Luftwaffe.
Activa 1 de marzo de 1935[1]
País Bandera de Alemania nazi  Alemania nazi
Tipo Fuerza aérea
Tamaño 400 000 efectivos ( 1939).
Parte de Wehrmacht
Sede del Mando Supremo Ministerio del Aire, Berlín
Disuelta 8 de mayo de 1945
Comandantes
Comandantes
notables
Hermann Göring, Robert Ritter von Greim, Albert Kesselring, Hugo Sperrle, Erhard Milch, Wolfram Freiherr von Richthofen
Insignias
Escarapela Balkenkreuz.svg
Distintivo de cola Luftwaffe swastika.svg
Cultura e historia
Colores Blanco y negro
Guerras y batallas
Guerra Civil Española
Segunda Guerra Mundial
[ editar datos en Wikidata]

Como parte de la Wehrmacht, la Luftwaffe ( Acerca de este sonido  escuchar , literalmente « Arma Aérea» en alemán) era la fuerza aérea de Alemania en la época nazi. Creada en 1924, reorganizada tras la llegada de los nazis al poder y oficialmente desvelada en 1935 en clara violación del tratado de Versalles, su propósito era apoyar la « guerra relámpago» (Blitzkrieg) de Adolf Hitler a través de Europa. Los aviones que iban a servir en la Luftwaffe alemana eran de una nueva era y técnicamente superiores a la mayoría de las aeronaves de otras naciones en los años 1930. Modelos como el Junkers Ju 87 Stuka y el Messerschmitt Bf 109 pasaron a simbolizar el poder aéreo alemán. Probada en combate en la Guerra Civil Española, la Luftwaffe era una de las fuerzas aéreas más fuertes, doctrinalmente avanzadas y más experimentadas en combate del mundo en el momento que estalló la Segunda Guerra Mundial en Europa en septiembre de 1939.[2]

La Luftwaffe se convirtió en un componente esencial en las campañas militares alemanas. Operando en apoyo de las fuerzas terrestres, ayudó a que los ejércitos alemanes conquistaran la mayor parte del continente europeo en una serie de cortas y decisivas campañas en los nueve primeros meses de la guerra. Sufrió su primera derrota contra la Real Fuerza Aérea Británica (RAF) durante la Batalla de Inglaterra en 1940. A pesar de este revés la Luftwaffe siguió resultando formidable y en junio de 1941 se embarcó en la búsqueda de Hitler de un imperio en Europa oriental por medio de la invasión de la Unión Soviética ( Operación Barbarroja), con un gran éxito inicial. Sin embargo, las victorias de la Luftwaffe en la Unión Soviética se vieron frenadas en el invierno ruso de 1941-1942.

Habiendo fallado en la consecución de la victoria sobre la Unión Soviética en 1941 o 1942, la Luftwaffe se vio envuelta en una gran guerra de desgaste que se extendía hasta el Norte de África y el Frente del Canal. Con la entrada de los Estados Unidos en la guerra y el resurgimiento del poder ofensivo de la RAF se creó el frente en terreno alemán, conocido como « Defensa del Reich». La fuerza de la Luftwaffe se fue erosionando lentamente y a mediados de 1944 prácticamente había desaparecido de los cielos de Europa Occidental dejando al Ejército alemán sin apoyo aéreo. No obstante la Luftwaffe continuó luchando hasta los últimos días de la guerra con una nueva generación de aviones propulsados por motores de reacción turborreactor como los Messerschmitt Me 262 y Heinkel He 162, e incluso con aviones cohete como el Messerschmitt Me 163.

Historia

Resumen

La Luftwaffe como arma aérea de la Wehrmacht, fue una fuerza militar excepcional sin precedentes en los años 1930. Mientras otras fuerzas aéreas significaban prácticamente un derroche del presupuesto para la defensa de la nación y algunos espectáculos acrobáticos para el público; la Luftwaffe de Hitler era, junto con la Wehrmacht, los pilares que sostenían las aspiraciones del Führer en Europa. Era una fuerza de élite destinada y cimentada para atacar, un hecho que al comienzo de las hostilidades en Europa, ni siquiera necesitó probarse ya que su sola y abrumadora presencia, unida a una gran campaña de propaganda, bastaba para que naciones más poderosas eludieran un enfrentamiento.[4]

Nada ilustraba mejor el carácter de la Luftwaffe que la frase de su arquitecto, Hermann Göring, en una Orden del Día que llegó a hacerse célebre:

Nacida del espíritu de los aviadores de la Primera Guerra Mundial, inspirada por su fe en nuestro Führer y Comandante en jefe... Así es la fuerza aérea alemana de hoy, que está preparada para obedecer cada orden del Führer con la velocidad del rayo y un inimaginable poderío.

Herman Göring[3]

En 1940, un año después de la famosa frase de Göring los aviones de la fuerza aérea controlaban el espacio aéreo de todo el oeste de Europa venciendo a todos sus oponentes a excepción de los británicos.

Tal era la confianza de Göring en el poderío de su fuerza aérea que antes de la Segunda Guerra Mundial aventuró:

Si un solo bombardero enemigo llega a sobrevolar Alemania, dejaré de llamarme Hermann Goering y a partir de entonces podréis llamarme Meier.

Herman Göring[3]

...el 21 de abril de 1945, cinco años más tarde, Göring salía de Berlín sin planes oficiales cuando fue sorprendido por un bombardeo Aliado; por el camino encontró un refugio antiaéreo en el que al entrar dijo:

Permitid que me presente. Me llamo Meier.

Herman Göring[3]

Su excepcional fuerza aérea había sido prácticamente aniquilada por los enemigos.[3]

Orígenes

Creada después de la Primera Guerra Mundial, el Tratado de Versalles decretó su disolución. Fue Adolf Hitler quien la creó siguiendo una política militarista y, sobre el papel, nunca desapareció. La sección de aviación siguió existiendo en la Reichswehr, pero de manera oculta dentro de su organigrama.

Desde 1924, pilotos, tripulaciones y mecánicos recibían entrenamiento en la Unión Soviética en el aeródromo de Lípetsk. Tras la llegada de los nazis al poder, Hitler encargó a Hermann Göring su reorganización en 1935.

Primeras acciones (1939)

Durante la Guerra Civil Española, la Luftwaffe fue enviada por Hitler en apoyo de las fuerzas del bando nacional con el nombre de Legión Cóndor.

Segunda Guerra Mundial (1939-1942)

Al estallar la Segunda Guerra Mundial (1939- 1942), la Luftwaffe, dirigida por Hermann Göring, dispuso de una relativa superioridad puesta de manifiesto en la Guerra Civil Española, en comparación con las fuerzas aéreas de otros países implicados en la guerra.

Göring llegó a declarar:

Estados Unidos podrá producir Fords y Chevrolets, pero no podrá nunca fabricar buenos aviones.

Herman Göring[ cita requerida]

A pesar de una capacidad de producción cuantitativamente inferior en Alemania, gracias a la calidad de las aeronaves, de sus pilotos y sus novedosas estrategias, demostraron su superioridad en los primeros años de la guerra frente a las fuerzas aéreas aliadas.

Atacando de manera combinada con las unidades motorizadas y blindadas, participaron en las victorias de las campañas de Polonia y Francia.

Inflexión en la guerra aérea: Batalla de Inglaterra y Stalingrado

A pesar de las numerosas victorias aéreas de los pilotos alemanes y su preparación, la Luftwaffe, por una estrategia errónea y mal dirigida, fue derrotada en 1940 durante la Batalla de Inglaterra, donde perdió numeroso material y pilotos experimentados.

Posteriormente, fracasó nuevamente en la defensa y aprovisionamiento de la Wehrmacht sitiada y derrotada en Stalingrado.

A partir de entonces, al igual que ocurrió con el resto del ejército alemán, cedió la capacidad ofensiva y paulatinamente se centró en la defensa del suelo alemán contra los bombardeos masivos a la población civil por parte de los aliados.

Defensa de Alemania (1943-1945)

Luftwaffe 1941-1945.

Durante toda la guerra, los pilotos alemanes reclamaron el derribo de aproximadamente 70.000 aeronaves aliadas, de las cuales 15.400 fueron derribadas por apenas 105 pilotos de la Luftwaffe, que superaron las cien victorias de manera individual.

Other Languages