Luca Cambiaso

Autorretrato pintando a su padre, c. 1570, palacio Blanco de Génova.
Venus y Adonis, 1565-1569, Museo del Hermitage de San Petersburgo.
Venus y Cupido, c. 1570, Instituto de Arte de Chicago.
La vanidad del amor terrenal, década de 1570, Museo de Arte de Nueva Orleans.

Luca Cambiaso ( Moneglia, 18 de octubre de 1527 - El Escorial, 6 de septiembre de 1585)[4]

Biografía

Su padre fue el pintor Giovanni Cambiaso, nacido en San Quirico, Génova, en 1495. El primer hijo de Giovanni, Pedro, fue comerciante de telas. Su segundo hijo, Luca, nació en el exilio en Moneglia, a donde la familia había huido amenazada por la invasión del condestable Carlos de Borbón. Cuando pasó el peligro, Giovanni regresó con su familia a San Quirico.[5]

Su padre fue influenciado por la obra de Carlo Braccesco, presente en Génova de 1491 a 1514. Este le dio un dibujo original Andrea Mantegna que fue de gran importancia para la formación de Giovanni y de su hijo Luca.[6]

Los frescos del salón del palacio de Antonio Doria all'Acquasola (ahora sede de la prefectura de Génova) fueron realizados por Luca en 1544.[6]

Los frescos de la casa de Giacomo de Ferrari fueron realizados por Luca en 1547.[6]

En 1547 colaboró con su padre Giovanni y con Francesco Brea en la realización de los frescos de la iglesia de Santa María del Canneto, en Taggia, siendo de Luca un profeta y el rostro de un querubín. También realizó la pintura de la Virgen con el Niño, Santiago y san Felipe del retablo de la parroquia de Taggia.[6]

Posteriormente pintó un fresco, ya desaparecido, que representaba a Curcio a caballo en la fachada de una casa en el puente de Calvi. En torno a 1550 pintó varios frescos en un salón del palacio de Grillo, en Génova, en los cuales se representa un medallón central con varios dioses y, alrededor, triángulos con figuras alegóricas. En la misma época pintó la fragua de Vulcano, que se conserva en una colección en Milán, el fresco del Juicio Final en una pared del santuario de Santa María de Gracia de Zoagli, una lámina con la adoración de los Reyes Magos en la galería de Saboya de Turín, una lámica con la adoración de los pastores que se conserva en la pinacoteca de Brera de Milán, la Virgen en un trono con san Francisco y san Juan Bautista en la colegiata de Varazze y san Antonio Abad con san Pablo en Taggia. En 1551 pintó a santa Catalina y a san Juan Bautista en la iglesia de San Lorenzo di Lago, el fresco de la decapitación de san Juan Bautista en la iglesia de Santa María de los Ángeles, varios frescos en varias salas del palacio Grimaldi y varios frescos en la fachada de una casa de la plaza Piccapietra de Génova.[6]

En su primer periodo Cambiaso desarrolló un estilo muy personal y exuberante, similar al empleado por Miguel Ángel y Beccafumi. Tiende a un crecimiento de las proporciones del cuerpo y al uso de puntos de vista inusuales. Aunque en la decoración del palacio de Grillo el estilo de Cambiaso empezó a ablandarse y a ser más desarrollado y maduro, con una preferencia por las formas similares a las de Rafael. A partir de entonces, Cambiaso superará el manierismo y desarrollará un estilo muy personal y vital que fue una referencia para la pintura de la región de Liguria durante más de tres siglos.[6]

Entabló amistad con Giovanni Battista Castello, conocido como el Bergamasco, y ambos colaboraron artísticamente durante más de una década. Entre mediados de 1558 y junio de 1559 colaboraron en la decoración del interior de la iglesia de San Mateo de Génova. Luca pintó escenas de la vida de san Mateo en la nave y querubines, profetas y sibilas en los dos pasillos. En 1560 ambos terminaron la decoración del palacio Gio Vincenzo Imperiale de Génova.[6]

En esta época aproximadamente Luca pintó El rapto de las Sabinas en la villa Imperiale de Génova y en torno a 1565 realizó el El regreso de Ulises en el palacio de Battista Grimaldi (ahora de Meridiana) de esa ciudad.[6]

Entre 1559 y 1561 pintó tres cuadros para su confesor, fray Luca di Multedo: Resurrección y Transfiguración, conservado en la iglesia de Bartolomeo degli Armeni; San Agustín y San Lucas y san Baslio, que se encuentran en el palacio Blanco (palazzo Bianco). En 1562 realizó un retablo de la Virgen con el Niño y los santos Pablo y Agustín para la iglesia de Santa Brígida. Este retablo sobrevivió a la desaparecición de la iglesia y se encuentra en la actualidad en la colección Bagnasco, en Como.[6]

Realizó los frescos del palacio de Franco Lercari, en la via Garibaldi, que fue construido 1567 en adelante. En el gran salón hay un medallón representando la construcción del palacio, donde retratos ficticios de los antepsados de Lercari en triángulos.[6]

Entre 1565 y 1569 pintó Venus y Adonis, que se encuentra en el Museo del Hermitage de San Petesburgo.[6]

En torno a 1570 pintó el cuadro Venus y Cupido, que se encuentra en el Instituto de Arte de Chicago (Art Institute of Chicago).[10]

Su padre, Giovanni Cambiaso, murió entre 1577 y 1579.[2]

Estancia en El Escorial

La muerte de Gaspar Becerra en 1570 dejó a Felipe II sin un artista que satisficiera sus gustos italianizantes para decorar el monasterio de San Lorenzo de El Escorial.[12]

Esto hizo que llegasen a la Corte varios fresquistas italianos, entre los que estaban Fabrizio Castello y Niccolò Granello, hijo e hijastro del Bergamasco respectivamente. A través de ellos, Felipe II tuvo conocimiento del artista Luca Cambiaso.[6]

En 1576 Felipe II contrató a Juan Fernández Navarrete para que pintara treinta y dos cuadros para decorar los retablos de la basílica del monasterio. No obstante, Navarrete solo realizó nueve, por fallecer en 1579.[13]

En 1574 el monarca compró para el monasterio una obra titulada Jesús atado a la columna, realizada por Luca, que era similar a otra del mismo autor que se encuentra en el palacio Blanco de Génova.[14]

En 1581 Luca realizó el lienzo Martirio de San Lorenzo para el altar mayor del monasterio. El cuadro fue llevado desde Génova por Niccolò Granello, hijastro del Bergamasco. No obstante, esta obra no fue del gusto de Felipe II. Como Luca no conocía el tamaño del templo escurialense, las figuras resultaron demasiado pequeñas.[15]

Luca partió a España en septiembre de 1583[12]

En 1583 realizó un retrato de santa Ana que se encuentra en uno de los retablos laterales de la basílica. El rostro y las manos de la santa fueron repintados por Tibaldi en 1593.[17]

Tras realizar estos dos óleos se dedicó a pintar frescos para decorar los muros de la basílica. En la bóbeda del coro sustituyó los frescos de Francisco de Urbino y Patricio Castello por otra obra titulada La Gloria, que representa una Iglesia católica triunfante.[18]

También pintó para la basílica los cuadros de San Miguel Arcángel e Historia de las once mil vírgenes, aunque estos no fueron del gusto de Felipe II y fueron cambiados de lugar.[13]

Realizó seis lienzos sobre la batalla de Lepanto (que había tenido lugar en 1571). Estos fueron colocados en una galería abierta del monasterio. Fueron restaurados en 1855 y trasladados a otra estancia en 1856. Los cuadros son los siguientes:[21]

  • Salida de la armada de la Liga Santa del puerto de Mesina.
  • La armada cristiana sale al encuentro de la turca.
  • Disposición de las naves momentos antes de la lucha.
  • La batalla.
  • Retirada de los restos de la armada turca, aprovechando la primera oscuridad.
  • Regreso triunfal de la armada cristiana al puerto de Mesina.

En España tuvo un hijo natural llamado Juan, bautizado en El Escorial el 22 de marzo de 1585.[22]

Other Languages
català: Luca Cambiaso
čeština: Luca Cambiaso
Deutsch: Luca Cambiaso
English: Luca Cambiasi
euskara: Luca Cambiaso
français: Luca Cambiaso
italiano: Luca Cambiaso
português: Luca Cambiaso
svenska: Luca Cambiasi
українська: Лука Камб'язо