Luísa Margarida de Barros Portugal

Retrato de juventud.

Luísa Margarida de Barros Portugal ( Santo Amaro da Purificação, 13 de abril de 1816 - Francia, enero de 1891), condesa de Barral y marquesa de Monferrato, fue una noble brasileña, preceptora de las princesas Isabel de Brasil y Leopoldina de Braganza, gran amor del emperador Pedro II de Brasil y posteriormente de Luis Felipe I de Francia.

Fue única hija de Domingos Borges de Barros (1780-1855), vizconde de Pedra Branca, y su esposa Maria do Carmo Gouveia Portuga. Estuvo casada con el francés Jean Horace Joseph Eugène de Barral (1812-1868), conde de Barral y IV marqués de Montferrato. Tuvieron un hijo, Horace Dominique, nacido en 1854, y casado con Maria Francisca de Paranaguá, hija de João Lustosa da Cunha Paranaguá, II marqués de Paranaguá. Se traslado a Río de Janeiro con su hijo para educar a las hijas del emperador brasileño, sirviendo también de interlocutora entre este y varios intelectuales. Distanciada temporalmente de su marido, estableció una relación romántica con Pedro II la que no llegó a ser adúltera sino platónica.[1]

Después de enviudar, se traslado a Europa, viajando entre 1870 y 1887 pero manteniendo un permanente intercambio epistolar con el emperador. Tras la caída de la monarquía brasileña se exilió en Francia hasta su muerte.

Referencias

  1. Milan, Pollianna. "A grande paixão de dom Pedro II". Publicado el 16 de enero de 2017. Consultado el 3 de agosto de 2017.