Los niños terribles

Los niños terribles (en francés Les enfants terribles) es una película francesa realizada y producida por Jean-Pierre Melville, y estrenada en 1950. El guion de Jean Cocteau es una adaptación de su novela homónima.[1]

Argumento

En una pelea con bolas de nieve en el instituto, Paul ( Edouard Dermithe) es herido por una piedra lanzada por su amigo Dargelos, al que idolatra, y tiene que guardar reposo en la cama. Elisabeth ( Nicole Stéphane), su hermana, que siempre ha sido muy protectora con él, le dedica todo su tiempo, recreando con él un mundo obsesivo, fantasioso y secreto en la habitación donde los dos viven recluidos. Tras la muerte de su madre, Elisabeth encuentra trabajo como modelo en la casa Dior y se casa con Michael, un rico hombre de negocios norteamericano. Pero este se mata en un accidente de coche al día siguiente de la boda, dejándole en herencia su gran fortuna.

Paul, Agathe ( Renée Cosima), amiga de Elisabeth que guarda un gran parecido con Dargelos, y Gérard ( Jacques Bernard), amigo de la infancia de los hermanos, se trasladan a vivir con Elisabeth en el palacete que ha heredado de su marido. Allí vuelven a recrear su mundo imaginario y alejado de la realidad, hasta que Elisabeth ve cómo este podría peligrar debido al amor naciente entre su hermano y Agathe. Presa de los celos, trama un plan diabólico para apartar a su amiga de su hermano, un plan que desembocará en un trágico final.

Other Languages