Los jueves, milagro

Argumento

Un pequeño pueblo español decide seguir el ejemplo de Fátima, Lourdes y otros lugares que han progresado gracias a las apariciones de carácter religioso, y sus "fuerzas vivas" deciden inventarse un milagro que promocione su balneario. Para ello cinco personajes del lugar (el alcalde, el maestro, el médico, el terraniente y el propietario del balneario) deciden hacer creer al pueblo en la aparición de un santo, con el fin de revitalizar las visitas al pueblo y la venta de las aguas termales del destartalado balneario. Una vez escogido uno de ellos para hacer de San Dimas, debido a su parecido con la figura del mismo santo del pueblo, logran engañar con un (desastroso) espectáculo de pirotecnia y luces a Mauro, el tonto del pueblo, de la realidad de la aparición. Al principio casi nadie cree las palabras de Mauro, pero cuando al jueves siguiente vuelven a montar el mismo espectáculo en presencia de una mujer especialmente piadosa del pueblo, mucha gente empieza a preguntarse si no habrá algo de verdad en el asunto. Al jueves siguiente el pueblo acude al terreno donde se habían realizado las anteriores apariciones, pero todo (música, luces y el propio "actor" encargado de hacer de San Dimas) falla espectacularmente y la gente vuelve a sus casas desencantada, excepto Mauro, que se queda esperando el milagro con los brazos extendidos.

Al poco tiempo aparece en el pueblo un personaje misterioso que parece estar al corriente de todas las maquinaciones urdidas por farsantes. El personaje, que se presenta a sí mismo como un mago, afirma ser capaz de llevar a buen término el fraude. Usando un espejo desde lo alto del campanario, ilumina "celestialmente" la figura de San Dimas. Luego convence al grupo de que se hagan pasar por enfermos y, con la complicidad del médico, finjan recuperarse al beber las aguas del balneario. Extrañamente, otros habitantes del pueblo se curan realmente bebiendo las aguas del manantial. Pronto se destata una verdadera fiebre por obtener agua del manantial milagroso. Cuando los falsarios se arrepienten y confiesan lo sucedido nadie les escucha, ya que todos están más ocupados en acudir al manantial en busca de un remedio para sus males. Finalmente acuden a la habitación donde se aloja el extranjero, pero lo único que encuentran es una carta en donde se dice que la figura de San Dimas del pueblo no se parece en nada a la realidad y se adjunta una foto del verdadero San Dimas, que es el forastero misterioso.

Other Languages
srpskohrvatski / српскохрватски: Los jueves, milagro